Visión Postmoderna de los Landmarks Masónicos (PARTE II)

PONENCIA PRESENTADA EN EL MARCO DEL PRIMER CONGRESO MASÓNICO DE LA GRAN LOGIA DEL NORTE DE COLOMBIA, MARZO 19 Y 20 DE 2004
Por: Mario Morales Charris 33º
Ex Ven:. Maest:. Resp:. Log:. Lealtad No. 7
Ex Gran Maestro de la Muy Resp:. Gr:. Log:. del Norte de Colombia
Pres:. Gran Consejo de Cab:. Kadosch «Lealtad Nº 3», Cám:. 30°

DISTINTAS VERSIONES

El H:. H. B. Grant Louisville en el año de 1889 propuso cincuenta y tres. En The new age magazine de 1910, 1911 y 1912, el H:. George Fleming Moore publicó una serie de artículos muy extensa sobre los “Landmarks”, con un juicio crítico de las listas enumeradas por Mackey y Robert Morris donde señala que estos HH:. “fueron los primeros en formar una lista arbitraria” y dice además que: “Se han adoptado, aún por algunas GGr:. LLog:., como los verdaderos y genuinos Landmarks de la Ord:.; pero casi todos ellos carecen de las condiciones necesarias para constituir un Landmark …”

Los “Landmarks” según Roscoe Pound son siete:
  1. Creencia en Dios; 2. Creencia en la inmortalidad del alma; 3. Un “Libro de la Ley” como parte indispensable del ajuar de cada Logia; 4. La leyenda del tercer grado; 5. Secreto; 6. El simbolismo del arte de la construcción; 7. Que el Masón ha de ser hombre libre y de edad viril.
Los “Landmarks” según John W. Simonds son quince:
  1. Creer en la existencia de un Ser Supremo y en la inmortalidad del alma; 2. La ley moral, que entre otras cosas prescribe la caridad, honradez, laboriosidad y templanza, es la regla y guía de todo Masón. 3. Respeto y obediencia a la ley civil del país, y a los estatutos y reglamentos masónicos de la jurisdicción en que el Masón resida. 4. El candidato ha de ser libre nacimiento, mayor de edad, y sano y entero al solicitar el ingreso en la Masonería. 5. Los modos y medios de reconocimiento y los ritos y ceremonias de los tres grados de la Antigua Ord:. Masónica; 6. No puede apelar contra la decisión del Ven:. Maest:. o del Vig:. que lo sustituya. 7. Nadie podrá ser elegido Ven:. de una Log:. regular sin haber desempeñado durante un año el cargo de Vig:.; 8. El Masón recién iniciado no sólo es miembro de la Log:. que lo inició, sino que también es miembro de toda la Familia Masónica; y por lo tanto tiene el derecho de visitar masónicamente todas las Logias regulares, excepto cuando la visita amenazara perturbar la armonía o interrumpir los trabajos de la Logia que se propone visitar; 9. La prerrogativa del Gran Maestre de presidir toda reunión Masónica dentro del territorio de su jurisdicción, y de conferir grados a primera vista en una Log:. regular, y otorgar licencia para formar nuevas Logias; 10. Nadie podrá ser iniciado en la Masonería sino en una Log:. regular debidamente reunida, después de la solicitud del candidato aceptado unánimamente por balotaje, excepto cuando lo inicie a primera vista el Gran Maestre; 11. La votación por bolas ha de ser rigurosamente secreta; 12. Una Log:. no puede procesar a su Ven:.; 13. Todo Masón está sujeto a las leyes y reglamentos de la jurisdicción en que resida, aunque sea miembro de una Log:. de otra jurisdicción; 14. Toda Log:. tiene derecho de estar representada en la Gran Log:. y de instruir a sus representantes; 15. El general propósito y organización de la Masonería, tal como lo heredamos de nuestros antepasados, hemos de conservarlos intactos y transmitirlos en perpetuidad a nuestros sucesores.
Los “Landmarks” según A. S. McBride son doce:

McBride, –enconado y demoledor crítico de Mackey– en el año de 1914, agrupó los “Landmarks” en cuatro divisiones y cada una de éstas en tres secciones:

PRIMERA DIVISIÓNUsos que distinguen el mundo Masónico del mundo profano. a. Una manera secreta de reconocerse sus miembros; b. La reserva de las reuniones de las Logias; c. La calificación de los candidatos.

SEGUNDA DIVISIÓNUsos que marcan los grados de la Masonería. a. Un modo secreto de reconocerse los miembros de un mismo grado y distinguirse de los grados superiores; b. Las reservas de las reuniones de un grado respecto de los miembros de un grado inferior; c. Las condiciones requeridas para la exaltación de un grado a otro.

TERCERA DIVISIÓN: Usos que marcan las diversas ceremonias. a. Los puntos principales en la apertura de los trabajos; b. Los principales puntos de la iniciación, afiliación y exaltación; c. Los principales puntos de la consagración, instalación, primera piedra y servicio fúnebre.

CUARTA DIVISIÓNUsos que marcan las facultades y deberes de los Oficiales, y los derechos y deberes de los miembros. a. Facultades y deberes del Gran Maestre de los GGr:. Oof:. y de la Gr:. Log:.; b. Las facultades y deberes del Ven:. y Oof:. de una Log:.; c. Derechos y deberes de los miembros sin cargo.

Los “Landmarks” según el coronel Alexander S. Bacon son tres:
  1. La creencia en Dios y en la inmortalidad del alma como elemento religioso de la Masonería; 2. Un código de moral basado en las enseñanzas de la Sagrada Escritura, como elemento moral de la Masonería; 3. La división de la Masonería en sólo tres grados. La Logia es fuente de todo gobierno Masónico; la suprema autoridad reside en las Logias que establecen su propio Gobierno, como elemento democrático de la Masonería.
Los “Landmarks” en el Oriente de Barranquilla

Pero en Barranquilla, ¿desde cuándo se conocen los “Landmarks”? Nos atrevemos a señalar que la Muy Resp:. Gr:. Log:. Nacional de Colombia, organizada el veinticuatro de enero de 1918 y luego reorganizada el 11 de agosto de 1921, en la primera publicación de su Constitución y Estatutos (1918), no tiene “Landmarks” insertados. Este hecho nos hace pensar que sólo se regían por la mencionada publicación. Luego en 1923 esta Constitución es sustituida por otra, y es donde encontramos veinticinco “Landmarks”, que entre otras cosas no son los de Mackey y que a continuación transcribimos textualmente: 1. Los modos de reconocimiento. 2. La división de la Masonería Simbólica en tres grados. 3. La leyenda del tercer grado. 4. El Gobierno de la Fraternidad por un Oficial que la presida llamado GRAN MAESTRO. 5. La prerrogativa del Gran Maestro de presidir toda Logia y la Gran Logia de su jurisdicción. 6. La prerrogativa del Gran Maestro de conceder dispensaciones con el objeto de conferir grados fuera de la época regular. 7. La prerrogativa del Gran Maestro de establecer Logias bajo dispensación. 8. La prerrogativa del Gran Maestro de hacer Masones a la vista. 9. La necesidad de que todos los Masones se reúnan en Logia. 10. El Gobierno de la Logia por un Maestro y dos Vigilantes. 11. La necesidad de que toda Logia esté a cubierto en su trabajo. 12. El derecho de todo Masón de estar representado en la Gran Logia. 13. El derecho de todo Masón de apelar ante la Gran Logia de las decisiones de su Logia. 14. El derecho de todo Masón regular y perfecto para visitar. 15. El deber de examinar a todo visitador antes de permitirle la entrada a la Logia. 16. La prohibición a las Logias para intervenir en los asuntos de otra y dar grados a hermanos que pertenezcan a otra Logia. 17. La obligación de todo Masón de estar sujeto a las leyes y reglamentos de la jurisdicción donde reside. 18. La posesión de los candidatos a la iniciación de ciertas cualidades. 19. La creencia en la existencia de Dios, como GRAN ARQUITECTO DEL UNIVERSO. 20. La creencia en una vida futura. 21. La necesidad de un LIBRO DE LA LEY, indispensable en cada Logia, como que contiene la voluntad revelada del GRAN ARQUITECTO DEL UNIVERSO. 22. La igualdad de todos los Masones como hijos del GRAN PADRE DE LA HUMANIDAD. 23. El secreto de la Institución. 24. La fundación de una ciencia especulativa sobre un arte operativo. 25. Estos linderos no pueden JAMÁS SER ALTERADOS. Como hecho curioso, podemos observar que en estos “Landmarks” la mujer no quedaba excluida de los trabajos Masónicos, incluso, ni en las “conclusiones” de los mismos que son veintinueve.

Después de la Constitución de 1923, vino la de 1928 y solamente le introdujeron siete “Landmarks” o sea que la Gran Logia de 1928 supuestamente no tuvo en cuenta el “Landmark” 25 de la Constitución anterior porque aprobó otros. Lo que nos demuestra que si se pueden revisar, que no deben ser “una camisa de fuerza” o un “dogma normativo” en contra del dinamismo y desarrollo de la Francmasonería, entendemos que los “Landmarks”, más bien son guías para la acción con el fin de conservar algunos símbolos y la filosofía moralista de los HH:. constructores de finales de la edad antigua y la edad media. Dicho esto, veamos cuáles son esos siete “Lanmarks”: 1. La creencia en un principio creador (Gran Arquitecto del Universo) simbólicamente representado por el Libro de la Ley. 2. La creencia en la inmortalidad, simbólicamente representada en la leyenda del Tercer Grado. 3. El secreto inviolable. 4. El simbolismo del arte operativo con sus medios de reconocimiento en los tres grados 5. La reunión de masones en Logia gobernados por un Maestro y dos Vigilantes. 6. La democracia como fundamento de las relaciones fraternales. 7. El masón debe ser varón adulto y libre. En este último “Landmark” observamos que tampoco prohíbe la iniciación de la mujer.

Más tarde, en 1957, los “Landmarks” anteriores fueron reemplazados por los veinticinco de Mackey –los cuales aparecen con un comentario adicional sin citar la fuente– por todos conocidos, ratificados en la Constituciones posteriores. Igualmente, desde su fundación la Gran Logia del Norte de Colombia viene reconociéndolos, más por fuerza de la tradición de las últimas tres décadas que motivados en un estudio meticuloso y serio. Pero también hay algo que nos llama poderosamente la atención, mientras estos Orientes trabajan con veinticinco “landmarks”, La Gran Logia de Inglaterra sólo lo hace con siete.

A toda esta reflexión surgen unos interrogantes: ¿cuáles son entonces los verdaderos “Landmarks”? y ¿cuáles son los patrones de referencia que debemos emplear para identificarlos? A buen seguro que no pueden ser únicamente los de Mackey, los cuales presumimos que muchos de ellos ya cumplieron su papel en su momento histórico, diríamos en la Masonería teísta de la edad media, incluso, de pronto en la deísta de la edad moderna, pero en una Masonería laica de la era postmoderna, pensamos que no tienen cabida alguna por su sectarismo y discriminación. Consideramos que esta decisión deberá tomarse a luz de todos los antecedentes disponibles, en función de la clase de Masonería que queremos y cuál el perfil prospectivo de la misma que deseamos en un futuro. De lo que se deduce que no podemos identificarnos con un listado de “Landmarks” sin antes reflexionar sobre ellos en cuanto a cómo los vamos a adoptar, por qué los reconocemos, cuáles son sus fundamentos, fines y objetivos. O sea que hasta tanto no tengamos bien claro estos conceptos, no es recomendable precipitarnos en tomar una decisión que vaya en contraposición de la clase de Francmasonería que queremos en tiempos de postmodernidad.

Continuarà

 

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.