Exiliados y repatriados cubanos: ojo en la reforma constitucional de la isla

El tema de la doble ciudadanía es un tema incluido en el anteproyecto de reforma de la constitución cubana, y lo que se ha dicho de ello hasta entonces no resulta alentador para quienes se naturalizaron en otra nación

(INTERNET)

Los cambios incluidos en la reforma parcial de la Constitución cubana, filtrados por la prensa oficialista, lanzan un cubo de agua fría a las esperanzas de los cubanos con doble nacionalidad que aspiraban a poder entrar en la Isla con su segunda ciudadanía para evadir no sólo los pagos abusivos de los consulados cubanos sino también las largas colas y controles que conlleva ostentar el pasaporte azul, dice el portal CiberCuba.

El anteproyecto de reforma constitucional, que ya se estudia en el parlamento, propone “afiliarnos al principio de ciudadanía efectiva consistente en que los ciudadanos cubanos, en el territorio nacional, se rigen por esa condición y no pueden hacer uso de una ciudadanía extranjera”.

Con ello, de una manera ambigua, el Estado reconoce la doble nacionalidad, pero obliga a los cubanos a entrar a la Isla con pasaporte cubano y a regirse por las leyes cubanas durante su estancia en el país.

Aún no queda claro qué pasa si un cubano renuncia a la ciudadanía de Cuba, y luego quiere ingresar al país con el pasaporte de donde se haya naturalizado.

El abogado de Inmigración Santiago Alpízar ha dicho a America TeVé que él considera que los cubanos con doble nacionalidad que viajan a Cuba corren el riesgo de someterse a las leyes cubanas.

Según su criterio esto es una forma de reforzar el control sobre exiliados cubanos que visitan la Isla o quieren repatriarse. En caso de tener algún problema en Cuba y pedir auxilio consular o judicial al país donde han adquirido una segunda ciudadanía van a seguir sometidos a las leyes cubanas.

Este cambio en la Constitución, alerta Alpízar, representa un peligro para quienes aspiran a repatriarse con el fin de invertir en su país, ya que si no son extranjeros no pueden hacerlo, asegura.

El embajador de Cuba en Estados Unidos, José Ramón Cabañas, ya había advertido en junio pasado de que Cuba no iba a permitir a los cubanos residentes fuera del país, acceder a la Isla con otro pasaporte que no fuera el cubano.

La Constitución de 1940 establecía en su artículo 15 que los cubanos perdían la nacionalidad cubana al adquirir una ciudadanía extranjera. Sin embargo esa pérdida no podía ser efectiva a menos que existiera una sentencia firme de los tribunales competentes.

Con la última reforma constitucional de 2002, la Constitución de 1976, vigente en Cuba, establece el derecho de los cubanos a no ser privados de la nacionalidad ni del derecho a cambiarla, aunque ambos preceptos están sometidos a la salvedad de “causas legalmente establecidas”.

De esta forma quedaba claro que Cuba no admite la doble nacionalidad, por lo que al adquirir una ciudadanía extranjera se pierde la cubana, no obstante en la práctica eso no ocurre.

En el presente, las reformas propuestas por la comisión que preside Raúl Castro, normaliza lo que venía ocurriendo, obligando a los cubanos a acceder a la Isla con el pasaporte azul. De igual modo habrá que esperar a leer cómo queda el cambio definitivo, que será votado este 21 de julio en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Casi 140.000 cubanos ostentan también la nacionalidad española, convirtiendo a Cuba en el sexto país del mundo con más ciudadanos españoles.

Con información de CiberCuba

https://www.periodicocubano.com/exiliados-y-repatriados-cubanos-ojo-en-la-reforma-constitucional-de-la-isla/?utm_source=Cubanos&utm_campaign=496642c6e0-EMAIL_CAMPAIGN_2018_07_19_04_15&utm_medium=email&utm_term=0_42dad8d593-496642c6e0-69526219

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.