El sueño de la casa propia

La política del Ministerio de Vivienda para subsidiar el alquiler inmobiliario de parejas jóvenes deja más preguntas que soluciones.

EDITORIAL

Viviendas

Según explicó el ministro de ViviendaJavier Piqué, el programa Renta Joven será anunciado a fin de mes. “Lo estamos evaluando para asegurarnos que cumpla los objetivos trazados”, declaró hace unos días. (Foto: El Comercio).

Decíamos ayer en estas páginas que la mejor recaudación fiscal de estos meses a partir de la recuperación económica debe usarse de manera sensata, con políticas que tengan el mayor impacto por sol gastado. Después de todo, a pesar de que los ingresos tributarios superarán las expectativas para este año, el Estado Peruano vive en déficit, con carencias profundas aún en sus funciones más básicas.

Es en este marco que debe evaluarse el nuevo programa Renta Joven, del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS). “Estaremos anunciando a fin de mes el bono de alquiler de viviendas para jóvenes, porque ya estamos en los últimos detalles del programa”, dijo al respecto la semana pasada el titular del pliego, Javier Piqué. Como se sabe, la iniciativa consiste en la transferencia de dinero para parejas jóvenes de bajos recursos que se encuentren alquilando un inmueble durante un máximo de cinco años. El objetivo es que, mientras dura el subsidio, los beneficiarios puedan ahorrar lo suficiente para pagar la cuota inicial de un préstamo hipotecario y adquirir un inmueble propio.

Nadie puede estar en contra de que se dinamice el mercado inmobiliario en el Perú. Sin embargo, no queda claro que la política promovida desde el MVCS sea la manera adecuada de lograrlo por tres motivos fundamentales.

El primero es que la atención a parejas jóvenes, y no a algún otro colectivo o grupo social, resulta ostensiblemente arbitraria. ¿No necesitan también ayuda estatal para acceder a vivienda digna, por mencionar solo algunos grupos distintos, las parejas mayores, las madres solteras, o cualquier otra de las infinitas combinaciones de personas que configuran en sí una familia, diferente a la de la pareja joven? Es inevitable percibir una nota de populismo cuando el diseño de una política pública –financiada por todos los contribuyentes– beneficia a unos y no a otros sin motivo aparente.

En segundo lugar, ¿qué asegura que las parejas jóvenes –mientras reciben el subsidio– estén ahorrando lo suficiente para pagar una cuota inicial de hipoteca? Si bien los detalles de Renta Joven se conocerán en estos días, la versión del programa de hace unos meses no contaba con una respuesta adecuada a esta legítima preocupación. Cuando al ex ministro Carlos Bruce, promotor de la iniciativa, se le preguntó al respecto, respondió: “Si cumplió un fin, que es darle una solución habitacional a dos personas por algún tiempo, me parece bien. Eso es una función del Estado”.

Esta respuesta del ex ministro lleva precisamente al tercer punto: ¿es función del Estado subsidiar el alquiler a parejas jóvenes? Y aun si la respuesta fuese positiva, ¿no existen otras prioridades en la que un Gobierno como el peruano podría concentrar sus esfuerzos? La necesidad de recursos en sectores como salud, educación, justicia o infraestructura –que benefician a toda la población al margen de su condición de pareja joven o no– debería ser suficiente para mirar con escepticismo iniciativas de este tipo. El dinero del presupuesto, como es obvio, es perfectamente fungible: lo que se gasta en un sector es precisamente lo que se deja de gastar en otro.

En el Perú, las políticas con beneficiarios predefinidos, financiadas a costa del presupuesto público, y que se explicarían más por el deseo de congraciar a grupos sociales con el gobierno de turno que por una evaluación económica seria, no son novedad histórica. Sin embargo, las últimas décadas han visto un alejamiento parcial de esta manera de hacer política. Que el sueño de la casa propia no sea motivo para empezar a desandar lo andado.

https://elcomercio.pe/opinion/editorial/vivienda-joven-ministerio-editorial-sueno-casa-propia-noticia-538857?utm_source=mail&utm_medium=newsletter&utm_content=2&utm_campaign=1532322000

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.