¿Cuál es tu estilo de vida?

 Miguel Pastorino | Abr 30, 2018

WOMANS LEGS
Shuttestock
Cada uno es hacedor de su propia vida y las decisiones que tomamos dicen quiénes somos y cómo elegimos vivir la vida

José Ortega y Gasset escribía que la vida es un afán y una tarea interminable, porque vivir significa estar ligado inseparablemente al mundo que nos rodea, a las posibilidades reales que tenemos y a los obstáculos que se nos presentan.

Vivir consiste en traerse algo entre manos, en hacer de la vida un proyecto que siempre se está haciendo y rehaciendo.

“La vida nos es dada, puesto que no nos la damos a nosotros mismos, sino que nos encontramos en ella de pronto y sin saber cómo. Pero la vida que nos es dada no nos es dada hecha, sino que necesitamos hacérnosla nosotros, cada cual la suya” (Ortega y Gasset, “Historia como sistema”)

Cómo decidimos vivir nos hace más o menos humanos, nos hace más superficiales o más reflexivos, nos hace más sanos o más enfermos espiritualmente. 

La tentación de la banalidad

La banalidad forma parte de la cultura en la que nos movemos y el ambiente nos estimula a vivir cada vez más en la superficie.

Podemos correr día tras día detrás de novedades y estímulos que no nos dejan nada, de emoción en emoción, de experiencia en experiencia, arrastrados por la corriente y seducidos por la publicidad, sin tener apenas tiempo para caer en la cuenta de quienes somos y qué vida estamos viviendo.

El temor a descubrir la propia fragilidad o al vacío interior nos hace subir siempre a la superficie. Esto se nota en los contenidos de nuestras conversaciones y en nuestros intereses cotidianos.

El desasosiego y la ansiedad nos empujan a la evasión constante, a huir de nuestra interioridad. 

Se nota actualmente en la cantidad de “mini conferencias” o libros de autoayuda, donde con ideas muy básicas y superficiales, frases hechas y “tips” para vivir mejor, mucha gente sale fascinada por lo bien que le hacen. Pero a los pocos minutos los olvidan para ir a consumir otros más “novedosos”, igualmente livianos o las mismas ideas repetidas una y otra vez.

Eso habla mal de la capacidad reflexiva de muchas personas y de una falta de profundidad preocupante. El gusto por lo “light” en contenidos, por lo “elemental”, habla de una incapacidad para digerir contenidos de mayor calidad.

La liviandad de mensajes fugaces y de lecturas rápidas, no lleva a otro destino que a la falta de consistencia en las ideas y en las opciones de vida.

Cuando tenemos una conversación con alguien, la televisión encendida o el teléfono móvil en la mano hacen imposible la pausa, la reflexión serena y el intercambio en profundidad. 

Cuando el ser humano pierde la capacidad de reflexión y asombro ante la vida y ante los otros, cuando no nos hacemos preguntas profundas, cuando le huimos a la soledad mediante toda clase de distracciones, entramos fácilmente en la banalidad, en una vida superficial que busca solo huir del aburrimiento.

Y es que la afanosa búsqueda de estímulos y distracciones nos deja cada vez más vacíos y nos hace más superfluos.

El cultivo de la interioridad es imposible sin espacios de soledad y reflexión serena, se ha transformado cada vez más en la principal vacuna contra una vida superficial y vacía. 

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s