El gobierno cubano retira mi sanción de conciencia

Lynn Cruz

HAVANA TIMES – El viernes 18 de mayo en la Agencia Actuar, me informaron las últimas decisiones del Órgano de Justicia Laboral OJL frente a la demanda que realicé porque esta entidad, en particular su director Jorge Luis Frías Armenteros, violó mi contrato de representación artística por mis manifestaciones en Internet contra los dirigentes del gobierno y del Partido.

Esta columna, donde realizo periodismo de opinión generalmente sobre temas sociales y culturales, al parecer motivó mi sanción.

Frías no solo cometió una violación al no notificarme con 30 días de antelación, la voluntad de no continuar representándome, sino que impidió que yo trabajara en un taller en la EICTV,  perteneciendo legalmente aun a Actuar.

Luego de varias llamadas del Jefe del Órgano Iván Rodríguez, acudí a la cita: “Falló a tu favor”, me decían los miembros del OJL. Preparada para lo peor, no alcanzaba a entender. Mis sentidos estaban embotados frente a la noticia y además por el hecho de que todos (como suele pasar en Cuba), me hablaban al mismo tiempo.

Tuvieron que explicarme más de una vez, que el castigo había terminado. He sido reprimida, repudiada, por una violación que no cometí y por la cual desde finales de marzo, estoy demandando no solo a Actuar sino a la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV).

Luego de las presiones realizadas a través de la prensa independiente y las redes sociales, el gobierno decidió que el OJL, acordara declarar con lugar mi reclamación, y considerar que se cometió una violación de la Resolución 44 del 16 de Junio de 2014, dentro del reglamento para el sistema de trabajo en la rama artística.

En ninguno de los 4 incisos del Capítulo 3, Artículo 17.1, se demuestra que existan credos o ideologías pre establecidas para los actores.

De manera encubierta se evidencia que, amparada en los artículos 8 inciso d y 24 de la Ley No 83 de 1997, existe además un delito cometido por Frías contra mi persona: Imposición Indebida de una Medida Disciplinaria, previsto y sancionado en el artículo 297.1 y 2 del Código Penal.

Aun así Frías continúa en su puesto.  A cambio, mi sanción de conciencia ha sido retirada, puedo seguir criticando al gobierno. De esta forma, con un final feliz, el régimen reconoce públicamente, frente a los trabajadores de Actuar que ni Frías cometió un delito, ni yo tampoco.

Y en caso de ser juzgados, lo dos seríamos prisioneros de conciencia, él por haber obedecido ciegamente a una ideología, yo por haber hecho lo contrario. Este acontecimiento insólito y sin precedentes demuestra que en Cuba hoy, estar en cualquiera de los dos extremos, resulta peligroso, lo cual es muy saludable para los que luchan por sus derechos.

Por supuesto, mientras el OJL me daba la razón, al mismo tiempo me informaban que eso sería hasta que surgiera otro “hecho”, “elemento”, “no sé”. Esas palabras significan gobierno, por tanto esta es solo una victoria momentánea, imagino que están tratando de que pase el tiempo, se olvide el escándalo, para volverme a expulsar.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.