17 Recomendaciones Para Ser Verdaderamente Optimista

Autor: Juan Sebastián Celis MayaAutor: Juan Sebastián Celis Maya


Haz Click Aquí Y Conquista El Éxito Desde Hoy

Los extremos siempre son malos.

Cuando hablamos de ser optimista y positivo, puede darse el caso de ser un optimista ciego, de creer que todo es perfecto y que la vida es color de rosa.

El otro extremo es la gente que dice “yo no soy pesimista, sino realista”.

Estas personas no ven oportunidades en la vida, no se dan a sí mismos la posibilidad de que las cosas pueden salir bien, de aprender de los errores, superar los problemas, incluso superarse a ellos mismos.

Entonces, la idea es que tengamos en cuenta algunas recomendaciones para ser un verdadero optimista.

Es decir, tener un optimismo en un nivel adecuado para aprovechar sus beneficios, e incluso progresar más fácil y rápidamente a través de las dificultades y los problemas.

1. La Mentalidad Lo Es Todo

Muchas veces las personas dicen: “cómo voy a ser optimista, si mire mi situación, vea en los problemas en los que estoy”.

Y muchas personas que están en esos mismos problemas, están siendo optimistas en ese momento.

Porque ser optimista, no se trata de pretender que la vida es color de rosa, que todo va a salir bien, que no hay problemas ni dificultades.

Sino de tener la capacidad de superarlos, de ser feliz a pesar de ellos, de aprender, crecer, ser mejor a partir de esos errores y salir adelante siempre.

Entonces, todo esto se reduce en cuál es mi mentalidad, cuál es mi actitud en esas situaciones difíciles.

2. No Dejes Que Otros Influyan En Tu Optimismo

Hay personas que sencillamente no son optimistas, no son positivas, y están ahí encima tuyo tratando de que tú seas como ellos, porque eso los hace sentir bien.

Cuando tú permites que esas personas pasen o sobrepasen esa barrera, ese límite, estás dejando que influencien tu forma de pensar.

Y para tú ser optimista, debes controlar un poco esas influencias externas.

A menos de que tengas una barrera mental lo suficientemente fuerte como para controlar esas influencias, lo mejor es alejarse un poco de ellas directamente.

3. No Pretendas Ser Honesto Contigo Si No Lo Eres

No digas “todo lo tengo bajo control” creyendo que eso es ser optimista.

Eso no es ser optimista, eso es engañarse a sí mismo.

Lo mejor es decir:

“No tengo ni idea de cómo resolver este problema, pero voy a dar lo mejor de mí, voy a tratar de aprovechar las oportunidades que salgan, voy a aprender y a educarme para encontrar la solución, a preguntar, a buscar los recursos necesarios para resolverlo”.

Es muy diferente, es optimismo, pero es un verdadero optimismo.

4. Siente La Bondad De La Gente

Las personas que son negativas o pesimistas, no significa que sean malas.

Quizás algunos han tenido algunas dificultades en su vida que los han hecho dudar y tratar de evitar a toda costa el ser positivo o ser optimista.

Esas personas son bondadosas y tú puedes también entrenarte para sacar lo mejor de ellos, no sólo para tu provecho propio, sino para ellos mismos.

Para que se den cuenta a través del ejemplo que realmente hay buenas oportunidades en este mundo.

5. Prepárate Para Luchar

El hecho de que seas optimista no te va a facilitar las cosas, no va a hacer que todo sean arcoíris y mariposas, y que todo sea sencillo y fácil.

Para lo que te va a ayudar, es para que tengas una mejor actitud, más estable, a preservar tu salud mental, a que tengas un mayor bienestar.

E incluso a que puedas ser feliz mientras atraviesas los momentos difíciles.

Recuerda, no significa que las dificultades van a desaparecer o siquiera van a disminuir.

6. Acepta Tus Fracasos

Yo creo que no existe ni una sola persona en el mundo que no haya fracasado.

Desde que nacemos, cuando empezamos a aprender caminar, todos fallamos y tenemos tropiezos. Cuando somos adultos, incluso más todavía.

Pero, aceptar esos fracasos y entender que ellos son enseñanzas, aprendizajes y que incluso nos hacen más fuertes para el futuro…

…es vital para ser mucho más optimistas y tener más control sobre nuestra propia actitud.

7. No Te Obsesiones Con El Éxito

La idea acá es, no tanto buscar ser una persona de éxito, sino ser una persona valiosa para los demás.

Hacer algo que realmente signifique algo para otras personas, cumplir una misión, tener un propósito.

Porque esto nos va a permitir ver mucho más allá del día a día, de la lucha diaria, de los problemas diarios.

Preguntarme para qué estoy en este mundo, y saber que mi éxito no es un destino al que yo voy a llegar, sino algo que puedo conquistar todos los días y puede convertirse en un estilo de vida.

Sin obsesionarme tanto con el resultado, como con la misión o el Por Qué.

8. Vivir Con Positivismo No Es Vivir En Un Mundo De Utopía

Como te he dicho, la vida no será color de rosa ni perfecta cuando tú adoptas el optimismo.

Sin embargo, siempre puedes tratar de que sea mejor, para ti y para quienes te rodean.

Y aquí es importante que también te rodees de otro tipo de gente positiva.

Tus colegas, o por ejemplo tus socios si tienes una empresa, deberían ser personas que piensen como tú, que sean optimistas.

Lo mismo tus familiares, incluso si tú puedes impregnarles un poco de esa actitud positiva, mejor aún.

9. Reconoce Que El Optimismo Puede Mejorar Tu Vida

Si eres optimista, puedes progresar, avanzar, tener la confianza de tomar decisiones, sentir la autoestima para llevarlas a cabo y empezar a hacer transformaciones y cambios.

Pero también hay que saber, que ese optimismo te obliga y te fuerza a que hagas cambios, a que mejores aquellos defectos, a que resuelvas aquellas situaciones que todavía no están en su punto ideal.

Al ser optimistas, sabemos que podemos mejorar estas cosas, y la pregunta es: ¿Podemos comprometernos con mejorarlas?

10. La Motivación Es Fundamental

Sin motivación, ¿para qué ser optimista?, ¿para qué ser positivo?

Hay que tener una motivación que nos ayude a levantarnos todos los días, a esforzarnos y a luchar.

Par algunas personas esa motivación son sus hijos, pero ¿qué pasa cuando crezcan, y ellos ya tengan sus propias motivaciones?

Para otras personas la motivación quizás es lograr una meta, ¿y qué pasa cuando la logren?

Yo tengo que tener claras mis motivaciones, mucho más allá del corto plazo.

11. El Pensamiento Positivo No Lo Es Todo

Pensar, tener actitudes, imaginar, visualizar, no es suficiente si no estás haciendo cosas positivas, actuando de manera que se refleje ese optimismo en tu vida.

Si tú dices “todo va a salir bien, lo más probable es que yo resuelva esta situación de no tener trabajo”

Pero no sales de tu casa, no buscas en internet trabajo, no haces nada…

Obviamente no vas a lograr nada.

El optimismo, y esto es algo que muchas personas no entienden, es más que pensamiento y actitud. Es acción.

12. Trata De Encontrar Algo Positivo En Cada Situación Negativa

Siempre que pase algo negativo, algo malo, siempre que haya algún problema, busca algo positivo así sea pequeño, cualquier cosa.

Trata de encontrar incluso, si es posible, una razón para sentir agradecimiento y gratitud a pesar de ese problema, que sea directamente relacionada a ese problema.

Pero ojo: No es que si un negocio te salió mal, que digas “afortunadamente estoy vivo”…

No es a eso a lo que me refiero.

Es a preguntarte directamente relacionado con esa dificultad o esa situación negativa qué puedo sacar como conclusión positiva.

Esto va a poner a tu cerebro a trabajar al máximo, porque a veces es muy difícil, pero si te acostumbras a hacerlo, vas a tener una verdadera predisposición positiva hacia la vida.

13. Recuerda Tu Pasado Para Aprender De Él

No es vivir en el pasado, lamentándose de lo que no fue, o de los errores cometidos.

Sino que seas consciente de cuáles han sido tus éxitos, tus logros, qué decisiones has tomado bien.

Siempre nuestra mente trata de filtrar y de clasificar todo lo malo que ha pasado, lo malo que hemos hecho, todos los errores que hemos cometido, todas las cosas que no han salido como hemos querido.

Siempre nos olvidamos de cuáles son nuestros éxitos, cuáles son nuestros logros.

Si yo te pregunto cuántos grandes éxitos has logrado en tu vida, de pronto no puedas pensar más de 3, 4, 5…

Pero yo sé que tienes más, siquiera unos 10, 15, 20, o incluso más de 20.

No los recuerdas simplemente, así que la recomendación es hacer el ejercicio consciente de tratar de volver a tenerlos presentes.

14. Confía En Tus Capacidades

A pesar de que quizás no tengas todo el conocimiento, todas las habilidades, toda la experiencia para lograr lo que quieres…

…todos tenemos un potencial interior que está a punto de ser explotado y puede ser llevado incluso al límite para darnos cuenta realmente de qué podemos lograr.

Pero no vamos a ser capaces de desarrollarlo, de ser nuestra mejor versión, a menos de que lo pongamos a prueba.

Y no vamos a ponerlo a prueba, a menos de que confiemos en que de allí va a salir algo bueno.

Así que es importante confiar en nosotros mismos y darnos la oportunidad de al menos intentarlo.

15. Nunca Digas Que Estás Siendo Optimista

No sirve de nada decir “yo soy optimista” a las demás personas.

El optimismo no es algo para alardear, para decir, para hablar.

Es cuestión de actuar, hacerlo, serlo, demostrarlo con acciones, demostrarlo quizás con las palabras de aliento que le dices a otras personas, pero sin mencionar siquiera el tema.

No es necesario que pienses que lo estás siendo o no lo estás siendo, es que te comprometas realmente con vivir un estilo de vida entorno al optimismo y al pensamiento positivo.

Sobre todo en esos momentos difíciles, cuando la dificultad quiere hacerte nublar la vista y hacerte pensar que hay razones por las cuales no vale la pena ser optimista.

Siempre va a haber razones por las cuales ser optimista, especialmente en las dificultades.

16. Combina El Pensamiento Positivo Con Mejoramiento Personal

Es decir, yo soy optimista respecto a mí, confío en mis capacidades, tengo buena autoestima, pero sé que tengo aspectos que debo mejorar.

Sé que tengo defectos que tengo que corregir, sé que voy a lograr un resultado en el negocio (positivamente, si lo pensamos de esa manera), pero después qué…

Después tengo que seguir mejorando el servicio al cliente, mejorando mi producto, mejorando esto, mejorando lo otro.

Que no sea que el optimismo me haga pensar que yo estoy ya en un punto en el que no necesito crecer, ni mejorar, ni aprender, porque esto es una de las trampas principales, incluso del éxito.

Muchas personas al lograr el éxito piensan que lo saben todo, que ya nadie puede darles buenas recomendaciones, buenas ideas.

Piensan que sencillamente ellos son más que los demás y esto es algo que debemos evitar.

17. Desarrolla El Hábito De Ser Optimista

No “eches mano” del optimismo sólo cuando las cosas vayan mal.

O no seas optimista solamente cuando todo está bien, cuando es fácil serlo.

Sino que todos los días, todo el día, siempre, en todo momento y en todo lugar, con cualquier persona que estés, sé alguien positivo y optimista.

Date la oportunidad de que el optimismo forme parte de ti en todo tu ser, de principio a fin.

Transforma Tu Vida Y Alcanza El ÉxitoEl Único Entrenamiento Para Lograr Todo Lo Que Te Propones

Suscríbete Hoy MismoUn Material Avanzado Para Que Puedas Lograr El Éxito

https://www.sebascelis.com/17-recomendaciones-para-ser-verdaderamente-optimista/?sub=1&item=elexito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.