EL SOL Y LA LUNA

El Sol y la Luna son dos de los símbolos masónicos que presiden nuestro templo. Se encuentran situados en la pared de Oriente y su emplazamiento a la derecha oa la izquierda del Delta Sagrado es motivo de dudas y debate en algunas logias. He buscado bibliografía que pueda argumentar la posición correcta de estos dos símbolos y he constatado que la mayoría de autores se limitan a situarlos en Oriente sin contar los argumentos para ubicarlos a la derecha oa la izquierda del Delta de Oro. En la actualidad todos los ritos, excepto el de Emulación, coinciden en situar el Sol en la Izquierda del Delta y la Luna a su derecha, así lo hacen las logias de la GLE, las de la Gran Logia de Inglaterra , las de la Gran Logia Nacional Francesa y prácticamente las de todo el mundo.
A grandes rasgos podemos interpretar que en el debate existen dos visiones de fondo. Las basadas en el simbolismo de la dualidad que representan el Sol y la Luna y que en este caso sitúan mayoritariamente el Sol a la derecha del Venerable Maestro y la Luna a su izquierda, y las basadas en la concepción física del templo como una representación simbólica del Universo que sitúa el Sol a la izquierda del Delta de Oro y la Luna a su derecha.
Los defensores de la interpretación dualística de los dos astros se basan en el concepto occidental de raíz cristiana que califica al Sol como principio masculino y la Luna como femenino. El Sol también representa la luz, el cielo, la verdad, la razón, la virtud y el lado derecho en contraposición a la oscuridad, el infierno, la ilusión, el vicio y el lado izquierdo que simboliza la Luna.
Quienes argumentan que el Sol se situará a la izquierda del Delta Sagrado lo hacen en clave astronómica y basan sus argumentos en el sentido y descripción del templo masónico que debe ser una representación del cosmos tal como dice nuestro ritual :
“La forma de la Cámara es rectangular, llamándose cada uno de los lados del rectángulo, o más propiamente, cada uno de los lugares que se encuentran delante de las cuatro paredes: Oriente, Occidente, Norte y Mediodía. El suelo es de mosaico, construido por cuadros iguales blancos y negros, y el techo pintado, representando un cielo estrellado. De Oriente salen unos rayos luminosos, lo intensidad disminuye hacia el Occidente, donde aparece el Cielo cubierto de nubes “
A partir de esta definición entendemos que el templo masónico no tiene límites y abarca toda la esfera celeste porque su extensión va de Oriente a Occidente, su anchura de Norte a Sur y su altura del Zenit al Nadir.
Teniendo en cuenta esta concepción cosmogónica del templo nos ayudará a clarificar nuestras ideas ir descubriendo otro vínculos astronómicos que existen en la logia y al ritual.
Al Este que es el punto cardinal por donde sale el Sol se sitúa el Venerable Maestro y el Delta de Oro que simbolizan la sabiduría y la Luz. Al Sur, que es la parte más iluminada por el Sol sientan los maestros y compañeros, en la columna norte, la más oscura, se sientan los aprendices que aún no están preparados para acceder a la luz del conocimiento.Al Oeste se sitúa la puerta de entrada al templo y los hermanos circulan por el recinto en el mismo sentido que lo hace el Sol, de Oriente a Occidente. La misma circulación solar es la que rige los trabajos en la logia que empiezan al Mediodía en punto y finalizan a media que también coincide con el lugar donde los hermanos aprendices suelen recibir su salario.
Si tenemos en cuenta la distribución física y el ritual de la logia en función de las leyes del Universo podemos coincidir en situar el Sol en el extremo sureste del templo, concretamente a la izquierda del Venerable Maestro y del Delta Sagrado , irradiando la columna Sur y anunciando el comienzo, el desarrollo y el fin de los trabajos del taller. Del mismo modo situaremos la Luna en el extremo noreste, a la derecha del Venerable Maestro y del Delta De Oro, presidiendo la Columna Norte o los Aprendices.
Haciendo un repaso de los manuscritos antiguos de la mampostería también podemos profundizar en el fondo del debate y captar la evolución de la interpretación de este símbolos. Está documentado que ni el Sol ni la Luna formaban parte de la decoración masónica de las primeras logias, este astros aparecen representados por primera vez a los delantales del siglo XVIII y lo hacen generalmente situando el Sol a la derecha del V. · .M. · . y la Luna a su izquierda y tal como se puede leer en los manuscritos antiguos acompañan el motivo principal de la Logia que no es el Gran Arquitecto del Universo, sino el Venerable Maestro.
Podemos leer en el manuscrito Sloane del año 1700: “¿Cuántas luces hay en la logia? Tres: El Sol, el Maestro y la Escuadra.
El manuscrito Prichard de 1730 dice: ¿Hay alguna luz a su logia? Si, tres. ¿Qué representan?El Sol, la Luna y el Maestro Masón. (Estas luces eras tres velas colocadas en un candelabro) ¿Qué representan? El Sol para gobernar el día, la Luna la noche y el Maestro Masón su logia.
Más adelante en el mismo manuscrito se puede leer: ¿Quién es más grande que yo, que soy un masón Libre y Aceptado, el Maestro de la logia? (respuesta) El Gran Arquitecto y Inventor del Universo, o Aquel que fue elevado hasta la cima del Pináculo del Sagrado Templo.
Los manuscritos antiguos podemos interpretar el papel central del Venerable Maestro que aparece definido como la luz del conocimiento que rige la logia y por extensión el mundo, dejando al Gran Arquitecto a un nivel de protagonismo secundario. No nos debe sorprender este percepción porque hay que recordar que nos encontramos en el siglo XVIII, l`època de Humanismo moderno que empieza a grandes rasgos con la caída de Constantinopla en 1453 y el descubrimiento de América el Año 1492 y culmina los años 1776 y 1.789 con la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa. Toda una época caracterizada por la revolución intelectual y social que puso fin a las monarquías absolutistas y al antiguo régimen inquisidor y escolástico de la Edad Media.
Hay que recordar que esta dicotomía o encaje que podemos captar entre el Venerable Maestro y el Gran Arquitecto del Universo llegó a su punto más álgido en 1877 cuando el pastor Desmons propuso eliminar de la masonería la invocación al Gran Arquitecto del Universo y el mismo año el Gran Oriente de Francia borraba de sus estatutos la obligación de creer en Dios y en la inmortalidad del alma.
Volviendo al hilo del debate podemos interpretar que las diferentes interpretaciones se basan en el fondo en la capacidad de discernir cuál es la Verdadero y Principal Luz de la Logia, si consideramos que lo es el Venerable Maestro habría que situar el Sol a su derecha y si lo es el Gran Arquitecto del Universo y consideramos el templo como una representación de su obra, la Esfera Celeste, hay que situar el Sol donde le corresponde físicamente, en el extremo sureste de la logia, es decir a la izquierda del Delta de Oro que simboliza la Luz Divina que se acompaña de los astros que iluminan el día y la noche en el mundo de los mortales, el Sol y la Luna y que también nos recuerdan que el trabajo masónico no se ‘ataja ni de noche ni de día.
Menfis
Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s