MASONERIA EXILIADA; PROYECTÁNDOSE AL FUTURO (PARTE I)

Gustavo Pardo Valdés 33

Imagen de http://www.sbsportlive.com/

Sabemos que el origen y desarrollo del movimiento masónico cubano en el exilio tuvo su origen en el secuestro de la nación cubana por parte de la mafia castrista. Miles de masones arribaron al exilio en busca del derecho a la libertad y el desarrollo personal, familiar y social. Obviamente, los masones continuaron la práctica fraternal, agrupándose en logias.

Sin necesidad de entrar en los detalles que jurídicos institucionales que justifican y explican la legalidad y regularidad de origen del establecimiento de las primeras logias masónicas en el sur de la Florida, debemos señalar que el crecimiento de este movimiento masónico se fundamentaba en las sucesivas olas de emigrados cubanos que, por una u otra vía, llegaban a estas tierras.

Han pasado ya casi seis décadas de la fundación de las logias Libertad, Igualdad y Fraternidad, las cuales fueron la simiente originaria de la masonería Cubana en el exilio; ello implica que la mayor parte de la generación iniciadora de este movimiento, ya ha desaparecido, o cuentan con una avanzada edad y nuevos masones han ocupado las butacas y los sitiales en las logias.

Por otra parte, cada vez es más agresiva la actitud del gobierno cubano y de la directiva de la Gran Logia de Cuba (La Habana), quienes se hallan en absoluta sintonía con los propósitos del castrismo de dañar, debilitar y hasta destruir a las logias masónicas exiliadas.

A lo antes expresado, se suma el inusitado interés últimamente demostrado por las logias dependientes de la Gran Logia de la Florida en captar a los miembros afiliados en nuestras logias. Es harto conocida la profunda crisis por la cual atraviesan dichas logias.

Es indudable que nos encontramos ante una nueva época y nuevos retos, los cuales deben ser enfrentados con entereza, inteligencia y creatividad.

¿Qué podemos hacer? Ya la logia Comandante Osvaldo Ramírez García No. 3 ha lanzado la iniciativa de analizar la nueva situación, mediante el examen de tres etapas:

  1. De dónde venimos
  2. Donde estamos
  3. Hacia dónde vamos

Las dos primeras ya han sido ejecutadas, quedando pendiente la tercera de ellas; la cual, desde mi punto de vista, será decisiva para el sostenimiento y desarrollo de nuestra Masonería exiliada.

Tenemos un compromiso para con el espíritu democrático fundamentado en los principios y los valores doctrinales masónicos, para con la libertad y los derechos humanos; y, en particular, para con nuestros fundadores: continuar adelante.

La solución de este reto está y depende de nosotros y únicamente de nosotros.

¿Cómo hacerlo? En el próximo artículo analizaremos algunas posibles acciones a tomar.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.

Un comentario en “MASONERIA EXILIADA; PROYECTÁNDOSE AL FUTURO (PARTE I)”

Los comentarios están cerrados.