LA REPÚBLICA DE CUBA (PARTE II)

Por Lic. Cayetano Toledo Cabrera, 33º. Miembro de la Secciòn de Jurisprudencia de la Academis Cubana de Altos Estudios Masònicos de la Gran Logia de Cuba (La Habana)

Resultado de imagen para foto del 20 de mayo de 1902 en cuba
Imagen de https://www.google.com/

También es necesario decir que a tenor de la aplicación de la Enmienda Platt y por consiguiente la intervención norteamericana en 1906 cesaron de inmediato los enfrentamientos violentos entre el Gobierno y la Oposición deteniendo a su vez los hechos de sangre que se estaban produciendo lo cual demuestra la aceptación mayoritaria de dicha intervención por parte de los oponentes en aquel conflicto.

La paz retornó de inmediato al país.

Otro elemento que es necesario resaltar es que en el transcurso de los dos años y cuatro meses que duró la intervención norteamericana (29-9-1906 hasta 28-1-1909) nunca se produjo ningún hecho violento entre las fuerzas cubanas y las fuerzas norteamericanas  restaurándose la República en un ambiente de paz y armonía que permitió realizar elecciones generales directas del pueblo para elegir al nuevo presidente y a todas las autoridades elegibles, dándosele continuidad a la vida institucional de la República de Cuba. Dicho sea de paso que el presidente que resultó vencedor en las elecciones convocadas por los interventores norteamericanos fue el candidato de la oposición, el general José Miguel Gómez. (1909-1913).

Debemos destacar también algo que considero muy importante que no se menciona o se dice lo contrario por los medios de divulgación, y es, que durante la intervención norteamericana  nunca dejó de ondear la bandera cubana ni en el Morro ni en ninguno de los edificios públicos ni instalaciones militares cubanas tanto del ejército, de la marina como de la policía y que dichos cuerpos armados continuaron su función de mantenimiento del orden y la seguridad pública, bajo el mando de oficiales cubanos.

También el aparato del Estado se mantuvo activo, dirigido por funcionarios cubanos.

Así mismo la Constitución de 1901 continuó su vigencia y aplicación para todo el desarrollo y funcionamiento de la vida institucional.

Como se ha descrito y lo corroboran los datos históricos, nuestra República no es de fútil elogio pero tampoco de menosprecio y mucho menos dejar de reconocer ese acontecimiento trascendente que significó un punto de partida para que los cubanos comenzaran a perfeccionar la compleja obra de la Nación.

Nuestra historia republicana no es ni mejor ni peor que otras y aunque las comparaciones casi siempre conducen a errores, al realizar este análisis sobre el surgimiento de la República de Cuba me veo obligado a decir que la inmensa mayoría de las republicas hispanoamericanas que nos llevaban casi un siglo de vida independiente, no dejaron de padecer hasta hace muy poco de los males del caudillismo, las tiranías y las guerras civiles fratricidas.

La realidad de nuestro transitar republicano no nos debe conducir a la apología inútil e innecesaria pero tampoco podemos dejar de reconocer que el 20 de mayo de 1902 fue el día que se estableció la República de Cuba, el día que se fundó nuestro Estado Nacional con su himno creado por el VH Pedro “Perucho” Figueredo, la bandera nacional creada por el VH Narciso López y que por primera vez tuvimos elecciones libres, secretas y directas donde el pueblo voto directamente para elegir al presidente de la República y a todos los cargos de elección y que por primera vez la patria cubana fue reconocida por todas las naciones independientes del mundo.

Recordemos que la crisis política que tuvo su desenlace en 1933 con la caída de la dictadura de Gerardo Machado tuvo una solución interna sin necesidad de recurrir a la Enmienda Platt, y aún más hay que decir, que de esta crisis política, la nación cubana salió más fuerte lo que conllevó a que un año después o sea en 1934, como ya habíamos citado, el gobierno del presidente Ramón Grau San Martín derogó la Enmienda Platt.

Otro ejemplo contundente de la fortaleza nacional e internacional que iba adquiriendo la nación cubana lo es, que en 1945 la República de Cuba se convierte en una de las naciones fundadoras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuya Asamblea General aprobó el 10 de diciembre de 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos donde la República de Cuba se convierte en autora signataria de ese trascendental documento de vigencia imperecedera.

No podemos cerrar este recuento sin mencionar los grandes avances de Cuba entre 1902 y 1958, en primerísimo lugar cabe señalar las Constituciones de la República de 1901 y de 1940 que clasifican como las más avanzadas de su época prescribiendo derechos inalienables del pueblo cubano como muy pocos en el mundo de entonces, así también, y como consecuencia directa de la institucionalidad plasmada en esos cuerpos legales está el fortalecimiento de la autoridad internacional como anteriormente habíamos citado, los incuestionables éxitos económicos que situaron a nuestro país entre las tres economías más sólidas de Hispanoamérica, dejando por detrás a la antigua metrópoli por lo cual acogimos a miles de emigrantes españoles que venían a Cuba en busca de mejoras económicas, También fue motivo de orgullo la altísima profesionalidad alcanzado por la prensa, la radio, la televisión así como el notable desarrollo de la educación, la medicina, las construcciones, el deporte y la cultura.

El 20 de mayo de 1902 es una fecha que nos invita a la reflexión y al análisis, siempre con júbilo y optimismo y lejos de ignorar y proscribir ese acontecimiento histórico, que jamás podrá ser sustituido por otro, debemos enfrentar nuestras realidades pasadas y presentes, las positivas y las negativas siguiendo el camino que nos legaran nuestros próceres independentista y todos los que de una forma u otra han puesto su impronta creadora y patriótica a lo largo de estos 116 años.

No fue una casualidad que la Gran Logia de Cuba de Antiguos Libres y Aceptados Masones en su Sesión de la Alta Cámara (Parlamento Masónico) declarara el año 2002 como:

     “Año del Centenario de la República de Cuba”

Tampoco fue un hecho fortuito que la Alta Cámara Masónica en 1906 eligiera como su Gran Maestro al Ilustre Hermano Fernando Figueredo Socarrás, 33º, ejemplo de patriota y masón, que supo guiar de manera firme e inteligente, con resultados positivos, los destinos de la masonería en las nuevas condiciones que se daban en medio de la crisis institucional del país en 1906-1907.

Otros logros materializados por la masonería cubana en ese medio siglo de vida republicana fue la imponente construcción del edificio de la Gran Logia de Cuba, el edificio conocido como la Catedral Escocesa en unión con la Benemérita Logia Washington, el Asilo Nacional Masónico Llansó así como un centenar de logias masónicas a lo largo de todo el país.

En cada celebración del aniversario de la fundación de la República de Cuba nos debe de guiar el pensamiento del hombre de la rosa blanca; del Maestro, del Apóstol, el Benemérito Miembro de la Orden Masónica de Cuba; José Julián Martí y Pérez:

   “La República ha de ser con todos y para el bien de todos”

“Se ha de hacer despacio lo que ha de durar mucho. En pueblos, solo edifican los que perdonan y aman. Se ha de amar al adversario mismo a quien se está derribando en tierra. Los odiadores debieran ser declarados traidores a la República. El odio no construye”.

                                                             La Habana, 11 de mayo de 2018

NOTAS.

8. La Enmienda Platt.- Apéndice impuesto a la Constitución de 1901 que le daba prerrogativas a los Estados Unidos para establecer en Cuba bases navales que en definitiva solo quedó la conocida como Base Naval de Guantánamo y le autorizaba a intervenir militarmente si la independencia de Cuba peligraba. Para ampliar al respecto ver el libro La Primera República del autor de este artículo.

 

 

 

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferenciassta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s