Análisis de los valores que construyen la identidad del mexicano (PARTE I)

Katia A. Figueroa Rodríguez,* Benjamín Figueroa Sandoval,** Benjamín Figueroa Rodríguez,*** Francisco Hernández Rosas****/Colegio de Postgraduados, Campus Córdoba/Colegio de Postgraduados, Campus San Luis Potosí/Universidad Politécnica de Madrid/****Colegio de Postgraduados, Campus Córdoba

Fecha de recepción: 14 de diciembre de 2010
Fecha de aceptación: 26 de noviembre, 2012

Resultado de imagen para foto del pueblo mexicano
Imagen de https://www.google.com/
Resumen

Se presentan los resultados de una investigación sobre la identidad del mexicano, los valores que lo definen y las diferencias sociodemográficas y territoriales entre la visión del “otro” y la “propia”, en una muestra de 629 habitantes de dos municipios potosinos. Para el análisis se utilizó la prueba de chi-cuadrada para encontrar diferencias entre grupos (p<0.05). Se demostró que los valores evaluados son específicos de lo sociodemográfico y territorial; entre ellos, ser honrado y ser trabajador fueron los más comunes. Hubo diferencias entre los habitantes urbanos y los rurales: aquéllos se percibieron como fiesteros y entrones, y éstos, como ahorradores, trabajadores y sinceros. La conclusión es que en función de los valores no existe una definición única en la identidad del mexicano, pues existen subculturas que se explican por los aspectos estudiados.

Palabras clave: autopercepción, cultura, género, rural, urbano.

Introducción

Los valores forman parte de la identidad de los grupos sociales que permite a las comunidades definirse a sí mismas sin que la identidad del grupo necesariamente elimine la percepción propia; finalmente, el individuo reinterpreta lo que recibe del exterior de acuerdo con sus propias experiencias personales y locales, lo que liga los valores con el territorio (Macías, 2007). En este sentido, los valores han sido relacionados por diversos autores con los estudios sobre las culturas nacionales, ya que aunque los humanos comparten los mismos valores, cada cultura tiene diferentes grados de expresión de los mismos (Inglehart et al., 1998; Clarke y Micken, 2002). Sin embargo, una cultura nacional puede albergar diversas subculturas regionales (Schwartz, 1999).

Pese a la relevancia que tiene en términos de las ciencias sociales la caracterización de los valores, para el caso de la cultura mexicana existe un número limitado de publicaciones que los abordan. Entre ellas destacan las encuestas nacionales de los valores de los mexicanos (Grupo Financiero Banamex-Accival, 1981, 1987 y 1995), que encontraron que el mexicano es “trabajador”, “aguantador”, “religioso”, “patriota” y “alegre”. Según Vera et al.(2006), los sonorenses se autoperciben como “amables”, “amigables”, “románticos”, “accesibles”, “honestos”, “comprensivos”, “cumplidos” y “alegres”, y en sus actividades laborales se consideran “cumplidos”, “eficientes”, “ordenados” y “aplicados”. Mientras que Mata (1999), Matamoros (2005) y Garay et al. (2008) apuntan el hecho de que los valores son dinámicos y se reconfiguran de acuerdo con la edad y el género, así como con el nivel de educación. Por su parte, De las Heras (2009), en una encuesta publicada por el diario Milenio, evaluó una muestra de mexicanos utilizando los siguientes valores: honradez, sinceridad, precaución, amabilidad, ahorro, trabajo, solidaridad, cariño, inteligencia, romanticismo, valentía, ser fiestero, entrón y apasionado, y encontró que existen diferencias según el género, la edad y la autopercepción con respecto al otro; es decir, “yo soy pero los otros no son”. Salvo la nota de De las Heras (2009), los estudios previos no exploran las diferencias entre la autopercepción de los valores propios y la definición de los valores de los mexicanos, como un tercero o “el otro”, mientras que la influencia de lo rural y lo urbano en los valores tampoco ha sido abordada.

La relevancia y propósito de este tipo de estudios radica, no únicamente en hacer una caracterización del mexicano, sino que tiene repercusiones en la cultura laboral (Hofstede, 1980), así como en el comportamiento de los individuos en la sociedad (De las Heras, 2009), pues debido a su naturaleza dinámica surge la necesidad de observar estos cambios de manera constante.

En este sentido, los valores son guías que orientan la conducta y vida de cada individuo y grupo social; son los fundamentos que permiten la cohesión de un grupo al establecer conductas que dan lugar a la estabilidad en el quehacer de la vida cotidiana. Son “sistemas” que se interrelacionan y son interdependientes, y se caracterizan por ser dinámicos y transformarse a lo largo de la historia. El proceso por el cual los seres humanos tienen valores implica una serie de condiciones intelectuales y afectivas que se reflejan en la toma de decisiones y en la forma de actuar. Por lo que se valora lo que se prefiere o elige, lo que permite formular metas y propósitos personales, los valores pueden expresarse mediante creencias, intereses, sentimientos, convicciones, actitudes, juicios de valor y acciones. Los juicios de valor, por ejemplo, se inspiran en los principios que sirven para opinar, creer, tener convicciones y finalmente elegir, y determinan lo que es verdadero o falso, deseable o indeseable, útil o inútil (Sandoval, 2007).

Según Ros et al. (1999), basado en Schwartz (1999), existen 10 valores que son compartidos por los miembros de casi todas las culturas: poder, logros, hedonismo, retos, autodirección, universalismo, benevolencia, tradición, conformidad y seguridad. Estos valores básicos pueden también ser el reflejo de valores laborales; es decir, los valores individuales también se manifiestan en las actividades que realizan las personas.

Ramírez et al. (2005) mencionan que se han desarrollado diferentes tipologías de valores, como es el modelo de Rokeach (1973), que divide los valores en terminales e instrumentales: los primeros son aquellos que el individuo desea lograr a lo largo de su vida y los segundos conducen al logro de los valores terminales. Por su parte, García y Dolan (1997) clasifican los valores en finales e instrumentales, diferenciándolos en que los primeros atienden objetivos existentes y los segundos son medios operativos para alcanzar los primeros. Mientras que Guedez (2002) los divide en nucleares o universales, inherentes a la esencia humana; influyentes, que se ligan a la cultura de las organizaciones; emergentes, que surgen como respuesta a los cambios, y recurrentes, que son los que pierden vigencia debido a cambios en el entorno. Estas clasificaciones coinciden en separar los valores de tipo “universal” de los “personales”.

Por su parte, Rezsohazy (2006) clasifica los valores en a) centrales, que son los compartidos por el conjunto de una población independientemente del género, la edad o el grado de estudios (éstos son la base de los acuerdos sociales con los que es posible lograr una cohesión entre los miembros de una colectividad); b) específicos, que corresponden a categorías particulares de personas, como podrían ser los miembros de una clase social, una etnia o un grupo civil. Son acuerdos que los caracterizan e incluso los diferencian de otros grupos sociales.

La investigación tuvo como objetivo contribuir a la discusión sobre la identidad del mexicano con la caracterización de los valores que podrían definir a las mexicanas y los mexicanos al observar si existen diferencias entre la “visión del otro” y la “propia”, utilizando las características sociodemográficas y territoriales de quien los evalúa como base para el análisis. Los valores considerados en el estudio fueron los publicados por De las Heras (2009) en el diario Milenio.

FUENTE: versión On-line ISSN 2448-539Xversión impresa ISSN 1870-1191

Culturales vol.8 no.16 Mexicali jul./dic. 2012

 

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s