HEL, LA REINA DE LA MUERTE

Resultado de imagen para foto de HEL, LA REINA DE LA MUERTE
https://www.google.com/

Hel es el nombre de la Reina de los nueve mundos infernales de los pueblos nórdicos. Estos nueve estados o mundos se encuentran en un territorio llamado Niflheim (“mundo-tierra nebulosa”), y su residencia se llama Helheim (“casa de Hel”). La carretera que conduce a ella es larga y tortuosa. Su dirección es siempre hacia el norte y hacia abajo de forma permanente. El reino está rodeado por altos muros y atravesada por un río llamado Slid, cuyas aguas están tan infectados que sus bancos ribereños se cubren constantemente con un vapor tóxico. Un perro horrible custodia la entrada principal, Garm (“Devorador, que devora”). La imagen es ominosa, colosal, y sin embargo carente de color. A diferencia del infierno imaginado por las culturas mediterráneas, Helheim asusta por su frialdad y el miedo, con el castigo que no tendríamos nada que envidiar a las más oscuras visiones de Dante o de San Juan.

Entrar a este infierno es aterrador, porque el espíritu es inmediatamente antes de su muerte encadenado con lazos que no pueden ser quebrados. El alma es barrida por un viento helado que produce una sensación de angustia indecible. Fue entonces cuando los infelices tienen la primera visión de los horrores que le esperan: Las Criadas han venido a acompañarle.

Estas oscuras señoras son representados como mujeres muertas, que a menudo aparecen en la noche para atormentar a los que agonizan en su cama, dando una imagen tenue de los terrores que va a perdurar en el más allá.

Al llegar a la entrada del Helheim, la Puerta de Negro se muestra majestuosa e inexpugnable que hace un sonido triste que aturde a los oídos cuando la puerta se abre. Un siniestro personaje hace un gesto de bienvenida: es Hel misma quien te recibe. En este punto no hay vuelta atrás. La muerte ha ocurrido, las oraciones son inútiles.

Hel recibe en su reino a todos los que mueren en la vejez o por enfermedad, aunque en varios mitos algunos de los dioses y héroes también han sido distinguidos habitantes del Imperio Oscuro.

Visto desde el interior todo en Helheim parece que es real a los ojo del espíritu, pero la verdad es que no hay materia sólida para formar esas paredes y cuevas, que son sólo sombras, y con ellos la Reina del infierno transforma la realidad de los pobres condenados.

De acuerdo con algunos mitólogos ilustres, lo más horrendo de Helheim se encuentra en el fondo de un abismo, antro elegido para hechiceros y/o peritos de artes oscuras. Es allí, la peor residencia donde el nigromante más temible ve con horror el destino de su alma. Hel solo lo observa lívida y terriblemente pálida.

La palabra inglesa “Hell” proviene del nombre de esta Reina infernal, Hel, cuya raíz se deriva de la Anglosajón Hélan o Helan (“para cubrir, ocultar”), incluso la palabra “matar” en el lenguaje norsa dice At Slaa ihel (i-Hel).

Las leyendas sobre sus apariciones en la tierra de los vivos son imposibles de enumerar, sólo mencionaremos algunas de las muchas tradiciones que nacieron en las mentes nórdicas sobre sus visitas.

Si un perro ladra por la noche en la puerta de una casa, era considerado un signo seguro de que la muerte de uno o más de sus habitantes era inevitable. Esta leyenda aún estaba en vigor los primeros años del siglo XX y aún persiste en las zonas rurales de Noruega, Suecia y Dinamarca.

Hel recorría los pueblos y ciudades llevando la muerte y la desolación. En la saga de Olaf Geirstadaalg se habla de un toro que se va de granja en granja sembrando la muerte con su aliento. En las tradiciones populares de Noruega se representa a Hel cómo una cabra de tres patas, o un caballo blanco de tres patas blancas. Verlo es un signo seguro de muerte. Cuando alguien se está recuperando de una enfermedad peligrosa, se decía que había pagado a Hel una medida de avena, la Reina tenía al parecer, necesidades que satisfacer, y cuando vaga en forma de animal puede que acepte la avena como un compromiso.

Durante el pánico producido por la muerte Negro a mediados del siglo XIV, Hel fue vista a menudo con la figura de una anciana sin dientes, que recorrió el país de parroquia en parroquia con un rastrillo o una escoba en la mano. En algunas ciudades utilizaba el rastrillo y pocos se han salvado, en otros utilizaba la escoba y todos murieron.

Pero la forma más conocida, y tal vez el más profundamente arraigado en las culturas del norte es el de una mujer cuya mitad derecha era hermosa y pálida como la aurora, contraste perfecto con la otra mitad de imagen terrible de putrefacción, exhalando vapores nauseabundos con la piel cubierta con un limo verdoso, y con una mirada sin ojo que penetraba el corazón del desafortunado, como esas noches heladas en los parajes yermos.

Las imagenes fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y dueños y solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.

http://www.historiasperdidaseneltiempo.com/2011/12/hel-la-reina-de-la-muerte.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.