LA REPÚBLICA DE CUBA (PARTE I)

Por Lic. Cayetano Toledo Cabrera, 33º. Miembro de la Secciòn de Jurisprudencia de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masònicos de la Gran Logia de Cuba (La Habana)

Resultado de imagen para foto del 20 de mayo de 1902 en cuba
Imagen tomada de https://www.google.com/s

El martes 20 de mayo de 1902 nace un nuevo estado en el concierto de las naciones independientes con el nombre de  República de Cuba la cual es reconocida de inmediato por todas las naciones del mundo incluyendo a España, su antigua metrópoli.

Este acontecimiento de trascendencia extraordinaria para el pueblo cubano que ya cumple 116 años se materializó oficialmente a las doce en punto de ese día cuando simultáneamente fue izada la enseña nacional en el Palacio Presidencial, (1) en la Plaza de Armas y a menos de 500 metros de allí, del otro lado del canal de entrada de la bahía, en la fortaleza del Morro. (2)

Puntualizo que en estos lugares emblemáticos de la capital cubana a partir de ese día jamás ha dejado de tremolar el símbolo más querido de la patria: la bandera cubana.

En el Palacio Presidencial encabezaron la ceremonia de instauración de la República el mayor general Máximo Gómez Báez, “el Generalísimo”, Jefe del Ejército Libertador Cubano (3) y Don Tomás Estrada Palma, (4) primer presidente electo de la República de Cuba. En la Fortaleza del Morro izó la Bandera Nacional, en representación de los veteranos de la Guerra de Independencia, el mayor general Emilio Núñez (6) quien fue electo, por el sufragio popular, Gobernador de la Habana.

Con este sublime acto quedaba proclamada y constituida la República de Cuba.

Como nota curiosa pero de inestimable simbolismo por el valor sentimental que representa para el pueblo cubano diremos que en la Plaza de Armas se encontraba un joven capitán del Ejército Nacional ya creado en esa fecha, quien dirigía una compañía de soldados que apoyaba la trascendental ceremonia que allí se desarrollaba. Ese joven capitán era José Francisco Martí y Zayas Bazán, (7) hijo de nuestro Apóstol José Martí y bautizado poéticamente por éste como “El Ismaelillo”.

Cuéntese que al ver ondear la Bandera Cubana en lo alto del Morro, el generalísimo Máximo Gómez Báez se abrazó a Don Tomás Estrada Palma, ambos con los ojos cuajados de lágrimas, exclamó: “al fin hemos llegado”.

En esa misma ceremonia tomó posesión de su cargo como primer magistrado de la nación Don Tomás Estrada Palma y a su vez quedaban constituidos todos los cuerpos oficiales del naciente Estado y comenzó a regir la Constitución de la República de Cuba que había sido redactada en 1901 (8) por una Asamblea Constituyente elegida en voto secreto, universal y directo por todos los ciudadanos del país con derecho al voto. Esta Asamblea Constituyente fue integrada por los patriotas sobrevivientes de la gesta libertadora así como ciudadanos ilustres que fueron elegidos. Entre los legisladores se encontraban más de diez generales de la Guerra de Independencia y otros altos oficiales mambises. La inmensa mayoría de los constitucionalistas electos eran activos independentistas.

El entusiasmo del pueblo cubano en aquella tarde memorable era apoteósico y desbordante, baste decir que la enorme multitud que incluía casi literalmente a todo el pueblo de La Habana que se había congregado en toda la extensión de la explanada de La Punta, la Plaza de Armas y lugares aledaños para celebrar tan magno acontecimiento. Cuentan las crónicas que cuando la Bandera cubana apareció sobre el Morro el pueblo prorrumpió en un solo grito:

¡VIVA CUBA LIBRE!

Era el homenaje espontáneo y popular que brindaba el heroico pueblo cubano a todos los que hicieron posible la instauración de la República, especialmente a los que habían ofrendado sus preciosas vidas para que la nación cubana se insertara en el concierto de las naciones libres e independientes del mundo.

La República inaugurada el 20 de mayo de 1902, además de acontecimiento irrepetible y trascendental en la historia de la nación cubana, fue el inicio del interminable camino de perfeccionamiento de la vida nacional que como todo lo que nace tendría que pasar el inexorable proceso de desarrollo hasta alcanzar la madurez necesaria hasta lograr la estabilidad que necesitan los pueblos para lograr su bienestar.

Es ineludible mencionar que en nuestra iniciación republicana hubo un acontecimiento que palideció el gran esfuerzo logrado por el pueblo cubano que guiados por los padres fundadores de la Nación lograron al fin instaurar la República de Cuba.

Ese acontecimiento negativo fue el apéndice insertado a la Constitución de la República conocida como la Enmienda Platt (9) que no debió existir porque fue nociva e innecesaria, que además de imposición de la nación que nos ayudó a derrotar a las fuerzas coloniales, hirió profundamente los sentimientos patrióticos del pueblo, pero es obligado decir también que esa mancha en el sol de la República fue derogada y eliminada el 29 de mayo de 1934 por el gobierno cubano y aceptado sin conflictos por los Estados Unidos, utilizando los mismos mecanismos creados para el funcionamiento de la República.

Es mi criterio en este particular que seguir utilizando la nociva sombra de la Enmienda Platt es un pretexto sectario para anular el surgimiento y la propia existencia de la República de Cuba nacida en 1902 con el interés marcado de borrar esta fecha de la historia de Cuba.

También es justo y obligado decir algo que nunca se menciona; que la invocación de la Enmienda Platt solo se aplicó una solo vez para darle solución a la crisis política desencadenada en agosto de 1906 entre el gobierno y las fuerzas opositoras en contra de la reelección del presidente Estrada Palma cuando estas fuerzas opositoras amenazaban con tomar la Capital de la República lo cual hubiera provocado un baño de sangre.

La intervención de las fuerzas norteamericanas se hizo a petición de ambos contendientes es decir tanto del gobierno como de la oposición donde cada una argumentaba tener la razón en el diferendo.

Estos acontecimientos provocaron la caída del gobierno de Don Tomás Estrada Palma que renunció a la presidencia alegando que los Estados unidos se habían puesto del lado de la oposición.

NOTAS

1. El Palacio Presidencial de Cuba se estableció en el antiguo Palacio de los Capitanes Generales españoles, edificación que preside la Plaza de Armas. Funcionó como tal desde 20 de mayo de 1902 hasta 1916 que se construyó el Palacio Presidencial frente al canal de entrada de la bahía de la Habana.

2. Fortaleza del Morro.– Nombre oficial Catillo de los Tres Reyes, fue construido sobre el morro de entrada a la Bahía de La Habana de ahí el nombre popular que se le ha dado desde su construcción que data de finales del siglo XVI. Es la fortaleza más emblemática de la Habana que recibe a todos los que por mar visitan la capital de la República.

3. Máximo Gómez Báez.– Nacido en Santo Domingo, actual República Dominicana, llegó a Cuba pocos años antes del inicio de la guerra iniciada en 1868 como comandante de tropas dominicanas del ejército español. Había renunciado a su puesto en el ejército cuando se sumó al ejército libertador cubano como sargento. En poco tiempo fue ganando grados que hasta que es ascendido a Mayor General. Con la Paz del Zanjón regresa a su país y continúa conspirando por la independencia de Cuba. En 1895 es elegido General en Jefe del Ejército Libertador y regresa Cuba con José Martí para hacerse cargo de la jefatura de la guerra. Lograda la independencia no aceptó optar por la presidencia de Cuba, cargo para el cual hubiera sido electo mayoritariamente. Rodeado por la veneración del pueblo que había contribuido a liberar murió en La Habana en 1905. Fuente: Historia de Cuba de Fernando Portuondo.

4. Tomás Estrada Palma.– Nace el 9 de julio de 1832 en Bayamo, se incorpora a la Revolución de Independencia desde los primeros días de iniciada en 1868. Ocupó diversos cargos hasta que es elegido Representante a la Cámara de la República en Armas. En 1877 es elegido Presidente de la República en Armas, hasta que cae prisionero de los españoles y enviado a España donde permanece en prisión hasta la firma del Pacto del Zanjón que es indultado. Viaja por varios países estableciéndose en Honduras donde el presidente de ese país le da la tarea de organizar las comunicaciones, siendo el primer director de comunicaciones de Honduras. Por razones políticas tiene que abandonar Honduras y se establece en Nueva York donde abre una escuela de nivel medio. Se convierte en un estrecho colaborador de José Martí en al fundación del Partido Revolucionario Cubano. A la muerte del Apóstol, Estrada Palma es elegido como Delegado (Presidente) del Partido Revolucionario Cubano actividad en que desarrolla un encomiable trabajo recaudando dinero y enviando expediciones armadas a Cuba. Expulsados los españoles de Cuba es elegido primer Presidente de la República. Muere el 4 de noviembre de 1908.

5. Emilio Núñez, participante de las tres guerras de independencia cubana, Fue ascendido a Mayor General del Ejército Libertador, es nombrado por Estrada Palma como jefe del Departamento de Expediciones de la Delegación del Partido Revolucionario Cubano enviando y trayendo personalmente expediciones importantes a la guerra. Terminada la guerra es elegido por el pueblo como Gobernador de La Habana y posteriormente como Vicepresidente de la República en el gobierno de Mario García-Menocal.

6. José Francisco Martí y Zayas Bazán.– Nació en la Habana el 22 de noviembre de 1878, hijo ´´único del Apóstol de la independencia cubana, estudio en la Habana, en los Estados Unidos y Europa, dominando perfectamente el inglés y francés. Con 17 años se incorpora a la guerra de independencia a las órdenes del mayor general Calixto García, participa en el combate y toma de Victoria de Las Tunas donde es ascendido a capitán. Ingresó en el Ejército Nacional y después de recibir diversos cursos es nombrado primer jefe de la Artillería de Costa. Estudió en las escuelas militares de Estados Unidos. Ejerció diversos cargos en el ejército hasta ser ascendido al grado de General de Brigada. Fue Jefe del Estado Mayor del Ejército. Su precaria salud lo obligan a licenciarse del ejército. Muere el 22 de octubre de 1945. Sus restos descansan en el panteón familiar en el Cementerio de Colón. Fuente: Libro de Oro Hispano-Americano- Cuba.

7. Constitución de 1901.– El 25 de mayo de 1900 se convoca a una Asamblea Constituyente para redactar la Constitución de la República de Cuba. Fueron electos tres delegados por Pinar del Río, ocho por la Habana, cuatro por Matanzas, 7 por Santa Clara, dos por Puerto Príncipe y siete por Santiago de Cuba. Se iniciaron los trabajos el 5 de noviembre de 1900 y concluyeron el 11 de febrero de 1901.Los aspectos más sobresalientes plasmados en la Constitución fueron: establecer la República de Cuba,  igualdad de todos los cubanos ante la Ley, no podrá aplicarse la pena de muerte por delitos políticos. Garantizar la libertad de expresión y de prensa. Libertad religiosa. Iglesia separada del Estado. Derecho de reunión pacífica, así como el derecho de asociación. Entrar y salir libremente del territorio nacional. Mudar libremente de residencia en el país. Enseñanza primaria obligatoria y gratuita a cargo del Estado. Nadie podrá ser privado de su propiedad sino por causa justificada de utilidad pública. No podrá imponerse en ningún caso la pena de confiscación de bienes. La Constitución de 1901 está considerada como una de las más avanzadas de su época.

Anuncios