Los pisos de granito.

Cortesia de Roberto Jimenez
La memoria olfativa nos hace recordar el olor a la casa, pero la casa de nuestra infancia, ese olor de la ropa recién lavada, del piso recién baldeado con “pinaroma”  o las losas del piso tratadas con aserrín con luz brillante, sin duda muchos lo recordamos.

El Pinaroma era un desinfectante popular para la limpieza a base de resina de pino, muy empleado en todas las casas, pero para hacer brillar un piso de verdad, había que meterle al aserrín con luz brillante. No  había nada mejor. Por supuesto que habría otros productos para brillar, pero lo popular era hacerlo con aserrín y luz brillante. Y no porque la gente fuera tacaña p agarrada, es que era verdaderamente efectivo.

Y reflexionando sobre el aserrín o virutas resultantes del procesamiento de la madera, recuerdo la  calificación de “Aserrín de Pinotea” que se empleaba cuando alguien es tacaño y cicatero, camina con los codos, no da luz ni a un ciego, tener reuma en el brazo, es árnica, alcanfor y diente de perro. Pinotea es una madera de pino de baja calidad y su desecho es el aserrín, de ahí la frase.

Pero hablando de los pisos que brillaban en las casas me acordé de algo que me impresionaba mucho: el brillo de los pisos de edificios, comercios, cines, empresas, hoteles y edificaciones de todo tipo, en las que muchas veíamos que contenían un monograma en sus pisos de mármol o de granito.

No dejan atrás mi memoria están estos letreros, monogramas o logotipos, algunos de los cuales se mantienen en muchos lugares y también recuerdo varios que ya no existen.
Algunas de estas obras de arte tienen más de un siglo de existencia pero mantienen su vitalidad y majestuosidad, a pesar de que algunos no tienen ya vigencia, pues la revolución triunfante acabó con todas las empresas y cambió los nombres de edificios, pero la huella en el granito es más fuerte que las absurdas decisiones de aquellos hombres que piensan que con un plumazo pueden cambiar la historia.

La Avenida de los Presidentes o Calle G.

El gobierno revolucionario, al estilo de lo narrado en 1984 de George Orwell, durante más de medio siglo en el poder de forma absoluta, modificó nombres de ciudades, calles, pueblos, centrales azucareros, parques, empresas, tiendas, cines, escuelas y edificaciones de todo tipo, incluyendo la eliminación de estatuas, placas y monumentos.  Solamente tomemos de ejemplo de estupidez suprema a la majestuosa Calle G en el Vedado, llamada Avenida de los Presidentes, cuyas estatuas fueron totalmente eliminadas, quedando solamente en pie al inicio de la avenida, el pedestal con los pies de Estrada Palma, pero se mantuvo íntegramente el  monumento a José Miguel Gómez por su tamaño y además por su magnificencia no pudieron destruirlo. Ni siquiera el vandalismo y el abandono pudieron derribarlo y fue rescatado y remozado hace pocos años.

Ni siquiera de ello se salvó Alfredo Zayas, porque escogió, aún en vida, que su estatua fuera erigida frente al Palacio Presidencial, lugar que fue seleccionado por el gobierno revolucionario para el Memorial del yate Granma.

El emblemático nombre de Avenida de los Presidentes, nacido de la idea original de establecer una sucesión con los primeros representantes de la República,carece de sentido ante el incumplimiento de este propósito. Es por ello que se abogó por la restitución de su nombre inicial, calle G, por el cual se le llama en la actualidad, no obstante ser conocida de una forma u otra.

Y al dictador Gerardo Machado, que proyectó emplazar su estatua en la intersección de G y Malecón, pero su pésimo legado hizo que se produjeran grandes protestas y al final no llegó a ejecutarse, y en su lugar se emplazó el monumento al General Calixto García.

General de las tres guerras por la independencia y uno de los principales estrategas de las guerras de liberación del colonialismo español,  la estatua de Calixto García, que no fue presidente pero si un gran héroe nacional, aparece al principio de la calle G y frente al Malecón.

En 1898 fue enviado por Tomás Estrada Palma, presidente de la República en Armas para ir a  Washington, como delegado del Ejército Libertador, a las conversaciones entre el Gobierno de la República de Cuba en Armas y el gobierno de los Estados Unidos, pero en un banquete celebrado en su honor, el 11 de diciembre de 1898, sufrió un accidente cerebrovascular que le causó la muerte.  Es por ello que su monumento está mal situado y mal concebido.  La posicion del caballo con tres patas apoyadas y una levantada, indican que el General murió por heridas en combate,lo cual no fue así y también su posición es incorrecta, ya que está de frente al mar,  lo cual se emplea solamente para los extranjeros, los nacionales deben mirar hacia su tierra.

Y lo peor es que este monumento está situado en una zona que es fuertemente azotada por ciclones, tormentas y penetraciones del mar, por lo que se ha decidido ubicado en otro lugar.

Mientras iban quitando a los presidentes cubanos, fueron ubicados personajes que fueron presidentes en sus países como Omar Torrijos, de Panamá;  Salvador Allende, de Chile; Benito Juárez, de México; Eloy Alfaro de Ecuador y Simón Bolívar de Venezuela. La Avenida de los Presidentes de Cuba se ha convertido en la Avenida de los Presidentes latinoamericanos.  Como siempre, relegando nuestra historia, quitándole todo valor a personalidades que como todos, tuvieron sus luces y sus sombras,  y eliminando acontecimientos y lugares de importancia histórica para los cubanos y, suplantarlos por otros que podrán tener trascendencia mundial, pero no en nuestro país para sustituir a los nuestros. De esta furia contra la historia no se salvaron  tampoco el monumento a las víctimas del crucero Maine, en Línea y Malecón, tanto su pedestal con un águila como bustos de McKinley, Theodore Roosevelt y Leonard Wood, que quieran o no, son parte de la historia de Cuba y no otros con lo que nuestras raíces no tienen nada que ver como son los erigidos a Lenin y otros líderes mundiales del comunismo.

La calle G ha tenido mucha presencia en mis recuerdos, desde mis famosas visitas al Club Olokku, en Calzada y E, que fuera el último reducto del Rock and Roll en La Habana de los 60 y que ahora es una pizzería, la entonces una de las pocas pizzerías que existían en La Habana, Doña Rosina, la escuela de idiomas Abraham Lincoln, en Calzada y H, en donde mi esposa y yo nos conocimos hace poco más de medio siglo, el restaurante Castillo de Jagua en 23 y G y otros lugares que se me escapan a la memoria.

Y no dejo de mencionar a la antigua embajada de Brasil, en G y 19, donde mi padre estuvo refugiado después de ser aprehendido y torturado por los sicarios del gobierno de Batista.

En fin, la Avenida de los Presidentes (ahora debía llamarse Avenida de los Presidentes Latinoamericanos), cuenta con presidentes, generales, y una nutrida representación nocturna sobre todo, de rockeros, frikis, punks y seguidores de la timba y el reguetón. La juventud se ha adueñado de esta avenida, los que a lo mejor no conocen lo que ha sido borrado, pero siempre van a existir los que conocen la verdadera historia que algún día, sobre sus restos y tachaduras, se volverá a escribir.


Monogramas en los pisos.

Estoy seguro de que en su momento, sobre todo a finales de los años 50, cuando más recorría La Habana por razones de trabajo la mayoría de las veces y por simple curiosidad otras, estas obras me llamaron la atención, pero no le dí a esos trabajos que son casi imperecederos, el valor que realmente tenían.

Uno de los iniciadores de esos trabajos en Cuba fue un escultor llamado José Albazzi, que tenía un taller frente al Parque Central, por Neptuno, justo donde hoy está el Hotel Parque Central.  Tal era la calidad de sus trabajos que fue seleccionado para participar en la “Exposición Universal de 1887”, celebrada en París, por ser el inventor de un método  artístico industrial con el que se lograban esculturas con granito artificial de todos los colores.

No soy un conocedor del tema, pero estoy seguro que ese procedimiento es el que se diseminó por todas las construcciones de la floreciente Habana de finales del siglo XIX y principios del XX, y es la que ha permitido que aún hoy se conservan en perfecto estado, los impresionantes suelos de granito de distintos colores y tonalidades, con sus distintivos, letreros, monogramas o logotipos en la entrada de cientos de instalaciones como hoteles, bancos, comercios o simplemente edificios o casas particulares.

Tuve la suerte de vivir en una casa con pisos de granito, que es bonito, brillante y fresco.Es resistente a los rayones manteniéndolo limpio y pulido no tiene igual.  Y mantener un piso de granito no es nada extraordinario: mucho escobillón y un pequeño chorrito de luz brillante en el cubo de la limpieza.  Si no cuentas con otro producto, esta fórmula es muy efectiva: viruta de madera con luz brillante y mucho brillador, y pinaroma por si queda algún olor.

Así pudimos mantener por más de 50 años nuestra casa de Fontanar con un piso envidiable, solo con cuidados.  Nunca hizo falta recurrir a los métodos más generalizados para mantenerlo como son el emplomado, diamantado y cristalizado, válido para pisos de mármol, granito o mosaico.  Después de más de 30 años de construida la casa decidimos agrandar una pequeña terraza para contar con una sala de estar bien amplia. Esa ampliación la hicimos con piso de losas de granito, que no es igual que el granito vaciado en el lugar, pero igualmente es un piso muy fuerte y atractivo.

Ahora con la tecnología, existe otros métodos más modernos son el sistema de chorreado por succión, junto con el fotograbado en granito o el grabado por láser en piedras naturales oscuras o pulidas, como granito o mármol.  Pero es sorprendente que con condiciones tan pedestres se pudieran lograr maravillas como las que se pueden observar en muchos lugares de La Habana.

Y no es cosa del pasado, en el sitio de compraventas Cubísima.com se halla un anuncio promocionando en Cuba la fundición de pisos de mármol o granito con dibujos por parte de un negocio privado, pues el estado socialista abolió o desconoció esos trabajos.

La oferta es que se funde piso de granito integral con calidad y la  garantía, granitos de mármol de diferentes colores y cintillos de bronce para las fundiciones con la óptima calidad, así como experiencia en fundiciones de pisos con dibujos, personalizados con la imagen que se desee.

Sería imposible abarcar un universo de lugares con letreros, logotipos y nombres que aún se pueden ver impresos en pisos y paredes de toda nuestra isla, pero por suerte han sobrevivido muchos.  Y pocos se han respetado, como es el caso del Capitolio Nacional y la Manzana de Gómez o el Hotel Nacional.

Entrada del Gran Teatro de La Habana en el antiguo Centro Gallego.

                            

Obras de Antonia Eiriz y Mariano Rodríguez en las aceras de La Rampa habanera.

Mosaicos en la Rampa habanera.

La más popular de las calles habaneras, que comprende la calle 23 desde calle L hasta Malecón, contiene en sus aceras 180 diseños originales de artistas plásticos cubanos que fueron realizados en granito y van desde calle J hasta Infanta.

Ello tuvo lugar en Octubre de 1963 como parte de los festejos por la celebración del VII Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos y que se hacía por vez primera en un país latinoamericano. Las obras que a tal efecto se prepararon fueron el Pabellón Cuba en N y 23 y apropiado para espectáculos y exposiciones, las paradas de ómnibus en la heladería Coppelia, y la cascada de 23 y Malecón, contigua a los jardines del Hotel Nacional, y por supuesto la remodelación de sus aceras con sus obras de arte incorporadas.

Es significativo que a pesar de haber sido construidas mucho más recientemente que la mayoría de las obras que hemos mencionado, su estado de conservación es muy deficiente, a pesar de que seguramente en los años 60 existían técnicas de construcción más avanzadas que las realizadas hace un siglo.

carlosbru@

Sent from COMITE INTERNACIONAL DE EX PRRESOS POLITICOS CUBANOS

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.