Militares llenan las mazmorras de la Dgcim

En 2009 había un militar preso. Según la Coalición por los DD.HH y la Democracia son 77 los detenidos. Muchos son de la promoción de 1999

Militares llenan las mazmorras de la Dgcim

El pasado fin de semana 26 y 27 de mayo, ocurrieron las aprehensiones de los militares de mayor rango en Venezuela después de Raúl Isaías Baduel y Miguel Rodríguez Torres. Se trata del General de División Guardia Nacional Pedro Naranjo Suárez y el General de Brigada Guardia Nacional, Nelson Morales Guitian. También fueron detenidos el Mayor Abraham Suárez Ramos, Mayor May Isaías Lenin, Mayor Falcón Suárez, Teniente Enrique Márquez, Sargento de Segunda Blanco Rondón, Sargento de Primera Peña Quintana, Sargento de Segunda Ojeda Alonso y un civil de nombre Carlos Andrés Mora, a quienes les imputaron Traición a la patria, contra el decoro militar, instigación a la rebelión y motín.

Todo comenzó con un proceso penal contra militares de la Fuerza Aérea de Venezuela (aviación) por el que llevaron a juicio y sentenciaron a nueve oficiales del denominado “golpe azul” en febrero de 2015. Por este mismo hecho relacionaron a Antonio Ledezma, a quien detuvieron en su oficina en la Torre EXA en el Este de Caracas.

En este supuesto golpe que se fraguaba, el número 12 que denunció el presidente Nicolás Maduro en cinco años, los oficiales utilizarían presuntamente un avión modelo Tucano de la Fuerza Aérea para bombardear Miraflores.

Las detenciones continuaron. El 2 de marzo de 2017, es decir un día antes de cumplir su pena, el General en Jefe retirado del Ejército Raúl Isaías Baduel fue nuevamente sometido por miembros de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Maracay, estado Aragua y devuelto a una celda hasta la fecha. Se le abrió un nuevo proceso penal por supuestamente estar conspirando contra el gobierno nacional.

El abogado de Baduel, Omar Mora Tosta, manifestó que se trata de una decisión política pues en el juzgado, por esta nueva acusación, no hubo fundamentos para dejarlo privado de libertad nuevamente. “Se trató de confiscarle nuevamente sus derechos civiles y políticos, como sabían que ya había cumplido con su pena. Primero dijeron que había incumplido con no presentarse en tribunales, sin embargo fue mentira, porque de hecho cuando lo dejan detenido es porque se estaba presentando y luego lo ligan a una supuesta conspiración sin prueba alguna”, afirmó.

Ese convulsionado 2017, luego de las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que conllevaron a la ruptura del hilo constitucional, tal y como lo expresara el viernes 31 de marzo de 2017, quien fuera para la fecha la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, comenzaron las protestas en el país. El 27 de junio de ese año, cuando ya se contaban 93 muertes en Venezuela e innumerables detenciones, sobrevoló Caracas un agente del CICPC en un helicóptero de este organismo.

Se trataba del inspector Óscar Pérez con otros miembros de la Dgcim, Guardia Nacional y civiles, a los que de inmediato relacionaron con  Baduel. Pérez y su grupo insurgente, fueron acribillados y ejecutados el 15 de enero de 2018 en una casa ubicada en El Junquito, en el noroeste de Caracas, en un operativo sin presentes calificado de excesivo y desproporcionado en el uso de la fuerza legítima, contra un séquito de individuos que manifestaron su deseo de rendirse.

Por este hecho, un mecánico, un taxista, una diseñadora gráfica de nombre Carola Hernández y el médico William Aguado, dueño del chalet donde estaban escondidos los insurrectos, y otras ocho personas fueron detenidas y presentados ante un tribunal militar en Fuerte Tiuna.

Diseñadora Carola Hernández, detenida.

DIFERIMIENTO. La audiencia preliminar de los imputados en este suceso se iba a llevar a cabo este 29 de mayo pero, fue diferida.

Capturan al Capitán Caguaripano

El 11 de agosto de 2017, la Policía del municipio Sucre del estado Miranda capturó al Capitán Guardia Nacional Juan Carlos Caguaripano, quien había sido el responsable del asalto a la Brigada 41 de Carabobo, mejor conocida como Fuerte Militar Paramacay, de donde sustrajeron 93 fusiles AK-103 y 4 lanzagranadas M6L, en una operación denominada “David Carabobo” el 7 de agosto de ese mismo año.

Alonso Medina Roa, abogado del capitán Juan Carlos Caguaripano, aseguró que desde su captura el militar a sufrido torturas en los calabozos de la Dgcim en Boleita. Fuentes ligadas a la dependencia de contrainteligencia indicaron que con “cuchillos muy afilados se los pasan por la planta de los pies”, causándole heridas que le imposibilita caminar, entre otras violaciones a sus derechos humanos.

Después de la detención de Caguaripano y lo ocurrido en El Junquito, hecho rechazado por la oposición y parte de la comunidad internacional, arreció la persecución dentro de la Fuerza Armada Nacional (FAN). Comenzaron a aparecer tenientes coroneles, sargentos, mayores, capitanes, detenidos. Algunos fueron presentados, la mayoría, y hasta la fecha siguen presos.

Destaca la detención el 12 de marzo de 2018 del Teniente Coronel Iber José Marín Chaparro, comandante del Batallón Ayala de Fuerte Tiuna, porque según la fiscalía militar, encabezaba el “Movimiento por la Dignidad del Pueblo”. Marín Chaparro es caracterizado por quienes lo conocen como excelente oficial con buen manejo de las tropas a su mando. Trascendió que había sido asistente de Miguel Rodríguez Torres. Como él, otros comandantes de batallones en el occidente del país.

Rodríguez Torres, el siguiente en la lista

Tres días después, llegó la detención de la que se venía hablando desde junio de 2017. El 15 de marzo de 2018 en un hotel de Caracas, específicamente en Plaza Venezuela, agentes de la Dgcim detienen al Mayor General Miguel Rodríguez Torres y se lo llevan a la sede del organismo de inteligencia militar en Boleita. Al día siguiente lo presentaron en tribunales de jurisdicción militar sin sus abogados, únicamente asistido por defensa pública militar, donde le imputaron espionaje e instigación a la rebelión. El juez de control decidió enviarlo a “La Pica” en el estado Monagas, sin embargo, aún permanece en la Dgcim en Caracas.

Su audiencia preliminar fue diferida el día 24 de mayo de 2018. Quienes vieron al Mayor General en la Corte Marcial comentaron que bajó de peso. Se lo atribuyen a los rigores del encierro obligado.

Asimismo, transcendió que había una supuesta orden de captura contra el Mayor General retirado del Ejército Cliver Alcalá Cordones, quien luego de respaldar a Hugo Chávez, se volvió muy crítico al gobierno de Nicolás Maduro. Según información que llegó a la redacción de Venepress Alcalá Cordones pasó a la clandestinidad. Este militar fue comandante del batallón Ayala, uno de los de mayor poder de fuego en Caracas.

Hasta el mes de mayo, son al menos 20 los Tenientes Coroneles arrestados, que manejaban tropa en diferentes guarniciones en Venezuela, la mayoría de Grupos de Comando Especiales, de los cuatro componentes, como los Comandos de Mar o antiguo UOPE o el grupo 20 de la aviación.

Vea también:  Incrementan militares detenidos en medio de irregularidades judiciales

https://venepress.com/article/Militares_llenan_las_mazmorras_de_la_Dgcim1527777443391

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.