LA ACTITUD DE UN MASON

Posted: 15 Apr 2018 05:00 AM PDT

Cuando tomamos la voluntaria decisión de ingresar en la masonería, lo hicimos con la firme intensión de superarnos como personas y con mucha expectativa nos cobijamos en el manto común de una nueva familia, una parentela de selectos “nuevos hermanos”.
Ya en la iniciación hay definiciones que marcan la forma de ser del masón. El ritual del Aprendiz nos dice : “Las condiciones que exigimos para ser admitido entre nosotros son una sinceridad a toda prueba y una perseverancia absoluta en los propósitos.”
Que importante esto que se menciona: Sinceridad a toda prueba, perseverancia absoluta, cualidades exigidas para ingresar y tanto más para permanecer.
Un masón que miente, aunque esté iniciado, no es masón.
Un masón que no persevera en sus propósitos  es decir que se rinde frente a la adversidad, aunque esté iniciado, no es masón.

Como iniciados que acabamos de conocer la Luz, llegamos a trabajar en nuestras logias totalmente influenciados por un cúmulo de experiencias adquiridas en el mundo profano, estos valores vienen cargados de nuestros recuerdos y vivencias desde la niñez y juventud que han sido parte de nuestro desarrollo cultural, psicológico y espiritual. Razón por la cuál, nuestro carácter era fácilmente develado y nuestra actitud de recién adherido, totalmente predecible.
Una vez que como aprendices pasamos del oscurantismo de las tinieblas a la acción ritualística, empezamos a poner en práctica nuestros principios y valores masónicos, e inevitablemente sentimos el inicio de un extraordinario proceso de transformación en nuestras vidas. En la cual, como aprendices, a través del desbaste de nuestra piedra, todavía muy imperfecta, trabajamos nuestro templo interior en busca del constante perfeccionamiento.
En el pasado, los Masones Operativos desarrollaron majestuosas edificaciones, ya que tenían como misión principal la construcción. En la actual modernidad, nuestra principal actividad dentro de la Masonería Especulativa está orientada a la edificación de nuestro propio ser, a la construcción de nuestro templo interior. Crear en nosotros grandes hombres. Hombres de buenos valores y correcta actitud, actitud libre y de buenas costumbres.
La parte filosófica en nuestra orden nos motiva a buscar nuestra verdadera esencia, nos ayuda a encontrar la libertad del alma, la libertad mental y por sobre todo nuestra paz interior. Las enseñanzas masónicas tienen la suficiente influencia para hacer de la gente ordinaria, personas extraordinarias, por que nos empuja a buscar un ideal sublime.
Cuando fusionamos los principios básicos de la masonería con nuestras vidas, accedemos a una poderosa arma, LA ACTITUD.
La actitud es una reacción personal que actúa en función de nuestros valores cognitivos, nuestras emociones y tendencias conductuales. Una vez formada es muy difícil modificar nuestra actitud, ya que viene cargada de nuestras creencias, convicciones y juicios, que se remiten a nuestra familia de origen.
La psicología plantea que la actitud se forma desde los primeros años de vida y se refuerza después, generalmente influenciada por los grupos a los que debemos nuestra mayor simpatía.
De la misma forma que nuestro carácter es revelado a través de nuestra actitud, también lo es una logia, esta refleja el compromiso de sus miembros a través de sus trabajos en tenida y de sus acciones como taller, se pondrá evidencia del egregor  para que la actitud de sus miembros esté en armonía con nuestros principios masónicos.

La actitud en una persona común puede convertirse en una carga, pero la actitud en un masón esta reflejada en todas nuestras acciones.
La actitud nos empuja a la acción, a la superación personal, a poner esfuerzo en el trabajo, a practicar el respeto y amor a los demás, a tener una actitud de servicio con el prójimo, a ser solidario y caritativo, a soñar en libertad, a hacer cosas extraordinarias, a hacer posible lo imposible.

Ratifico que la masonería viene desarrollando en mi actitud  una positiva motivación . Y que a medida de que la ponga en práctica y la desarrolle junto a ustedes correctamente dentro de nuestros principios masónicos, podremos transformar positivamente nuestro entorno profano, llevar felicidad a nuestras familias y fortalecer la cadena de unión en nuestra Logia.
Quiero concluir esta plancha haciendo un compromiso personal aquí en Logia abierta, e invitando a comprometerse a todos mis hermanos aprendices, a mejorar día a día, dentro y fuera de nuestra logia, aspirando en todo momento a seguir un ideal de perfección, que aunque por experiencia propia estoy consciente de la dificultad que conlleva alcanzarlo, mientras más nos aproximemos a ello mas satisfacción podremos tener del logro obtenido, desbastando a golpes de cincel nuestras múltiples imperfecciones, para que algún día seamos piedras cúbicas y podamos trascender a planos mas elevados y poco a poco, avanzar en este camino de ascenso espiritual.
Todo esto para satisfacción nuestra, para beneficio de nuestra Logia y a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo.
Lima 04 de agosto del 2011 e:.v:.
Q:.H:.Javier Gutierrez Uribe
A:.M:.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s