Nuevo Palacio de Gobierno de Bolivia, otra muestra de la hipocresía socialista

Solo la suite presidencial tendrá un metraje equivalente a 17 viviendas sociales y contará con numerosos lujos como: gimnasio, saunas, sala de masajes y hasta jacuzzi.

 
“Me parece que es demasiado lujo porque en nuestra Patria faltan hospitales, educación y hay tantas necesidades. Hacer ese edificio solo para ostentación, no me parece bien”: cardenal de Bolivia, Toribio Ticona. (Fotomontaje PanAm Post)

El próximo 21 de junio quedará en evidencia una vez más la hipocresía que devela el sistema socialista con la inauguración del nuevo Palacio Presidencial que mandó a construir el presidente boliviano Evo Morales, por un costo que supera los USD $40 millones y que por supuesto tiene todo tipo de lujos.

El nuevo Palacio tiene nada más y nada menos que 29 pisos (26 plantas más tres subsótanos) para salas de reuniones, anfiteatro, área del Ministerio de la Presidencia, espacio para las reuniones del gabinete, despacho del primer mandatario y una planta (el piso 24) que está enteramente reservada para el jefe de Estado.

Solo la suite presidencial mide 1.068 metros cuadrados, lo que equivale a 17 viviendas sociales. El espacio contará con sala de estar, comedor, baño de visitas, una cocina, varios dormitorios, sala de lectura y de oficina. Pero esto no es todo. Tan solo para acceder a la suite se construyeron siete ascensores, de los cuales uno será de uso exclusivo presidencial, esto, además de contar con sala de masajes, gimnasio, dos saunas y hasta jacuzzi.

El mismo presidente que predica igualdad política, social y económica para todas las personas y asegura representar a la clase obrera y a los sectores populares, contará con un dormitorio de 61 metros cuadrados, el mismo metraje de toda una vivienda de las que entrega el Gobierno.

A pesar de las grandes carencias de la población, los altos niveles de pobreza y el escaso presupuesto de salud, el mandatario destinó casi USD $5 millones solo en el equipamiento del edificio entre lámparas, alfombras, cámaras, sistemas de seguridad, etc.

A pesar de que Movimiento al Socialismo (MAS) trate de justificar la edificación diciendo que Evo Morales “se lo merece“, la verdad es que la construcción no brinda ningún beneficio a la sociedad boliviana.

“El edificio es un monumento al derroche, un gasto de dinero de recursos del Estado (…), ese recurso se debería invertir en salud, en el Hospital de Clínicas que es concurrido por personas que no tienen acceso a un seguro. Ese centro cada vez colapsa y ni siquiera hay medicamentos”, manifestó la diputada opositora María Calcina.

Son muchas las personas que ahora piden que el mandatario deje de despilfarrar el dinero de los bolivianos y que se le de otra utilidad al edificio.

Carmen E. Gonzales L@CarmenEGonzale2

El nuevo palacio, que además desentona con el estilo arquitectónico de la zona, es muestra irrefutable de los caprichos y excesos del autócrata Evo Morales, y del falso socialismo que busca imponer, donde los únicos favorecidos son los que se encuentran en los altos cargos gubernamentales.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.