Pequeño hospital puede ser enviado a cualquier parte y ensamblarse en minutos

Pequeño edificio con una estructura de aluminio en bloques (USAID)
La cabina inteligente “Smart Pod” en el Hospital ELWA, en Monrovia, Liberia (USAID)

Un pequeño hospital llamado “Smart Pod” (Cabina inteligente, en inglés) está siendo desarrollado, para su rápido traslado para la próxima emergencia médica, dondequiera que vaya a ocurrir.

El hospital “Smart Pod” fue creado por el Centro de innovación mundial Baylor, una división del Colegio Universitario Baylor de Medicina que desarrolla tecnología médica de bajo costo para entornos de escasos recursos. Baylor desarrolló un prototipo gracias a una subvención del programa “Fighting Ebola Grand Challenge” (Gran desafío para combatir el ébola, en inglés), una iniciativa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para encontrar soluciones del sector privado a los principales desafíos observados durante la epidemia de ébola de 2014 en África Occidental.

“Lo principal que aprendimos del brote de ébola fue que, para que las innovaciones funcionen durante una crisis, necesitan funcionar cuando no se esté en una crisis”, dice Jennifer Fluder, asesora principal de innovación y asociaciones de USAID.

Uno de los grandes desafíos a los que se enfrentaron los equipos médicos en 2014 fue el rápido acceso a instalaciones adecuadas para brindar tratamiento a los pacientes de manera segura. El “Smart Pod” fue fabricado por la directora de salud mundial de Baylor, la doctora Sharmila Anandasabapathy, para ser un entorno limpio y estable para los médicos que trabajan en lugares remotos con un acceso poco fiable a la electricidad, el agua y otras necesidades médicas básicas.

“Estos son los mismos desafíos que pudimos observar en epidemias de ébola donde el ambiente era muy inhóspito”, dice Anandasabapathy.

Doctora de pie con los brazos cruzados (Lindsey Kingston Lampp, Baylor College of Medicine)
La doctora Sharmila Anandasabapathy frente a un prototipo de la cabina inteligente “Smart Pod”. (© Lindsey Kingston Lampp/Baylor College of Medicine)

La cabina está conformada por una cápsula de aluminio de 2,4 x 6 metros que cumple con las normas internacionales de embarque, por lo que es posible trasladarla por aire, tierra o mar.

Una vez que la cabina llegue a su destina, un equipo de cuatro personas la puede armar en menos de cinco minutos. Las paredes laterales de aluminio del contenedor se convierten en un sólido techo y piso conectados con paredes de lonas aislantes. Adentro se colocan camas, lavabos, letrinas y una estación médica para los trabajadores sanitarios. Funciona sin estar conectada a la red eléctrica, pero se puede conectar a cualquier fuente de electricidad y a tuberías de agua. La cabina puede ser equipada con diferentes equipos médicos en función de su uso previsto, pero el diseño estándar puede servir como una eficaz unidad de aislamiento para atender a pacientes con infecciones altamente contagiosas.

Los médicos Steven Yeh y Jessica Shantha, del Centro Oftalmológico Emory, en Atlanta, trabajaron en una cabina en el Hospital ELWA en Monrovia, Liberia, en septiembre de 2017. Ambos revisaron a los supervivientes del ébola en busca de restos del virus en su fluido óptico antes de operarlos de cataratas, un efecto secundario común de la enfermedad.

Yeh señala que la cabina “Smart Pod” fue de enorme ayuda desde un punto de vista organizacional y de seguridad. Previamente, su equipo tuvo que realizar el mismo procedimiento en Sierra Leona en un espacio cerrado improvisado con una lona colgada de un gancho. Las paredes ajustables de la cabina les permiten aislar a los pacientes de manera que los virus puedan ser contenidos de ser hallados en las revisiones. “El ‘Smart Pod’ es una maravilla. Permite contar con un entorno seguro”, expresa Shantha.

El prototipo de la cabina aun está en Liberia, y es usada como una unidad de aislamiento en el Hospital ELWA, utilizando un espacio vacío que se necesita para tratar a pacientes con fiebre de Lassa y otras enfermedades infecciosas comunes en África Occidental. Baylor también comentarios del hospital respecto a la manera de mejorar su funcionalidad.

Tanto Baylor como USAID quieren ampliar los usos de este diminuto hospital para algo más que enfermedades infecciosas y servicios de emergencia, que incluye desde ser usado como laboratorio o farmacia móvil hasta una clínica independiente.

“Puede usarse para ampliar las capacidades hospitalarias, y puede trasladarse a lugares que son focos de epidemia según sea necesario”, dice Anandasabapathy. “La cabina es un componente ideal para la agenda de seguridad mundial”.

https://share.america.gov/es/pequeno-hospital-puede-ser-enviado-cualquier-parte-y-ensamblarse-en-minutos/

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: