Elena Valenciano: “¿Sectarismo en Sánchez? Eso tienen que juzgarlo los militantes y los ciudadanos”

Entrevista con la eurodiputada del PSOE, vetada por Pedro Sánchez para presidir el grupo socialista en el Parlamento Europeo.

No ha sido por ser mujer ni feminista, sino más bien por haber sido vicesecretaria general del PSOE con Rubalcaba y apoyar a Susana Díaz en las primarias. Por eso Pedro Sánchez ha vetado a Elena Valenciano para presidir el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo.

Experiencia no le falta en Europa ni tampoco apoyos entres los socialistas de los países miembros. ¿Torpeza? ¿Venganza? “Que juzguen los militantes y los ciudadanos”, dice.

El veto, en todo caso, ha reabierto la división en un PSOE a menudo más pendiente de sus cuitas internas que de la construcción de un proyecto de país con el que conquistar La Moncloa y roto con el silencio por el que optaron quienes perdieron las primarias de hace un año para salir en defensa de la vetada.

Ella prefiere pasar página, aceptar con deportividad la censura e imbuirse en el movimiento de protesta con el que las mujeres pretenden parar el mundo el próximo 8-M en denuncia de la desigualdad, la brecha salarial, el acoso, la violencia machista… y un infinito campo de batalla.

¿Qué hay tras el veto de Pedro Sánchez a su candidatura para presidir a los socialistas europeos en Bruselas? ¿Machismo, torpeza o venganza?

No lo sé. Habría que preguntárselo a la dirección de mi partido, ¿no? Pero ya he dicho que es un veto que acepto con total deportividad.

¿Ha hablado con su secretario general del asunto?

No, mi interlocutora todo el tiempo ha sido Iratxe García, que es la presidenta de la delegación y, a su vez, la responsable de la UE en la Ejecutiva del Partido Socialista.

¿Y qué motivo le dio?

Que prefieren no concurrir en esta ocasión a la presidencia del grupo para hacerlo en la siguiente legislatura.

CARLOS PINA

¿Y cómo explica una socialista con su trayectoria al resto de socialista europeos que no es querida en su partido?

Bueno, esa es la parte difícil. Por eso he dicho que acepto con deportividad el veto, porque no quiero poner a mis compañeros, ni del PSOE ni del resto de los partidos socialdemócratatas europeos en una situación difícil.

Lo cierto es que todo surge a iniciativa de compañeros de otros países y siempre les dije que necesitaba el aval de mi partido para concurrir, aunque no es preceptivo en absoluto. Ellos lo sabían, han escuchado que el PSOE no va a avalar mi candidatura y, por lo tanto, que no voy a ser candidata.

¿Buscaba usted con esa candidatura un salvoconducto para asegurase un puesto en la lista de las próximas elecciones?

No. Lo cierto es que, si lo hubiera buscado, no habría pedido permiso, me habría presentado. Pero dentro de la cultura política que yo tengo no es razonable hacer una carrera en solitario, siempre he querido tener el apoyo de mi partido. Al no tenerlo, el tema está zanjado.

El PP está sentado sobre tres bombas de relojería: mujeres, trabajadores precarios y pensionistas”

¿El PSOE de Pedro Sánchez ha roto con la cultura de partido?

No lo sé, pero yo he estado en la dirección del Partido Socialista y creo que, ante una situación como esta, habría decidido que el PSOE concurriera a la presidencia del Grupo Socialdemócrata Europeo. Creo que es un momento clave para gobernar al conjunto de los socialista europeos. Todo lo importante que puede pasar en Europa debe pasar en esta última fase de la legislatura y, por lo tanto, mi decisión hubiera sido que cualquier compañero que hubiera tenido la oportunidad, hubiera concurrido.

¿Tiene decidido no repetir en las próximas listas?

No tengo nada decidido. Me queda un año y pico de trabajo en el Parlamento Europeo. Un año que tiene que ser decisivo para Europa tras el desbloqueo de la situación en Alemania e Italia, para el desbloqueo en Francia. Parece que soplan aires de verdad esta vez de reforma y creo que me tengo que concentrar en eso. Lo que pase en el futuro ya veremos. En todo caso aceptaré lo que sea. Encabecé la candidatura del PSOE en 2014, fue un grandísimo honor para mí y, con la misma naturalidad, aceptaré no estar en la lista de 2019.

¿Hay precedente de que quien fuera cabeza de lista en una elecciones no repita en la siguiente? ¿Recuerda algún caso?

Creo que no. Salvo que hubiera otro tipo de encargo, lo normal es que se repita.

CARLOS PINA

¿Se puede hablar de unidad en el PSOE?

Bueno, debería poderse porque, en realidad, sin la unidad es muy difícil ganar la confianza de los ciudadanos. Es imposible que un partido que tiene, digamos, conflictos abiertos genere confianza fuera. Yo creo que el PSOE tiene que cerrar sus conflictos internos para dedicarse en cuerpo y alma a combatir la desigualdad y la injusticia, que es para lo que estamos aquí. Los conflictos internos solo nos alejan de los ciudadanos.

¿El caso Valenciano ha reabierto una herida en el PSOE que no se terminó de cerrar tras las primarias de 2017? Muchas voces que apoyaron a Susana Díaz y estaban calladas desde entonces han salido en defensa de su candidatura…

Espero que no. Creo que esas voces han salido porque era razonable que yo compitiera por esa presidencia del grupo socialdemócrata. Han sido posiciones políticas bastante razonadas. Ha sido una decisión dura para mucha gente. Si el PSOE tiene la oportunidad de encabezarlo, lo razonable es que lo encabece. Espero que yo no haya servido para reabrir nada.

No me siento huérfana. El proyecto del PSOE transciende mucho a las personas que lo dirigen”

¿Las primarias han sido un buen invento para el PSOE o un arma de destrucción usada para invalidar al 50% del partido?

No debería ser así. Las primarias pueden ser un ejercicio de división o de unidad. Para mí siempre han sido un ejercicio de unidad y, si no lo conseguimos, es que estamos pervirtiendo el sentido de las mismas. No puede ser, por ejemplo, que una persona como yo, que lleva treinta años en el Partido Socialista, me haya convertido en una persona non-grata para la dirección simplemente porque apoyé a la candidata que no ganó. Eso no es razonable porque eso es pervertir el sentido de las primarias que tienen que servir para la democracia y para la unidad. Todo lo que no sea eso supone un agravio.

¿Si hubiera ganado Susana Díaz el PSOE hoy sería distinto?

Probablamente sí, en algunas cosas. Sí es verdad que el Partido Socialista hoy está en posiciones muy parecidas a las que Susana Díaz defendió durante su campaña. Ha habido un cierto cambio de rumbo, razonable, eso sí, puesto que la situación en España ha sido complicada en los últimos meses… Este es el discurso que creo que debe hacer el PSOE, justamente en el que estamos ahora, no tanto el que se utilizó en las primarias.

Me refería más a la cuestión orgánica, a si Susana Díaz hubiera gestionado con grandeza la dotación de un espacio para quienes perdieron

Espero que sí, que hubiera sido diferente. De lo contrario, yo no la hubiera apoyado. Si hubiera creído que Susana Díaz iba a comportarse de forma sectaria, no la habría apoyado.

¿Pedro Sánchez se está comportando de forma sectaria?

Bueno, eso tienen que juzgarlo los militantes y los ciudadanos.

CARLOS PINA

¿Se siente representada en el nuevo PSOE o siente la misma orfandad que Felipe González?

No me siento huérfana porque para mí el proyecto del PSOE transciende mucho a las personas que lo dirigen en un momento dado. Ese proyecto sigue completamente vigente a pesar de los avatares por los que tenga que transitar y que todas las fuerzas políticas transitan. El partido está muy por encima de las personas que lo componen.

¿Si Ciudadanos crece en las encuestas es porque el PSOE ha perdido su vocación de mayoría, porque no tiene proyecto ilusionante o porque su líder no ha conectado con la emociones de la gente?

Fundamentalmente, la pelea está en el espacio del centro-derecha. A quien está sangrando Ciudadanos es al PP porque el Partido Popular está obsesionado por Ciudadanos pero muy poco obsesionado por los ciudadanos y las ciudadanas.

El PP está sentado sobre tres bombas de relojería: las mujeres, los trabajadores precarios y los pensionistas. Y no está escuchando eso. Por eso, Ciudadanos le está sangrando en votos, según las encuestas.

El PSOE no ha perdido su vocación mayoritaria, es un partido con suficientes raíces en la sociedad española como para que no le haga perder el rumbo. Estamos gobernando muchas Comunidades Autónomas importantes y creo que el PSOE seguirá haciendo una propuesta para el conjunto de la mayoría de los ciudadanos a tener muy en cuenta.

Sin la unidad en el PSOE es muy difícil ganar la confianza de los ciudadanos”

¿Ha dejado el PSOE de ser un actor político relevante en la escena nacional?

El PSOE siempre ha ganado las elecciones cuando la izquierda ha visto que era capaz de ganarle a la derecha. Pasó con Felipe González y con Zapatero. Necesitamos tener una propuesta que nos haga competitivos con el PP, lo suficientemente competitivos como para que la izquierda nos apoye y entonces, obtendremos la mayoría. Ese es el ejercicio que creo que tiene que hacer el PSOE.

Si tuviera la responsabilidad de organizar una Escuela de Gobierno y decidiera contar con Alfredo Pérez Rubalcaba, ¿qué cometido le daría?

Pues mire, se me ocurre que Rubalcaba podría hacer una gran conferencia sobre la educación, sobre la lucha contra el terrorismo, sobre la socialdemocracia en Europa, sobre las campañas electorales… Se me ocurren muchísimas especialidades para él…

¿sobre las fake news”, las noticias falsas?

Bueno, eso puede tener su gracia pero no creo que Rubalcaba sea un especialista ni muchísimo menos.

A usted la han invitado a participar en la misma ponencia sobre las fake news,¿acudirá?

Yo sé un poco más que Rubalcaba sobre las “fake news” pero estaré fuera de España en esas fechas.

¿No asistirá?

No, no puedo.

¿Sectarismo en Sánchez? Eso tienen que juzgarlo los militantes y los ciudadanos”

¿Hablamos de mujeres?

Sí, es lo que más me apetece.

¿Por dónde empezamos? Porque el campo de batalla es infinito, como el del PSOE

Incluso mayor.

CARLOS PINA

¿Hará huelga el 8-M?

Por supuesto.

¿Huelga o paro parcial?

Huelga porque creo que es lo que hay que hacer. Una cosa es la huelga laboral, lo que los sindicatos están apoyando que son dos horas de paro, y otra cosa es la que tenemos que hacer las mujeres.

Es una huelga distinta a otras porque nos hemos comprometido a hacer una huelga de cuidados, de consumo y también una huelga laboral, las que lo puedan hacer. Se trata de que los hombres ocupen el espacio que nosotras ocupamos normalmente en la sociedad y que se demuestre que, sin nosotras, el mundo se pararía.

Se trata de mostrarlo de manera contundente, no simplemente como reivindicación sino como un gesto de fuerza. La toma de conciencia de las mujeres, afortunadamente, está siendo global: desde las que se están manifestando en Irán contra el hiyab pero acompañas por mujeres que llevan hiyab, pasando por las chinas que están clamando contra la violencia doméstica, las africanas contra la mutilación genital o nosotras mismas contra la brecha salarial o los asesinatos de los que somos víctimas.

Toda esa toma de conciencia global tiene que servir para que cambien las cosas rápidamente. Es una revolución que queda pendiente en el siglo XXI y tenemos que parar para demostrar la fuerza que tenemos.

Cuando una mujer toma conciencia, ya no hay marcha atrás. Esto es un movimiento que ya ha adquirido muchísima fuerza”

¿Se ha equivocado el PSOE al secundar los paros parciales que secundan los sindicatos mayoritarios y no la huelga de 24 horas convocada por la Comisión 8-M?

Bueno, yo creo que el PSOE sí ha dicho que apoya la huelga. Otra cosa es que se concentre en paros de dos horas porque se ha pactado así con los sindicatos. Es decir, que la huelga laboral es de dos horas según lo que los sindicatos apoyan y la huelga general es una huelga que va a ser muy difícil de medir porque, ni los medidores habituales nos sirven. ¿Cómo vamos a medir el trabajo doméstico que es completamente invisible?

Y además no está remunerado…

No está ni computado en la economía nacional, ¿Cómo vamos a hacer para que se visualice? Bueno, pues eso es lo que tenemos que conseguir. Que se vea lo que significa que las mujeres dejen de llevar a los mayores a los centros de día o a los niños a las guarderías o de cuidar a los enfermos o de hacer la comida o la compra o de aparecer en los medios… Todo eso significa que el mundo tiene pendiente esa deuda, que las mujeres ya no quieren esperar más. Que el transcurso de la historia no nos basta, queremos acelerar el cambio.

CARLOS PINA

Si la ideología ha cedido paso a las emociones en la preferencia del voto de los españoles, ¿no cree que el PSOE está perdiendo una ocasión para empatizar con la mitad de la población de este país?

Bueno, yo me considero representante del Partido Socialista como muchas de mis compañeras y nosotras estamos defendiendo la huelga de 24 horas el próximo 8 de marzo.

Pero no la dirección del partido.

Yo he leído que sí, que apoyaban la huelga.

El partido apoya los paros parciales secundados por los sindicatos mayoritarios, pero no la huelga de 24 horas.

Pues los y las socialistas tenemos que apoyar la huelga porque tenemos que acordarnos también de todas esas mujeres que no pueden hacer un paro de dos horas porque están desempleadas, porque jamás han trabajado, porque están en su casa cuidando de su familia… ¿Esas mujeres cómo hacen? Ellas tienen que estar en nuestra conversación y esas mujeres quieren hacer huelga para hacerse oír aquí y en muchísimos lugares del mundo. Insisto, para mí lo más importante es que la convocatoria es transnacional.

La derecha española no ha movido nunca un dedo por los derechos de las mujeres”

¿El sectarismo puede dar al traste con la convocatoria?

Espero que no. Es verdad que escucho muchas voces que para mí tienen que ver con la reacción a todo esto, con el patriarcado, con los que no quieren que nosotras avancemos, y ponen el acento en si el manifiesto es más o menos comunista… Da igual, los manifiestos muchas veces no representan a todo el conjunto de los que se van a manifestar en una huelga. Pero a mí lo que me importa es hacer huelga el mismo día que mis compañeras de Senegal, Canadá, Inglaterra, Argentina… Eso es lo que me importa, que sea una gran voz de las mujeres en el mundo entero.

¿Cuánto hay de revolución y cuánto de erupción pasajera en este movimiento?

Es posible que intenten acallar esto en la agenda política que está dominada fundamentalmente por hombres ¿No? Cuando una mujer toma conciencia, ya no hay marcha atrás. Esto es un movimiento que ya ha adquirido muchísima fuerza. El último 8 de marzo en España ya fue espectacular. Dígame, ¿cuántas de esas chavalas jóvenes que se manifestaron el año pasado no lo van a hacer este? Las razones siguen existiendo o incluso han empeorado en muchos casos.

El PSOE tiene que cerrar sus conflictos internos para dedicarse en cuerpo y alma a combatir la desigualdad y la injusticia”

¿El feminismo, para serlo, tiene que ser anticapitalista?

Bueno, el sistema capitalista explota de manera muy clara a los más vulnerables, y las mujeres somos las más vulnerables del mundo. Por tanto, un sistema que golpea fundamentalmente a aquellos que tienen menos oportunidades es un sistema que a nosotras nos viene muy mal.

¿El feminismo puede ser liberal?

El feminismo puede ser liberal y tiene que ser transversal. Se puede ser feminista de muchísimas maneras, porque el feminismo es una propuesta muy abierta que, fundamentalmente, lo que dice es que la mitad de la sociedad del mundo no puede estar oprimida por la otra mitad. Eso es un pensamiento completamente transversal. Mire, yo trabajo mucho fuera y todas las mujeres del mundo, de cualquier situación, ya sea en los campos de refugiados o en las cancillerías, saben que tienen que hacer el doble de esfuerzo para conseguir menos de la mitad del reconocimiento que tienen los hombres. Cualquier mujer a la que pregunte, da igual que sea la camarera de este hotel o una ministra de Asuntos Exteriores, es consciente de eso y esa es nuestra fuerza y nuestra hermandad de alguna manera.

¿La política, como el cine, es un campo de abono para el acoso a las mujeres?

Bueno, todas esas actividades o esos mundos en los que los hombres tienen el poder son proclives al abuso a las mujeres.

En la política los hombres siguen teniendo el poder.

En la política lo es, en el cine lo ha sido y en las cadenas de supermercados, también. Es decir, afortunadamente, en la élite hollywoodiense, por ejemplo, han tenido la capacidad de denunciarlo. Las mujeres que están trabajando en una cadena de montaje tienen menos posibilidades de denunciarlo. Pero esto sucede en todos los rincones.

CARLOS PINA

¿Se ha sentido alguna vez acosada en la política?

Sí, por supuesto.

Cuéntelo.

No, bueno… No es muy significativo. Yo he tenido momentos de sentirme, digamos, muy violenta desde que era muy pequeña: desde un profesor particular hasta un entrenador, y en la política alguna vez también, sí. Como todas, no soy ningún caso especial ni mucho menos.

¿Qué es más indignante, que a una le toquen el trasero o que en algún momento nos hicieran sentir que esto era lo normal?

Probablemente es más peligroso lo segundo. Pensar que es una transacción, ¿no? Me dejas que te toque el culo y entonces te doy un puesto. Casi es peor que una crea que eso es lo normal porque eso es anormal y es un abuso sin duda.

¿Cuántas veces le han tocado el culo en política?

No lo recuerdo. Hace ya mucho tiempo.

¿Seguro?

Seguro, seguro…

Los manifiestos a veces no representan a todo el mundo, pero lo que me importa es hacer huelga el mismo día que mis compañeras de Senegal, Canadá, Inglaterra, Argentina”

¿Situar a las mujeres en puestos de responsabilidad es garantía de que se hagan políticas feministas?

Cuantas más mujeres hay en política, más políticas para las mujeres se hacen. Esto es una verdad demostrable recorriendo la historia y los distintos países. Pero tiene que haber una masa crítica, es decir, pocas mujeres no pueden con ello. Necesitamos que haya suficientes mujeres como para que se sientan con la fuerza y el apoyo para hacerlo. Pero sí, sí, con la presencia de mujeres en política, mejora la vida de las mujeres.

¿Cree que los hombres se toman en serio el acoso a las mujeres o hay una cultura que lo ampara y relativiza?

Digamos que su toma de conciencia es más lenta porque siempre lo es entre quienes ostentan el poder. Normalmente, son los oprimidos los que se rebelan. Pero yo creo que cada vez hay más hombres que entienden esto y que están dispuestos a defenderlo con nosotras, y eso es muy importante.

¿El feminismo es cosa de mujeres y solo de izquierdas?

No, pero es verdad que la derecha española no ha movido nunca un dedo por los derechos de las mujeres. Es bastante normal que sean más bien mujeres que están en el campo progresista. No tanto de izquierdas, pero progresista, quienes defiendan con más fuerza la emancipación de las mujeres, aquí y en todas partes. Pero yo creo que, por supuesto, se puede ser feminista y no ser de izquierdas.

¿Y cómo explica que las mujeres del PP no hayan corregido el argumentario distribuido desde la calle Génova contra la convocatoria de huelga?

Creo que se lo han tomado más como un combate político que como lo que realmente es. No han entendido el clamor de las mujeres del mundo. Porque aquí hay mujeres que pasan por dificultades enormes pero, en fin, no le quiero contar como es en la mayor parte del mundo. Y eso no se puede desoír, por eso digo que el Partido Popular está sentado sobre tres bombas de relojería y la más importante probablemente es la de las mujeres. No entender el mensaje de las mujeres es gravísimo.

¿El Partido Socialista tiene alguna deuda pendiente con el feminismo?

Probablemente el Partido Socialista es el que menos deuda tiene con el feminismo de este país, porque nosotros, desde hace mucho tiempo, hicimos un pacto con el feminismo español. Bueno, no con todo el feminismo, pero con la inmensa mayoría del feminismo y se practicó feminismo desde las instituciones. Pero claro, siempre queda mucho por hacer, por ejemplo esto: atender claramente a la huelga del 8 de marzo.

Si tuviera delante a una adolescente, ¿cómo le explicaríqué es ser feminista y por quédebe serlo?

Le diría que ella no tiene ninguna diferencia con su hermano de dieciséis o de catorce. Que tiene todas las oportunidades del mundo, que tiene la misma capacidad y que, por tanto, no debe aceptar que nadie le diga lo que tiene o no que hacer. Le diría que, para ser libre y digna, tiene que reclamar su lugar de igualdad respecto a los varones de su edad. Y le advertiría sobre la larga tradición que dice que los hombres, cuando aman, controlan a las mujeres. Creo que hay toda una parte de la educación sentimental, educación afectiva en la que no hemos entrado y es muy urgente entrar porque en realidad los príncipes azules no existen, suelen ser príncipes negros.

Suerte y gracias

Un placer.

El HuffPost agradece al Hotel Mercure Madrid Plaza de España y a la Vermutería Chipén haber cedido su espacio para la realización de esta entrevista

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.