La hipoteca de Montero e Iglesias incomoda a los movimientos por la vivienda digna

Algunos expertos en política de vivienda y movimientos sociales muestran su desacuerdo con el mensaje de que la opción adecuada es la compra: “El problema es que el endeudamiento sea la única posibilidad para establecer proyectos de futuro y de familia”

Otros circunscriben al ámbito privado esta noticia y la desligan del debate sobre la vivienda digna: “Objetivamente es una pareja que se busca la vida para adquirir una vivienda en el mercado libre”

Fuentes de Podemos recalcan: “A los políticos se les debe juzgar por cómo gestionan el dinero público, no el privado”

La noticia de que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz del grupo parlamentario, y pareja del primero, Irene Montero, han adquirido un chalet por más de 600.000 euros (con una hipoteca de 540.000) pertenece a la esfera de su vida personal. Pero como representantes de una fuerza política que ha querido hacer bandera de la transparencia y del ejemplo, este acto privado ha entrado en la conversación pública y también en los debates de las organizaciones por una vivienda digna.

La operación ha generado una evidente incomodidad en este movimiento, y no ha habido pronunciamientos oficiales al respecto. Varios portavoces y expertos habituales han preferido guardar silencio, algunos por no dar munición a quienes consideran sus contrincantes en la lucha contra la especulación inmobiliaria y otros porque creen que la polémica está inflada artificialmente. Quienes han querido expresar públicamente su opinión, lo han hecho a título individual. Habitualmente representan al Sindicato de Inquilinas (Javier Gil) y al Sindicat de Llocaters (Jaime Palomera).

El debate se ha generado en un momento en el que se están produciendo problemas de acceso a la vivienda, con alquileres desbocados en ciudades como Madrid a Barcelona, y con subidas de precios de compra generalizadas también. Esta misma semana el Colegio de Registradores ha advertido de que los precios se han disparado un 9,4% en el primer trimestre y de que “no resulta sostenible el mantenimiento de crecimientos de precios como los que se vienen alcanzando”. Con el coste del dinero en mínimos (el euribor ha vuelto a cerrar en negativo en abril), no son pocos los que se deciden a comprar (o a intentarlo) para evitar unas rentas de alquiler inasumibles en muchos casos. En este contexto, la firma de nuevas hipotecas para la compra de una vivienda alcanzó los 27.945 contratos en febrero, lo que supone un alza del 13,8% en tasa interanual.

La aproximación política al problema de la Vivienda de Unidos Podemos está muy centrada en la necesidad de fomentar un parque de vivienda social para alquilar y en que incluso comunidades y ayuntamientos puedan limitar los precios en casos de emergencia social, como se refleja en una de las proposiciones de ley presentadas sobre la materia.

Aunque reconoce este papel de la formación a la hora de llevar al debate parlamentario buena parte de las medidas defendidas por los sindicatos de inquilinos, el antropólogo y experto en vivienda Jaime Palomera se muestra crítico, sobre todo, con el mensaje que se puede estar dando ahora de que pagar un alquiler es tirar el dinero.

https://www.eldiario.es/economia/Montero-Iglesias-recrudece-hipoteca-alquiler_0_772722961.html

MÁS INFO
Anuncios