09/23/2020

¿Cómo responder un correo electrónico?,

Anuncios

Según Simon Sinek

Preguntarse ¿por qué?, ¿quién? o ¿qué? antes de escribir un email podría acelerar nuestro camino a un liderazgo horizontal.

Simon Sinek es conocido por popularizar el concepto de «¿por qué?» desde su primera charla de TED en 2009.

Lima, 30.04.18 / 12:00

Simon Sinek, el experto en temas de liderazgo y gestión de los colaboradores millennials más consultado del mundo, se define como un “unshakable optimist” (un eterno optimista). En el 2009 publicó su best seller «Start With Why: How Great Leaders Inspire Everyone to Take Action» (Empieza con el por qué: ¿cómo los grandes líderes inspiran a la acción?), cuyo video en TED talk se convirtió en el tercero más visto de todos los tiempos.

El británico basa su talento en saber cómo enseñarle a la gente a hacer las cosas que los inspiren. A pesar de lo etérea que podría resultar esta premisa, sus opiniones poco convencionales, sobre los negocios y el liderazgo, le han permitido acceder a una variada y selecta red de líderes, donde destacan empresarios y cabezas de agencias gubernamentales e instituciones multilaterales.

El motivador basa su método de liderazgo inspirador en el concepto del Círculo de Oro -expuesto en su betseller-, que encierra tres preguntas clave: la del círculo externo es ¿qué?, la del círculo medio es ¿cómo? y la del centro es ¿por qué? Afirma que esta última pregunta define el éxito de las marcas corporativas y del liderazgo profesional. Sus ejemplos aluden a Steve Jobs, Martin Luther King y los hermanos Wright. En enero de este año, Sinek se convirtió en viral por su reflexión sobre por qué los millennials no son felices y fracasan en el entorno laboral. Acertado e implacable, hizo la salvedad de que desafortunadamente les tocó nacer en un mundo nuevo: familias disfuncionales, tecnología adictiva, impaciencia por la satisfacción, y un ambiente donde las relaciones personales no son una prioridad.

Con esa misma seguridad con la que se dirige a CEO’s de todo el mundo, Sinek sugirió hacerse seis preguntas antes de enviar un mail, para que este no solo expresara el mensaje que buscamos transmitir, sino que se convirtiera en una herramienta para consolidar y fortalecer nuestro liderazgo entre las personas a las que les escribimos o les respondemos correos. Si bien empieza por recomendar evitar responder o reenviar correos colocando FYI (For Your Information), porque cae en lo más impersonal posible, a menos que haya algo valioso que agregar. Y quizá allí radica la clave de saber cómo responder correos de forma sefectiva al estilo Sinek: agregar valor.

En ese contexto, tal como lo revelan sus libros, las tres preguntas favoritas de Sinek son ¿Por qué?, ¿Quién? y ¿Qué? Estas son las 3 preguntas que debemos hacernos antes de responder un correo.

1. ¿Por qué?: Es importante determinar el grado de importancia que posee ese correo, para darle el tiempo de reflexión que merece trabajar en una respuesta potente. Si bien responder todos los correos que recibimos expresa ese liderazgo horizontal que todos queremos desarrollar convertirse, no todos merecen una respuesta de 500 palabras. Escribir un correo con 3 o 5 palabras bien pensadas será suficiente para conservar un canal de comunicación con las personas que nos interesan.

2. ¿Quién?: Es evidente que todos sabemos a quién le vamos a responder, pero el grado de importancia se define también en base al tipo de relación que tenemos con cada interlocutor digital. ¿Es un cliente? ¿Es nuestro jefe? ¿Es un proveedor? Es seguro que la mayoría le dará más importancia a los correos que recibe de un jefe, sean buenos o malos. Pero no cabe duda que quizá un mail de un cliente que ha recibido un mal servicio o un mal producto merece más atención, o un proveedor del cuál dependemos para cumplir con nuestra guía de pedidos. Esas respuestas nos pueden salvar el día.

3. ¿Qué?: Una vez que tenemos claro por qué debemos responder y a quién, es determinante saber qué vamos a escribir. Como dice Sinek en un principio, un email puede convertirse en una herramienta para fortalecer el liderazgo, pero también podría ser un texto intrascendente que no despierte ninguna emoción en nuestro interlocutor, desperdiciando una oportunidad para generar más adherencias. Por esa razón, si buscamos definir contenido relevante para la persona, será importante esforzarnos un poco a la hora de pensar qué escribir.

Preguntarse “¿por qué?” después de haber hecho una acción no vale la pena. Pero, preguntárselo antes de hacer esa acción podría ser determinante. En el mundo de los negocios, “¿por qué?” no puede ser una ocurrencia tardía. Definir el “¿por qué?” es una necesidad absoluta, y por esa razón, Sinek considera que esa pregunta es clave para fomentar la lealtad de los clientes y atraer nuevos clientes, tanto internos como externos. ¿Está listo para hacerse estas tres preguntas antes de escribir un correo?

También te podría interesar…

[PwC: 10 economías que serán más poderosas en el 2050]

Simon Sinek

https://elcomercio.pe/especial/zona-ejecutiva/actualidad/como-responder-correo-electronico-segun-simon-sinek-noticia-1993239?utm_source=mail&utm_medium=newsletter&utm_content=2&utm_campaign=1525064400