09/23/2020

LA CRITICA

Anuncios

Emisor, receptor, mensaje, lenguaje no verbal y comunicación virtual

En toda crítica, como en cualquier comunicación, hay tres componentes principales, el emisior (la personas que crítica), el receptor (la persona criticada) y el contenido del mensaje. 
El mensaje tiene dos componentes:
  • El componente digital, o sea el contenido en si mismo, las palabras, el texto; y
  • El contenido analógico, es decir el lenguaje no verbal, el contenido relacional que le da contexto y le aporta emoción, y quepuede transmitir más información que el digital a través de tono de voz, los cambios de ritmo, los gestos, expresión facial…Este último componente es el más antiguo mecanismo de comunicación utilizado por los seres humanos a nivel filogenético (muecas, gestos, tono de gruñidos, gritos….), y por tanto nuestro cerebro capta esta información de forma inconsciente. Sin él no puede dar un significado exacto del contenido.
Una crítica puede ser inadecuada bien sea por lo que se dice (contenido implícito), cómo se hace (leguaje no verbal, forma de expresarse, gestos) o por cómo se recibe ( una crítica puede estar muy bien hecha pero si el receptor no es capaz de soportar una crítica o la interpreta con el filtro de sus prejuicios y la malinterpreta, seguirá siendo inefectiva o perjudicial) Algunas personas tienen que aprender a hacer criticas mientras que otras han de aprender a recibirlas.

La expresión facial nos aporta una gran cantidad de información en la comunicación. Fuente

En la vida contemporánea de las telecomunicaciones e internet, nos encontramos cada vez con más frecuencia con que tenemos que relacionarnos, transmitir información y hacer críticas en entornos virtuales, donde perdemos la fuente de la que sacamos la mayor parte de la información de un mensaje, el componente analógico del mensaje o el lenguaje no verbal (gestos, postura, tono de voz….) ya sea mails, redes sociales o en Whatsapp® , estos mensajes son los más peligrosos, más fácilmente malinterpretables y que además quedan escritas para siempre. En los últimos años hemos llenado de críticas Facebook®, Twitter®, Instagram®, correos electrónicos, webs de foros o grupos de Whatsapp®, a veces con consecuencias desastrosas.