La madre divorciada

Tu nuevo estado civil no te impide ser mujer
La madre divorciada

Por lo general, las madres divorciadas sienten el peso y la responsabilidad de dedicarse de tiempo completo a sus hijos.

Muchas veces, ellas dejan de vivir, de sentirse mujeres. Hacen a un lado a la mujer para reemplazarlo con el papel, único y exclusivo, de ser madre.
Es un grave error, pues si no están bien, completas y felices, no podrán transmitir a sus hijos felicidad.
Los hijos las convierten en rehenes de la situación, les demandan el 100 por ciento de su tiempo sin dejarlas vivir, sin salir o tener un nuevo compañero.
Muchas creen imposible que se puede ser madres y mujeres a la vez.  Todo es cuestión de marcar pautas y no dejar que la culpa las invada y así deben transmitirlo a los hijos.
La madres viven de cierta manera a través de sus hijos. Están pendientes de sus necesidades, dejan en el camino muchas de sus aspiraciones, metas y cuentas pendientes.
Cuando la pareja se separa, se sienten culpables y quieren suplir esa separación dándoles todo lo que sus hijos le demandan.
Así no se logra más que hacerles daño.  Los niños deben entender que la separación no es de ellos, sino de papá y mamá y que por lo tanto seguirá teniendo el amor de los dos.
Se debe hablar mucho con ellos.  Hacerlos entender que además de madres son personas, que merecen disfrutar, salir, tener reuniones y tal vez vivir una nueva relación de pareja.
Si no se plantea de esta forma, en forma de diálogo con los pequeños, se convertirán en esclavas de su propio error.
Hay que lograr un equilibrio que les permita calidad de tiempo con los hijos sin dejar de permitirse un espacio y privacidad.
Salir con amigas, tomar un tiempo para hacer lo que les gusta, las hará felices y así podrán transmitirlo a los hijos.
La calidad del tiempo que le dediquen a los hijos dependerá de la calidad de vida que tomen.
Si no se sienten realizadas solo transmitirán amargura, mal humor y eso empeorará la relación madre-hijo.
Es importante no confundir y dedicar el tiempo necesario a los hijos, pero pensando también en ti como mujer y en tus espacios.
Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.