4 principios por un mundo mejor

 Javier Fiz Pérez | Jul 22, 2018

HANDS
Rawpixel.com – Shutterstock

En este mundo sin valores todo se materializa. Apuesta tú por cambiarlo

 La crisis por la que atravesamos es una crisis de valores. La descomposición social que se vive en la actualidad, abarca todos los ámbitos de la vida diaria.

Valores sigue habiendo, puesto que algo tiene que orientar las preferencias y elecciones de los seres humanos. Pero se trata de valores fácticos, también llamados valores de mercado, que no distinguen entre lo bueno y lo malo, ni entre lo justo o lo injusto.

La racionalidad económica y pragmática lo han invadido todo. Nada vale por sí mismo, sino por su utilidad.

  • El otro no es de entrada un ser humano sino un probable competidor.
  • La obra de arte no se deslumbra por su belleza, sino por la ocasión de invertir que representa.
  • Estudiar no es un placer, es un trámite para ganar más dinero.

Solo lo numérico y cuantificable es objeto de complacencia.

4 frentes donde actuar para tener una sociedad nueva
  1. Educación desde la niñez: Es imprescindible rediseñar y volver a educar a la sociedad, empezando por los niños que son el pilar fundamental del futuro.  Se empieza educando en casa, en el contexto familiar.
  2. Respeto como base de la convivencia social: Para tener una concepción positiva de la vida, hay que empezar por respetarse a uno mismo. Para querer y respetar a los demás, se debe comenzar por quererse y respetarse así mismo, así como también se debe respetar al medio ambiente.
  3. El amor vence siempre: No se puede seguir buscando responsables de la violencia, más bien asumir compromisos sobre que podemos aportar para minimizarla. Incentivar el amor entre los semejantes y no el odio. Fomentar el amor a la patria y a la familia. La familia es la base de la sociedad.
  4. La economía social por el bien común: Cooperación, justicia, equidad, confianza y tolerancia. Valores que tienen que ser tomados en cuenta como premisa del verdadero desarrollo social. Sostenible.
Los valores, una respuesta a la crisis moral y social. 

Los valores, la moral y la ética se complementan. Son perspectivas diversas de una misma realidad. Veamos algunas diferencias conceptuales para entender mejor la relación entre estos tres elementos y su implicación en el contexto social actual.

  • Los valores: son principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento en función  de realizarnos como personas. Son creencias fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras, o un comportamiento en lugar de otro. También son fuente de satisfacción y plenitud.
  • Moral: es el conjunto de reglas que se aplican en la vida cotidiana y todos los ciudadanos las utilizan continuamente. Estas normas  guían a cada individuo, orientando sus acciones y sus juicios sobre lo que es moral o inmoral, correcto o incorrecto, bueno o malo.
  • Ética: es la rama de la filosofía que se ocupa del estudio racional de la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. Requiere la reflexión y la argumentación. La ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a nivel individual y a nivel social. se define como el arte de vivir, el saber vivir, por lo tanto es el arte de discernir lo que nos conviene (lo bueno) y lo que no nos conviene (lo malo). Proviene del latín ethicus, que significa “costumbre”.

Como se puede apreciar la ética es diferente a la moral, porque la moral se basa en la obediencia a las normas, las costumbres y preceptos o mandamientos culturales, jerárquicos o religiosos, mientras que la ética busca fundamentar la manera de vivir a través del pensamiento humano.

Sin embargo todos estos conceptos están entre lazados entre sí, los mismos son los responsables de la construcción de la base que guiará la conducta del hombre, determinando su carácter, su altruismo y su comportamiento dentro su sociedad. Moldeando su conducta con la implementación de valores sociales que poco a poco lo convierten en un buen ciudadano, respetando sus derechos y cumpliendo con sus deberes.

Lo más importante, la dimensión spiritual del ser humano, la visión de fe alimentada por el verdadero amor humano y espiritual. En el horizonte de la vida se encuentra sentido cuando lo material ocupa la justa importancia en el desarrollo de las sociedades teniendo presente que el verdadero crecimiento y realización inicia cuando descubrimos en los demás la presencia del Divino. 

https://es.aleteia.org/2018/07/22/4-principios-por-un-mundo-mejor/?utm_campaign=NL_es&utm_source=daily_newsletter&utm_medium=mail&utm_content=NL_es

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.