El historiador Niall Ferguson cree que la Masonería es una red social impulsora de la democracia tal y como la conocemos

Facebook podría ser la red social más grande que nunca haya existido, pero está lejos de ser la primera. Las redes sociales han existido durante siglos y la más prominente de ellas, la Masonería es en gran medida responsable de la democracia tal como hoy la conocemos.

Esa es una de las ideas que recorren ‘The Square and the Tower‘, el último trabajo del prestigioso historiador británico Niall Ferguson, que ha desarrollado su trabajo en las Universidades de Cambridge, Oxford, Nueva York, Harvard y London School of Economics. El libro, editado por Penguin, podrá adquirirse en castellano a partir de septiembre publicado por Editorial Debate.

Ferguson recorre la historia oculta de las redes que han cambiado el rumbo de la historia en un trabajo que se presenta a la vez como un antídoto de las teorías de la conspiración y un desafío a la historiografía tradicional, que nunca ha prestado demasiada atención a las redes informales de influencia. El título del libro alude a la tesis del historiador, la tensión permanente entre la plaza y la torre: mientras las jerarquías del poder formal se ubican en altas torres para gobernar, el poder informal se organiza en las plazas en las que surgen redes de transmisión de información, que tienden a innovar. En ese contexto, la Masonería es la gran red social protagonista, para Ferguson, del siglo XVIII y de la transmisión de las ideas ilustradas que dieron lugar a las sociedades democráticas que hoy conocemos.

La ilustración fue posible gracias a una red de pensamiento político, y un elemento imprescindible de esa red fue la Masonería. Mucha gente ha oído hablar de la Masonería porque hay una logia masónica en su ciudad pero no conoce demasiado acerca de su historia“, explica Ferguson. En el siglo XVIII, la Masonería “era el ‘Facebook like’, un fenómeno de sociabilidad entre hombres en Europa que cruzó el Atlántico“. Las Respetables Logias eran, “esencialmente, clubs al margen de las estructuras sociales existentes, al margen de la división moderna de la sociedad en Estados, al margen de las divisiones religiosas. A través de cena ritualisticas, hombres de todas las clases podían reunirse y intercambiar ideas. Es muy difícil comprender la Ilustración o la Revolución Americana sin reconocer que había una estructura en la que las ideas podían difundirse: las Logias masónicas“.

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.