Para vivir en democracia hay que criar en democracia

De todos los sistemas imperfectos de gobierno que se han organizado hasta ahora dentro del patriarcado, me decanto por la democracia. Y así como yo, estoy segura de que muchas personas entendemos y valoramos la democracia como el sistema deseable bajo el cual quisiéramos vivir. Pero cabe preguntarnos ¿somos realmente democráticos a la hora de criar a nuestros hijos? Porque según sea el tipo de crianza que practicamos, estaremos fortaleciendo las bases para que se despliegue un determinado sistema de gobierno.

Alice  Miller en su libro “Por tu propio bien” analiza el modo en que a partir del estilo de crianza vamos construyendo sistemas políticos afines. Miller nos demuestra el mecanismo a través del cual la rigidez, la verticalidad y la autoridad como ejes fundamentales en la relación adulto-niño, basada en lo que ella llamó “la pedagogía negra” (vigente y hegemónica en el mundo), se traduce en la causa de maltrato y abuso infantil que deviene en las enfermedades psíquicas, y en toda suerte de violencia subjetiva y social, y que además, abona el terreno para el sometimiento ulterior del individuo ante caudillos autócratas y violentos, tal y como sucedió con el fenómeno de las masas que siguieron ciegamente y votaron por Hitler en la Alemania nazi, así como sigue ocurriendo en la actualidad a lo largo y ancho del mundo donde aún surgen y se mantienen con el respaldo popular, políticos populistas, autoritarios y violentos.

En su revelador y a la vez estremecedor libro “Por Tu Propio Bien”, dice la gran Alice Miller refiriéndose al fenómeno de las masas educadas o criadas bajo los esquemas de la pedagogía negra que terminaron por seguir ciegamente a Hitler, lo siguiente:

“El entusiasmo por Hitler no sólo es comprensible por las promesas que había hecho (¿quién no hace promesas en vísperas de elecciones?), no sólo se explica por el contenido, sino por la forma en que fueron ofrecidas. Era precisamente la gesticulación teatral –ridícula para un extranjero-  lo que les resultaba tan familiar a esas masas y, por consiguiente, ejercía sobre ellas un poder de sugestión tan grande. Todo niño pequeño está sujeto a este tipo de sugestión cuando su querido, grande y admirado padre habla con él. Lo que éste diga carece de importancia: lo importante es en qué forma habla. Cuanto más se magnifique, tanto más será admirado, sobre todo por un niño educado según los principios de la pedagogía negra. Cuando el severo, distante e inaccesible padre condesciende por una vez a hablar con el niño, tiene lugar, sin duda, una gran fiesta, y todos los sacrificios altruistas serán  insuficientes para merecer ese honor. Un niño bien educado jamás podrá darse cuenta de que aquel padre, aquel hombre enorme e imponente, podría según qué circunstancias, ser una persona sedienta de poder, nada honesta y, en el fondo, insegura. Y la cosa sigue: un niño así no podrá aprender nada de esas circunstancias, ya que su capacidad de aprendizaje está bloqueada por la obediencia tempranamente impuesta y la supresión de los propios sentimientos.

Sigue Alice Miller con los crudamente esclarecedores análisis acerca del modo en que la crianza represiva y violenta, reproduce individuos perfectos para constituir las masas ciegamente obedientes a los caudillos autócratas y a sus convocatorias violentas sin ser capaces de registrar la gravedad implicada en tales despropósitos.

“Así pues, cuando aparece un hombre y comienza a hablar y a comportarse como el propio padre, hasta el individuo adulto olvidará sus derechos democráticos o no se dará cuenta de ellos, se someterá a aquel hombre, lo aclamará, se dejará manipular por él, depositará en él su confianza y, por último, se entregará a él sin reservas y no será consciente de su esclavitud, como no somos conscientes de todo cuanto signifique una prolongación de nuestra propia infancia.”

http://www.inspirulina.com/para-vivir-en-democracia-hay-criar-en-democracia.html

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s