Armas para que

Yo les voy a hacer una pregunta: ¿Armas para qué?, ¿para luchar contra quién?, ¿contra el Gobierno Revolucionario, que tiene el apoyo de todo el pueblo?
Fidel Castro. 1-8-1959

 

Esa fue una de las primeras consignas de la dictadura castrista, después vinieron otras, cada una más divisiva y criminal, lamentablemente todas encontraron eco en un sector importante de la población cubana que parecía sumida en una histeria colectiva, como lo calificó hace varios años el escritor Enrique Encinosa.

El discurso de Castro no estaba directamente asociado a la tenencia de armas por la población, aunque muy posiblemente ese fuera parte de su objetivo final, la arenga estaba supuestamente motivada porque el Directorio Revolucionario 13 de Marzo había confiscado aproximadamente 500 fusiles, 5 ametralladoras y 80 000 tiros de la base militar de San Antonio, y el caudillo, en su recurrido papel de víctima, montó unos de los primeros espectáculos de su larga dictadura.

Los Castro buscaban tener el monopolio de la fuerza y ser los poseedores de los recursos bélicos del país, no había intenciones pacifistas en los hacedores por antonomasia de la violencia. La isla en muy poco tiempo se convirtió en un arsenal. La hipócrita frase de “Armas para qué”, fue borrada en muy poco tiempo, la Unión Soviética montó uno de sus arsenales mas grande, Cuba fue transformada en su base militarla más importante en extranjero, con  armas atómicas que Castro siempre estuvo dispuesta a utilizar.

En la actualidad el residente en la isla se encuentra entre los menos armados del mundo, no así el gobierno, que desarrolló una industria bélica, venida a menos, por la ineficiencia del sistema. El cubano no tiene posibilidades de adquirir armas legalmente, como tampoco es posible que satisfagan todas sus necesidades, incluidas, las esenciales.  

Las armas siempre han sido objeto de debate, la mayoría de los gobiernos no gustan de ciudadanos armados y en la población no faltan quienes las aborrecen y  temen como si fueran a dispararse por sí mismas, por lo que procuran que sean abolidas por completo, al igual que hay otros  que bregan por el derecho a la tenencia de armas, poder  adquirirlas y conservarlas sin restricciones.

Personalmente creo en el derecho a tener armas, tener la posibilidad legal de ir a un show o armería para adquirir la que permita la ley, lo que no invalida un control más estricto, incluido una evaluación del estado mental  del individuo que quiere adquirir  el arma.  

El tema de las armas, a favor o en contra, es más popular en las conversaciones que el recurrido clima, pocas personas son indiferentes a este asunto, unos porque lo consideran un derecho y otros, son partidarios de regulaciones más estricta sin que falten los que buscan su abolición completa, además, la política partidaria, bien presente en la discusión,  favorece la crispación y el aumento de la temperatura en la disputa.  

Las prohibiciones extremas solo generan mercados negros manejados por individuos sin escrúpulos que por obtener beneficios  son capaces de incentivar una ola de crímenes que generen caos en la sociedad, al respecto comentaba Irma, esposa del ex prisionero político, René Sotolongo, los daños causados al país por la Ley Seca, aludiendo a la violencia que generó el comercio ilegal de bebidas,  un alto índices de criminalidad que afectó seriamente a la nación,  junto a la formación  de grupos gansteriles  que el estado tuvo que enfrentar con gran firmeza.   

Por otra parte favorecer regulaciones consensuadas, sin llegar a los extremos que proclaman algunos  tirios y troyanos puede conducir a mayor seguridad sin afectar el derecho de quienes gustan de las armas.

Hay un precedente relativamente reciente, la ley de restricciones al consumo del Tabaco, en la que se aumentó la edad legal para adquirirlo, y se limitó el consumo a determinadas  áreas al igual que la publicidad, es básico encontrar una solución justa y equilibrada, importante debatir racionalmente sin descalificaciones innecesarias, en el futuro pueden surgir otros diferendos mucho más trascendentales, buscar un denominador común, es procurar  una solución que haga a Estados Unidos un mejor país,  ese es nuestro deber como ciudadanos

Pedro Corzo

Periodista
(305) 498-1714
Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s