MASONERIA EXILIADA: EL NUESTRO DERECHO A EXISTIR

Gustavo Pardo Valdés 33

Resultado de imagen para fotos de gran logia en el exterior Resultado de imagen para fotos y simbolos del derecho a la libertad Resultado de imagen para fotos de la logia hijos de conciliacion

Raíces del Exilio Cubano

¿Alguien puede poner en duda las raíces nacionales tan profundas sembradas en el corazón y la conciencia de los cubanos exiliados?

Pese a los distintos epítetos y calificativos negativos con los cuales la tiranía de los Castros ha pretendido descalificar al exilio cubano, es un hecho que por casi seis décadas, éstos han mantenido los valores patrios (ausentes en la Isla) y su persistente aferramiento a su identidad nacional; o sea, a su identificación con los símbolo, la historia, las costumbres y tradiciones cubanas.

Exactamente lo mismo ocurre con los masones cubanos exiliados, los cuales son parte inseparables de los acontecimientos que dieron origen a la nación cubana.

Masoneruia Exiliada

Los masones no abandonamos la Isla por nuestro gusto, nos vimos en la necesidad de emigrar, obligados por la negación de los principios democráticos y nacionales que impuso al pueblo cubano la absurda “ideología” Castro-terrorista

El Mensaje emitido por el ex Gran Maestro Eleuterio Pérez López (E:.P:.D:.) durante el ejercicio de su Gran Maestría, manifiesta  “La Gran Logia de Cuba (En el Exterior) hereda por derecho propio el ritual, los usos y costumbres de nuestra hermandad, adquiridos tradicionalmente en nuestras Logias Cubanas, trabaja con su regularidad de origen en el exterior de su territorio geográfico”. Dicha afirmación se encuentra más que documentada, y reconocida por la propia Comisión de Relaciones Exteriores de la Gran Logia de Cuba (La Habana)[i].

En el párrafo siguiente aclara las razones por las cuales se establece  el movimiento masónico  exiliado fuera de la Isla  “Nuestra existencia fuera de Cuba se debe única y exclusivamente a la falta de libertad y garantías imperante en nuestra Patria”.

A continuación leemos “Consagramos nuestros esfuerzos en apoyo y reconocimiento a la Gran Logia de Cuba de A.L. y A.M. con sede en La Habana, Cuba, como única potencia reconocida para el territorio cubano (…)”[ii].

En este Mensaje, el ex Gran Maestro Eleuterio Pérez, expone claramente las verdaderas intenciones que animas a los masones exiliados, es decir, continuar en el desempeño de las actividades masónicas y la práctica de sus rituales; sin pretender discutir la jurisdicción de la Gran Logia de Cuba para su territorio.

Nadie puede negar a un masón (donde quiera ni bajo las circunstancias en que se halle) el derecho de asociarse en logias, para trabajar en beneficio de la felicidad humana y del perfeccionamiento de la sociedad. Este es nuestro caso.

El movimiento masónico exiliado ha transitado una larga ruta fraternal, que ya cuenta con 58 años de labor ininterrumpida, sosteniendo firmemente el estandarte el patriotismo y los sagrados fines proclamados por la Masonería Universal.

Pero, ¿Cuáles son los fines de la Masonería?

Según el Libro de la Constitución de la Gran Logia de Cuba (La Habana), su fin es: disipar la ignorancia, combatir el vicio e inspirar el amor a la humanidad[iii]. La misma definición se puede constatar en el Código Masónico adoptado por la Gran Logia Unida de las Antillas.[iv]; no obstante, es sustancial la diferencia en la interpretación y la aplicación de este enunciado  en ambas Potencias Masónicas.

Todos los actos que la Gran Logia de Cuba pretende efectuar, deben ser autorizados por la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del PCC; lo cual representa la mayor  prueba de la dependencia de dicha Obediencia a los dictados e intereses proclamados en el Manifiesto del PCC cubano.

Lamentablemente, hoy la Gran Logia de Cuba (La Habana) es parte del sistema castrista que oprime a la Isla; razón por la cual su “regularidad” es muy cuestionable.

Por su parte, la Gran Logia Unida de las Antillas y las restantes Obediencias Masónicas radicadas en el Estado de la Florida, SON absolutamente libres de aplicar los fines de la Masonería en todas sus partes y amplitud; prueba de ello lo constituye el involucramiento de las logias masónicas exiliadas en la “ayuda al desvalido”, educar al “ignorante”, propagar el Amor al Género Humano; en fin,  hacer el bien por el bien mismo, sin otro interés que coadyuvar al progreso de la sociedad.

Los masones exiliados no pasamos por alto las fechas y acontecimientos históricos nacionales; así como el ilustrar a los hermanos más jóvenes sobre la biografía de los patriotas y pro hombres que han marcado la historia de Cuba, de otros países latinoamericanas y del planeta.

Las Obediencias Masónicas radicadas en el exilio, han sido y son solidarias con la lucha del pueble de Venezuela y de las otras naciones hispanas, sometidas a las narco corruptas tiranías del “Socialismo del Siglo XXI”. ¿Existe una mayor prueba del espíritu eminentemente filosófico y doctrinal Masónico inherente a nuestras Obediencias exiliadas?

Esta y no otras son las razones por las cuales los ignorantes y secuaces de la tiranía, nos califican de “irregulares”.

[i] http://www.granlogiacuba.org/node/810

[ii] http://www.desdecuba.com/mason/?p=67

[iii] LEGISLACION MASONICA CUBANA. DECIMO NOVENA EDICION. 1999

[iv] Código Masónico. Tercera Edición. 2015.

Anuncios