¿PODRÁ LA MASONERÍA MANTENER SUS PROPÓSITOS INTEGRADORES? (PARTE I)

Gustavo Pardo Valdés 33

Resultado de imagen para fotos de la Confederacion Masonica Interamericana
Imagen tomada de https://www.google.com/

Acabo de leer un excelente análisis publicado por la Confederación Masónica Interamericana (C.M.I) meses previos a la conmemoración del 300 Aniversario de la Fundación de la Masonería Especulativa o Moderna.

Creo que dicho estudio debe ser tenido en cuenta por todo la policromía en la cual actualmente se desenvuelve el proyecto fraternal masónico Universal.

El antes citado documento me ha infundido un nuevo sentido de confianza en que, ¡por fin!, prevalecerá el tan manido uso de la Razón o el pragmatismo masónico, en estos momentos nada halagüeños para el futuro de la tricentenaria institución fraternal.

Sin pretender incurrir en un chauvinismo latino, creo que hoy por hoy, la Masonería Latinoamericana se encuentra más cerca de hallar la solución socio-filosófico-doctrinal adecuada para integrar o, al menos, sintonizar, el trabajo fraternal de las distintas percepciones o enfoques de los fines en lo que ha de enfocarse el trabajo Masónico en el siglo XXI.

El antes referido documento de la C.M.I., fue titulado “Pensar Diferente”, planteando un análisis muy serio de la grave situación por la que atraviesa la Masonería Universal y, particularmente, la intolerancia que prevalece entre las Obediencias sajonas frente a sus homólogos “no reconocidos”; hecho éste que nos toca muy de cerca a las Obediencias hispanoparlantes radicadas en el sur de la Florida.

Dicho estudio comienza reconociendo “para nadie es secreto que, como muchas otras Grandes Potencias, especialmente del Hemisferio Norte, está atravesando una situación difícil en términos de membresía, influencia e impacto social” (…) continua diciendo, “Las otras dos Grandes Potencias del Reino Unido, Irlanda y Escocia, no se encuentran en mejor situación. Lo mismo ocurre con las Grandes Logias de los Estados Unidos de Norteamérica, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Alemania y otros países”.

Seguidamente expone “Desde hace muchos años, incluso décadas, se han venido escuchando voces de alarma de prestigiosos masones advirtiendo sobre el futuro de la masonería. Lamentablemente, todas las medidas correctivas que se han tomado, no han dado los resultados esperados y la tendencia actual de agotamiento se mantiene inalterada”.

Efectivamente, es conocido el caudal invertido por las Grandes Obediencias norteamericanas en la búsqueda de las causas de la indetenible deserción de sus miembros en todo el país; propósito que hasta el momento ha resultado inútil, dado que dicha deserción ha continuado y hasta se ha incrementado.

La C.M.I. expone como causal de la situación antes expresada, “El denominador es que todas han sido orientadas al aspecto de los recursos materiales y humanos de la Orden, sin tomar en cuenta los otros dos aspectos fundamentales de cualquier organización, sus procesos y sus valores o prioridades, que determinan la capacidad para revertir una tendencia decreciente”.

Precisamente, ahí radica la esencia del caso, estas Grandes Potencias “regulares y reconocidas”, las mismas centran su interés en el incremento de sus miembros y, por ende, los recursos económicos; soslayando los trascendentales aspectos sociales, doctrinales y rituales de la Fraternidad.

A continuación, el escrito se enfoca en exponer el estado actual en que se encuentra la C.M.I., testificando que dicha Entidad está “conformada por 79 Grandes Potencias distribuidas en 24 países”, destacando que “la CMI muestra una apariencia diferente a la descrita para otras regiones del mundo”; además, hace notar “En la mayoría de los países iberoamericanos se observan signos de un modelo emergente, con una membresía joven, dinámica, entusiasta y con claros signos de trabajar en lo que sea necesario para mantener este curso ascendente”.

No obstante lo antes expuesto, en el documento se reconoce que “en muchas Grandes Potencias que son parte de la Confederación se observan altos índices de rotación de la membresía que no ha sido posible revertir”. Además, el escrito alude a lo que entiendo como la mayor problemática por la que atraviesa la Institución Masónica Universal: la territorialidad.

Es decir, la situación que se encuentran atravesando las Obediencias Hispanoparlantes establecidas en  sur de la Florida, también es una problemática para la estabilidad y el desarrollo de la Institución en otras partes del planeta.

Al respecto, el escrito considera que “existen graves problemas internos de territorialidad que todavía tomará tiempo resolver, sobre todo, porque las partes en conflicto no asimilan el gran perjuicio que se causan a sí mismas y no buscan seguir el ejemplo de otras Obediencias, de trabajar más en las coincidencias que en profundizar las diferencias”.

El escrito se pregunta: “¿Podrá la CMI, con todas las cualidades que adornan a su membresía, en su condición actual y modelo de trabajo vigente, mantener el curso ascendente de crecimiento y propósitos integradores?”. La respuesta “Es probable que no”.

Resulta muy importante analizar cuidadosamente el llamado que a continuación aparece “La historia demuestra que ningún modelo organizacional o institucional, por muy nobles que sean sus propósitos, sobrevive indefinidamente si no busca renovarse y adecuarse a los cambios que podrían afectar su desarrollo”.

Así mismo, hace un llamado para “empezar a trabajar ahora, iniciando un proceso de renovación, que nos permita desarrollar la arquitectura para llegar a la construcción de un modelo institucional sólido, eficiente y con un sistema de trabajo adecuado a la dinámica del Siglo XXI”.

Lo más significativo de lo antes expuesto, precisamente es que dicho documento ha sido emitido por una organización masónica “regular y reconocida” por las Potencias Masónicas sajonas.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.