20 de Mayo 2018: El chavismo ante su futuro

Jorge Hernández Fonseca

16 de Mayo de 2018

Nadie duda que las elecciones convocadas el próximo domingo 20 de Mayo en Venezuela son absolutamente fraudulentas. Sin embargo, de la dirección del fraude con los resultados de las elecciones dependerá el futuro del chavismo. Efectivamente, hay dos grandes posibilidades: primero, que el fraude mantenga a Maduro en la presidencia del país, opción con grandes posibilidades; y segundo, que la decisión sea darle la presidencia a Henry Falcón. En cualquier caso, y a pesar de ser fraudulenta, de esta la decisión dependerá el futuro del chavismo.

Pudiera haber cierto sentido de responsabilidad con la ideología chavista y aprovechar esta elección, sea cual fuere el resultado real, de decirle a Maduro que “perdió las elecciones” y que tiene que entregar el poder. Esto desde luego, sería a través de una conspiración en la que tiene que estar comprometida la jefatura del ejército. En este caso, el chavismo pudiera ganar cierto “segundo aire” previamente pactado con Falcón, que establecería “un gobierno de unidad nacional”, el cual posibilitaría la reestructuración del chavismo, al tiempo que daría tiempo a los altos oficiales del ejército acusados de narcotráfico, para procurar un futuro mejor que la cárcel.

Si el fraude electoral, como todo indica, apunta a sembrar a Maduro como “presidente electo”, toda la cúpula chavista se suicidaría, en función de que el régimen actual carece de futuro en el país y de que existe un consenso internacional contra el gobierno actual. En realidad, la situación económica de subsistencia actual es insostenible y hay una inminencia de quiebra de PDVSA a corto plazo, arrastrando con ello los remanentes del frágil e incompetente gobierno.

Así las cosas, si hay un mínimo de cordura en las filas chavistas, la mejor solución es aprovechar el fraude venidero, para que las fuerzas armadas tiren a Maduro de escenario nacional futuro, con lo cual podrían negociar con Latinoamérica e incluso con los Estados Unidos. Insistir en eternizar a Maduro en la presidencia es la muerte casi inmediata del chavismo en Venezuela. De otra forma, nombrando a Falcón, le quedaría cierto compás de espera, que adecuadamente negociado, pudiera salvar a una buena parte de los que, de otra manera, serían arrastrados al lodo del desastre que se avecina más temprano que tarde.

 

El único asidero de Maduro en el poder actualmente es el poder de la contrainteligencia cubana, cuyos agentes en Venezuela siempre estarían a salvo, porque de una manera u otra, podrían viajar de regreso a la isla, dejando atrás el caos en el país sudamericano. Chavistas con dos dedos de frente, aprovecharían, sin derramamientos de sangre, para tratar de establecer un gobierno de unidad con Falcón, ganado un tiempo preciso para “ponerse a buen recaudo”, como única manera de salvar algunos de los que, de otra manera, serían barridos.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.