UN TÚNEL DE ESPERANZA EN LA NEGRA MONTAÑA DEL DESCONCIERTO

Cortesia de la Dra. Gioconda San-Blas /26 abr. a las 5:08
Escribir frases cortas desde una cárcel, en pedazos de papel ocasionalmente llegados a las manos del preso; burlar la vigilancia; esperar que los fragmentos convertidos en testimonio escapen de a poco a través de los barrotes en los bolsillos de algún visitante o guardián compasivo; rogar que las palabras sean luego ensambladas por alguien en un documento único que perdure en el tiempo como evidencia de lo sufrido y luchado…

Una técnica inmemorial, usada por los presos de conciencia de antes y ahora para dejar constancia de sus motivaciones cuando no ha habido más medios para difundir las ideas detrás de sus luchas sociales. De esa forma, Martin Luther King logró hacer pública su carta de 1963 desde su prisión en la cárcel de Birmingham (Alabama), proclamando su lucha en favor de la justicia e igualdad de derechos civiles para sus hermanos negros de los Estados Unidos.

 A la luz de hoy, esa carta puede ser leída más allá del motivo original como rebelión contra la discriminación racial. En estos tiempos oscuros por los que transitamos los venezolanos, podemos inspirarnos en ella, extender su significado como canto a la libertad, a la igualdad de los seres humanos, sin absurdas distinciones de color de piel, ideas, religión, fortunas. Es la expresión cabal de quien rehúsa sentirse derrotado en su lucha, por más adversas que sean sus circunstancias.

A los venezolanos de hoy, King nos recuerda que muy rara vez los grupos privilegiados prescinden espontáneamente de sus privilegios, que la libertad nunca la concede voluntariamente el opresor, sino que tiene que ser exigida por el oprimido, que una justicia demorada durante demasiado tiempo equivale a una justicia denegada, que la injusticia necesita ser extirpada mediante una acción poderosa, persistente y decidida.

También nos advierte que llega un momento en que se colma la copa de la resignación y los hombres no  quieren seguir abismados en la desesperación. El anhelo de libertad acaba por manifestarse abiertamente. Habiendo nacido con el derecho a la libertad, el ser humano puede y debe conquistarla. Y debe hacerlo a través de una campaña no violenta que según él, consta de cuatro fases básicas: la reunión de los datos necesarios para determinar si existen las injusticias, la negociación, la auto-purificación y por último, la acción directa.

Repercute en nosotros su cortante decepción contra quienes se mantienen callados, en medio de las injusticias: “Tendremos que arrepentirnos en esta generación no sólo por las acciones y palabras hijas del odio de los hombres malos, sino también por el inconcebible silencio atribuible a los hombres buenos”.

Desde su investidura como pastor bautista, King acude a su fe, a su iglesia para promover los cambios a los que aspira. Y en eso se parecen a él los obispos venezolanos, que en estos tiempos perversos han estado luchando con el mismo ímpetu en contra de las injusticias sociales que nos afligen. Luchando por “plantar la firme roca de la dignidad humana” a la que llamaba King, nuestros obispos, en repetidas ocasiones han protestado “la sorprendente indiferencia de los responsables gubernamentales” para solventar los problemas de hambre, desempleo, salud que agobian al pueblo.

No es ya un problema de segregación racial, sino más bien de discriminación entre los poderosos y el resto de la población, en aras de implantar un sistema totalitario donde el juego de mantenerse en el poder a costa del sufrimiento del pueblo, es la consigna. Tal dicen los obispos.

Ayer con King, hoy con nuestras luchas, estamos cavando “un túnel de esperanza en la negra montaña del desconcierto”, como lo expresara el pastor bautista en su carta desde la cárcel de Birmingham y que he tomado prestado como título de mi entrega de hoy.

 

Invito a visitar mi blog giocondasanblas.blogspot. com donde encontrarán este y demás artículos publicados en Tal Cual.

Twitter: @davinci1412
GIOCONDA SAN BLAS. Opinión. AL COMPÁS DE LA CIENCIA/ Jueves 26 de abril de 2018 

TUITEANDO

Las incertidumbres de la realidad política venezolana – Michael Penfold – Para la oposición es urgente aprender a transformar la adversidad en oportunidad, acercando posiciones, compatibilizando objetivos y garantizando que el triunfo de una ruta no se transforme en la derrota del otro.

Las Academias Nacionales ante los anuncios en materia monetaria del gobierno nacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.