La llave de la Bastilla

Estando de visita en la capital de los Estados Unidos,no podía desaprovechar la oportunidad de visitar el lugar donde vivió el primer presidente del país George Washington.                      

Así que decidí ir tras el rastro del hombre más laureado de la nación y así poder conocer los recuerdos que guardaba en la intimidad de su hogar, los rasgos más humanos del héroe nacional.

La propiedad Mount Vernon, está ubicada cerca de la ciudad de Alexandria en el condado de Fairfax, en Virginia. Las vistas del paisaje del lugar son impresionantes, la belleza de la naturaleza que rodea la casa es indescriptible, al caminar por el jardín te acobijan como testigos del tiempo los árboles que en su día fueron plantados por el propio Washington.

La casa está situada en una pequeña colina, con una maravillosa vista del río Potomac, se puede comprender porque el héroe nacional estaba apasionadamente enamorado de su hogar, del cual raramente solía salir. La visita incluye un recorrido interior por la mansión,es cotidiana la larga fila en la que aguardan las personas impacientes, incluido yo, tratando de buscar refugio del caluroso verano de Virginia en los frondosos árboles que rodean el lugar.

Al llegar al interior de la casa quedé sorprendido, la decoración del lugar me pareció simplemente horrorosa, contrastando con mi impresión de los exteriores de la casa y podía percibir la misma sensación en los rostros de los demás que caminábamos atónitos por los salones de la casa que variaban del azul celeste al verde pastel con techos color blanco. 

La guía hizo referencia a que el general en persona se había encargado de la decoración, por lo que llegue a la conclusión de que no tenía para nada buen gusto. Siguiendo el recorrido esperando subir a las habitaciones, llegamos al salón principal en el cual noté una especie de urna de cristal colgada en la pared, la cual guardaba una llave en su interior. Por el momento pensé que era una llave que había sido utilizada en los establos o graneros de la plantación, pero al llegar al lugar, la guía se detuvo haciendo una declaración que me dejó deslumbrado, quedé fascinado mirando fijamente aquel objeto,era como si hubiera caído hipnotizado, mientras trataba de descifrar como había llegado al “Nuevo Mundo” la llave principal de la Fortaleza de la Bastilla. 

La historia comienza en 1777 cuando un joven masón francés  de aproximadamente veinte años de edad llamado Marie-Joseph Paul más conocido como marqués de La Fayette desembarcara en la isla del norte cerca de Georgetown Carolina del Sur, y se ofreciera a servir a la naciente revolución americana sin paga. El congreso lo nombró mayor general, estableció una estrecha relación con el también masón George Washington, se conocieron en una cena el 5 de agosto de 1777; desde ese momentos formaron un vínculo casi inseparable. Herido en la batalla de Brandywine, se quedó en el campamento de Washington en el severo invierno de Valley Forge  en el periodo comprendido entre 1777-78, y compartió como uno más las dificultades de sus tropas.

Regresó a su país, donde fue recibido como un héroe, participó activamente en la Revolución Francesa. El 14 de julio de 1789 los parisinos tomaron la presión de la Bastilla, la llave principal fue entregada a Lafayette. En un gesto de hermandad con Washington se la envía como un presente; el cual el general conservaría con mucho cariño, otorgándole un lugar de honor a la vista de todos en el salón principal del primer piso del el frecuentado hogar de los Washington.

Tras varios meses de viaje el regalo finalmente llegaría a su destino. Lafayette le encomendó la llave a Thomas Paine, para finales del verano de 1790 el presente llegó a su destinatario.

Luego del retiro de Washington de la presidencia en 1797, la llave fue llevada a Mount Vernon. La muerte de Washington en 1799 trajo muchos cambios al interior de la Mansión. Al morir su esposa Martha en 1802, quedaban muy pocos muebles originales. Sin embargo la lleve permaneció en el mismo sitio durante tres generaciones de Washington que vivieron en Mount Vernon.

BDBEF981-3C93-45E8-921E-F73085FE045E
Llave de la Bastilla exhibida en Mount Vernon

En 1858, John A. Washington III, el último de la familia en residir en la vivienda, vendió la propiedad a Mount Vernon Ladies Association; a la cual donó varios objetos que pertenecieron a George Washington, entre ellos la llave de la Bastilla.

No cabe duda que la toma de la Bastilla provocó un auténtico cataclismo social en toda Europa, está considerado el primer gran detonante de la Revolución Francesa, la primera cita con la libertad del pueblo francés, y representó la caída del antiguo régimen. La Bastilla fue totalmente destruida. En la actualidad sólo quedan unas piedras visibles en el Boulevard Enrique IV. En 1824 el Marqués de Lafayette y su hijo George Washington Lafayette visitaron Mount Vernon, esta vez seria para visitar la tumba de su amigo, aquel fue su último encuentro con la llave de la Bastilla, desde entonces a los peregrinos de la historia los aguarda en Mount Vernon aquel símbolo de libertad que la hermandad de dos hombres hizo cruzar el Atlántico.

https://neworden.com/2018/07/16/la-llave-de-la-bastilla/

 

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.