LOS ETERNOS PERDEDORES

Gustavo Pardo Valdés 33

Resultado de imagen para foto y simbolo de la incompetencia
Imagen de https://www.google.com/

En todas las épocas y sociedad se ha constatado la existencia de seres carentes del liderazgo necesario para dirigir comunidades o asociaciones, no obstante, se obsesionan por ocupar rangos y posiciones de preeminencia en dichos ámbitos, trayendo con ello todo género de controversias e inconvenientes a los mismos.

Por lo general, estos seres son personas frustradas por no haber podido alcanzar el reconocimiento social del cual se creen merecedores. Este hecho genera en esos individuos un profundo estado de inseguridad y frustración, el cual pretenden remediar:

  1. Para obtener alguna cuota de poder son capaces de aparentar actitudes desde la más delicada amabilidad y colaboración incondicional hasta la sumisión extrema.
  2. Una vez alcanzado algún rango o posición de dirección, entonces muestran su verdadero rostro, adaptando actitudes de prepotencia, despotismo y hasta de agresividad durante el desempeño del cargo o encomienda.

A los líderes incompetentes se les reconoce por su falta de imaginación e incapacidad para la organización de proyectos viables y efectivos para el crecimiento y estabilidad de la asociación; así como por su constante insistencia en el reconocimiento de su autoridad.

Por lo general, ante la más mínima contradicción a sus deseos, esas personas acuden a los excesos y a la más grosera intemperancia en el uso de improperios inadecuados a su posición.

Es de notar que esos líderes fracasados, manifiestan un temor enfermizo a la competencia, pretendiendo hace ostentación de sus “conocimientos”, cometido en la cual incurren en constantes errores que no hacen más que demeritarlos ante los otros miembros de la sociedad.

Esos infelices (porque realmente lo son) experimentan el rechazo del colectivo que dirigen o dirigieron; manifestándose dicho rechazo en sus continuos y reiterados fracasos al aspirar nuevamente a ocupar ellos mismos algún cargo o al apoyar a otros en el mismo sentido.

Además, no tienen éxitos con la aprobación de las propuestas e iniciativas  que pongan a la consideración del colectivo; en primer término, por su falta de liderazgo, aunque también influye que las mismas son pesimamente presentadas, fundamentadas y contrarias a los ideales y propósitos de la Institución.

Pero esas personas son incapaces de reconocer su propia incapacidad, achacando sus continuaos fracasos a los demás. ¡Qué pena!

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.