Macri: el presidente que insiste con el discurso liberal y la gestión estatista

Macri, en una reunión con sus ministros, manifestó que es “mentira que el Estado se tiene que ocupar de limpiarnos el culo”.

 146/Share
El presidente argentino intensifica su discurso liberal, pero nada de sus manifestaciones se perciben a la hora de evaluar su gestión y la de sus ministros. (Fotomontaje PanAm Post)

El presidente argentino, Mauricio Macri, a la hora de manifestarse sobre el rumbo que desea para el país difícilmente tenga apreciaciones equívocas, como si abundaban en los años del kirchnerismo. Sus diagnósticos suelen ser precisos y muchas veces dan en la tecla sobre la problemática del atraso y la decadencia argentina. La contradicción es que luego las acciones del Gobierno y las manifestaciones del resto de los dirigentes de su espacio, incluida su vicepresidente, van en la otra dirección.

En el último retiro junto al equipo de Gobierno de Chapadmalal, según trascendió en los medios de comunicación, Macri bajó línea con un pedido explícito para sus ayudantes. Según filtró algún ministro presente, el presidente argentino manifestó:

“Es mentira que el Estado se tenga que ocupar de limpiarnos el culo”.

Más allá de que muchos medios repararon en la noticia por la palabra chabacana en cuestión, lo cierto es que el enunciado, en teoría, invita a pensar una Argentina completamente distinta. Un país donde el Estado se limite a lo que lo acota la Constitución de Juan Bautista Alberdi. Es decir, el modelo que hizo de un país que no valía nada a ser un foco de atracción para los inmigrantes del mundo, al mismo nivel de Estados Unidos.

Para buscar una solución a este problema, no hay que limitarse a la cuestión filosófica del paternalismo, ni alcanza con el aspecto económico de lo caro e ineficiente. Hay que abordar también la cuestión de los privilegios y beneficios que ha generado este sistema.

El problema, lamentablemente, ya no es que el Estado quiera “limpiarnos el culo”, porque piensa que los argentinos no podemos. El estatismo exacerbado, para hacer un paralelismo, mató de impuestos a las fábricas de papel higiénico, estatizó su producción generando un producto de pésima calidad y cada vez más caro, monopolizó el mercado prohibiendo la importación de la competencia… y puso a un gremio que envía a sus sindicalistas a limpiarnos la cola. Pero no podemos dejar de prescindir de sus servicios, porque de hacerlo, tendríamos que vender la casa para pagar la indemnización y el juicio laboral.

Esta situación, que se replica en todos los ámbitos de la economía, tiene que ser abordada de una cuestión más compleja que los derechos individuales. Hay que analizar cómo se desmantela este sistema nefasto.

Si bien hay que reconocer las palabras de Macri, que son bien intencionadas y que apuntan en la dirección correcta, hay que recordarle al presidente argentino… que él es el presidente. Él elige a sus ministros y él marca la hoja de ruta, que hoy sigue señalando otro camino. Lo ideal sería que las palabras y los hechos vayan en la misma dirección. Pero si hay que elegir una cosa o la otra sería más productivo soportar un discurso paternalista y de izquierda, pero que sirva para justificar medidas de apertura y reducción del Estado.

En diálogo con el PanAm Post, Pablo Benítez Jacod, presidente de la fundación Progreso y Libertad, de la provincia de Neuquén, manifestó que el presidente “tiene clara la hoja de ruta” y que sus discursos lo dejan en claro, “Pero no me animo a decir que los demás tengan en claro como él y que sepan como llevar adelante y poner en práctica esas intenciones”.

Para Jacod, además de rodearse de funcionarios que comprendan sus intenciones, Macri debería “entender la importancia de incorporar valores para dar vuelta la batalla de ideas y dejar atrás los conceptos corporativistas, militaristas y chauvinistas, que son atroces”.

Cristian Centurion, de Estudiantes por la Libertad, coincidió en la distancia de las palabras del Jefe de Estado y lo que ocurre día a día con el Gobierno argentino:

Insiste con reglas de juego claras, con dejar en claro que la inflación es producto de la emisión, se muestra en favor de una Argentina abierta, aliada a los países del primer mundo, pero en la práctica tiene más ministerios que Perón.

https://es.panampost.com/marcelo-duclos/2018/02/21/macri-discurso-liberal/

Anuncios