09/25/2020

La asiduidad a los trabajos masónicos es indispensable.

Anuncios
 Posted: 20 May 2018 05:00 AM PDT
Nadie puede considerarse «masón», en sentido estricto, si no asiste con regularidad a las reuniones. Y es que, para nosotros, el Templo es donde se puede construir y alcanzar una ética personal. Los materiales de construcción que utilizamos son el silencio, la escucha atenta, la reflexión y la participación en los trabajos. Todo ser humano,  cualquiera que sea su origen y su nivel de formación, es capaz de llevar a cabo este viaje de búsqueda y reflexión. Correlativamente, la institución Francmasónica tiene como finalidad principal la de constituirse en guía de quienes buscan y anhelan este perfeccionamiento, para lo cual va desgranando una a una sus sabias enseñanzas, en dosis graduadas y de acuerdo con el adelanto de cada uno de sus miembros.
A través del estudio razonado y crítico de la filosofía moral se obtiene un mejor conocimiento de la virtud y del modo de practicarla. Sin embargo, la Masonería es algo más que una escuela, su filosofía educativa es totalmente distinta a la de cualquiera, puesto que en vez de exigir el aprendizaje de tales o cuales postulados y principios, estimula la exposición libre, la discusión ilustrada y el desarrollo de la imaginación creadora y del pensamiento original, como medio para conseguir que cada quien llegue, por su estudio independiente y su meditación profunda, a sus propias conclusiones lógicas y a la afirmación de sus convicciones.
Por tanto, usa ampliamente del símbolo y la alegoría; pero no ofrece de ellos ninguna explicación fija y dogmática, sino que deja en libertad al iniciado para que ejercite sus propias facultades deductivas e inductivas para descifrarlos y aprender -por sí mismo- las provechosas lecciones que encierran.
En suma, la Masonería es más que un club filosófico o una escuela de moral. Es una libre asociación de hombres de todas condiciones económicas, y de todos los grados de cultura, a quienes los une el deseo de alcanzar un desarrollo y una evolución más alta en su personalidad interna, un dominio más perfecto de sí mismos, una afirmación de sus convicciones, una agudización más sutil de sus facultades intelectuales y un acendrado espíritu de abnegado servicio hacia sus semejantes. Dentro de la Masonería encuentran éstos hombres un ambiente de libertad, de respeto mutuo, orden, seriedad, estudio y fraternidad.
Fuente; ORDEN Y LIBERTAD <noreply+feedproxy@google.com>