ALGUNOS VALORES MORALES QUE DEBE CONOCER Y PRACTICAR EL MASÓN

1. MORAL
 
Considerándose como la “Ciencia que enseña las reglas para hacer el bien y evitar el mal”, así como el “conjunto de facultades del espíritu”, se puede agregar entre tantas otras acepciones que “La moralidad es savia que circula en las sociedades (instituciones) condicionando la actividad recíproca de los individuos sin ajustarse a sentencias que limiten su devenir”.
Por ello es importante que todo Masón se esmere por ser un JUSTO Y PERFECTO MASON, en cumplimiento de sus solemnes votos de caminar siempre para adelante, a menos que falte a su promesa, avanzando continuamente hasta unirse a la LUZ en la que tiene puestos sus ojos.
Debe esmerarse pues por ser un caballero, ostentando las virtudes, sentimientos y características que son propias de una persona que practica la moral.
En ningún momento debe olvidar que la MASONERÍA es “UN SISTEMA PECULIAR DE MORALIDAD, VELADO POR ALEGORÍAS E ILUSTRADO POR SIMBOLOS”, que exige de sus adeptos especiales condiciones morales externas antes de su Iniciación, las que en todo momento debe poner en evidencia
El Candidato a nuestra Orden debe saber distinguir el bien del mal permanentemente; ser teísta[1][1], con moral religiosa muy profunda y además creer en una religión que admita la supremacía del ESPIRITU, o sea la INMORTALIDAD DEL ALMA.
Debe también tener nociones de la tradición y liturgia del LIBRO DE LA LEY hebraica o cuando menos haber leído el ANTIGUO TESTAMENTO, ya que constantemente en su vida Masónica nuestros Rituales se referirán a él.
Finalmente el Masón debe recordar siempre que la MORALIDAD consiste en el comportamiento de las personas conforme a los valores éticos, conceptos morales, ideales y normas y deberes que prevalecen dentro de la sociedad que los cobija, practicando siempre una acción moral para lograr el perfeccionamiento de su persona, como la culminación de su IDEAL ÉTICO.
2. SECRETO
Es la ACTITUD MENTAL POSITIVA (AMP) que nos permita recordar que hemos “prometido solemnemente evitar que nuestros Secretos, Artes y Ocultos Misterios puedan ser indebidamente conocidos por causa de nuestra indignidad, sin equivocación o reserva mental alguna”.
El Masón que viola sus juramentos ante el Ara, “sufrirá el castigo de ser considerado perjuro, carente, de toda moral y totalmente indigno de ser recibido en esta Respetable Logia o en alguna otra Logia regular, o sociedad de hombres, que estimé más el honor y la virtud, que las ventajas exteriores del rango y la fortuna”, como nos lo indica nuestro Ritual.
3. AMOR FRATERNAL
Es el estado de conciencia y la práctica permanente de actos orientados a demostrar con suavidad y dulzura, afecto a nuestros hermanos y sus familias.
Es uno de los TRES PRINCIPIOS de nuestra ORDEN MASÓNICA, que conjuntamente con los otros dos: CARIDAD Y VERDAD, nuestro Estatuto, en su Art. 41, exige: “aprobar examen de suficiencia que determine su nivel de conocimientos y especialmente de su IDENTIFICACIÓN CON LOS PRINCIPIOS DE LA ORDEN”, ya precisados.
EL AMOR es una palabra que tiene tantas definiciones como personas hay para definirlo y en los masones recibe un tratamiento especial tanto en su definición, como en su práctica
Se define también como AMOR, al sentimiento generoso que hacen los Aprendices masones.
Los Antiguos han representado el amor en muchas formas, el AMOR AL PROJIMO, el AMOR a DIOS, pero al AMOR FRATERNAL es la divisa de la Orden Masónica y deber al cual se hayan obligados, sin excepción ni excusa alguna, TODOS LOS MASONES DE LA TIERRA.
 
4. CARIDAD
Es una de las virtudes teologales que comprende “EL AMOR A DIOS Y AL PRÓJIMO”, siendo sus sinónimos: BENEFICENCIA, GENEROSIDAD, PIEDAD, HUMANIDAD, FILANTROPÍA, ALTRUISMO, etc.
El Iniciado debe recordar siempre, cuando deba practicar la Beneficencia, que “la CARIDAD es considerada como el CARÁCTER DISTINTIVO DEL CORAZON DEL MASÓN y que la MISERICORDIA, su hermana, tiene la aprobación del CIELO y de la TIERRA”.
También el “G\A\D\U\ bendice tanto al que da, como al que recibe, y que nuestras obras en este sentido deben estar orientadas, en forma general a todos los hombres extendidos sobre la faz de la Tierra, socorriendo principalmente aquellos que por circunstancias de calamidad y desgracia, se encuentran sumidos en la más honda desesperación”.
5. VERDAD.
Siendo la VERDAD la calidad de lo cierto; conformidad de lo que se dice con lo que existe, dentro de la conducta Masónica es un imperativo ético, aplicarla en toda su magnitud, tanto dentro, como fuera del Templo.
Es la conformidad de una cosa con la razón, de tal suerte que convence y persuade a su creencia como cierta e infalible. Es además, entre otras definiciones, la certidumbre de una cosa que se mantiene sin mutación alguna.
Tres fines principales son el objeto de la universalidad de los conocimientos masónicos. De la reunión de estos tres fines u objetos, nace lo que todo verdadero Francmasón busca con afán: LA VERDAD. Anhelando la Masonería que, entre el Patriotismo y la Moralidad, se levante un altar a la VERDAD y que ésta sea la que constituya el distintivo más notable del carácter de los pueblos. El estudio y contemplación de la Naturaleza, objeto primordial que encierran los tres grados de la Francmasonería, conducen al conocimiento de la VERDAD, por medio de símbolos y alegorías que encierran las lecciones sublimes de una sana y pura moral.
6. LIBERTAD
Teniendo muchísimas definiciones es necesario acercarse obligatoriamente a nuestra praxis, sin confundirla con libertinaje Debemos pues aplicarla en el sentido moral individual, para libramos de las ataduras que nos unían a las impurezas morales; antes de la Iniciación.
Ser libre significa actuar conforme al libre albedrío, dentro de las normas éticas de la sociedad; ser libre significa poder obrar o no, escoger dentro de lo lícito.
Libertad también significa para los Masones decir su propia verdad, donde sea, ante quien corresponda y en el sitio y momento oportuno, gozando de la autonomía respectiva, dentro de las normas estatutarias de la Orden.
Masónicamente la Libertad nos permite muchos derechos principalmente a los Maestros. Pero, a su vez, nos limita practicarla con deshonra y en perjuicio de nuestros hermanos, evitando su abuso, la intolerancia y el atropello a los derechos ajenos.
7. IGUALDAD
En Masonería es un precepto moral considerar a todos la hombres iguales, sin distinción alguna debido al rango y la fortuna, color de piel, raza, religión y situación política y económica
Todos nos consideramos iguales dentro de nuestro ordenamiento administrativo, dentro de cada Grado Masónico y sólo nos puede diferenciar temporalmente, mayores conocimientos por la antigüedad o por los estudios dentro de la Orden y nada más.
Toda discriminación es odiosa y atenta contra nuestros juramentos, por lo que dentro de la Fraternidad que propiciarnos y practicamos, no caben diferenciaciones.
No podemos dejar de considerar que igual significa: semejante en naturaleza, calidad o cantidad, cuyos sinónimos, parecido, semejante, etc. nos aproximan a todos los hermanos y nos permiten confraternizar.
EL NIVEL nos iguala y es una consideración sumamente democrática para escoger “entre sus iguales” a las Autoridades Masónicas Logiales, sin que por ello se considere supremacía entre hermanos.
8. TOLERANCIA
Característica del Masón; constituye la indulgencia, consideración hacia las maneras de pensar, de actuar y de sentir de los demás, aunque éstas sea diferentes a la nuestras.
EL TOLERANTISMO, es el hábito de respetar las opiniones en cualquier materia. Opinión de los que creen que debe permitirse, en cualquier Estado, el ejercicio libre de todo culto religioso y respetarse todas las ideas político-sociales.
Si la Francmasonería fuera una religión ningún nombre cuadraría mejor que el de la religión del TOLERANTISMO, porque en él funda uno de sus más grandes y trascendentes principios.
Cuando se es TOLERANTE, el error desaparece paso a paso; y “la verdad se infiltra gota a gota”, no debiendo el Masón cuerdo imponer su verdad, ya que la imposición hiere el orgullo natural del hombre y produce una resistencia nefasta.
Riámonos internamente del intransigente que por ignorancia, moda o capricho, quiere imponer sus equivocadas ideas; sin ofenderlo tratemos de hacerlo reflexionar.
Además, no olvidemos que muchas veces nos tildamos de TOLERANTES cuando contemporanizamos humillantemente con los errores, o la cobardía para delatar las iniquidades y lo más grave aún, cuando conviene a nuestros intereses personales o de grupo para cubrir nuestras faltas masónicas y profanas.
No olvidemos que la TOLERANCIA ilimitada conduce a que ésta desaparezca. El filósofo expresa: “En nombre de la Tolerancia, tendríamos entonces que ejercer el derecho de no tolerar la intolerancia”.
 
9. SOLIDARIDAD.
“La solidaridad es armonía emergente de la justicia”.
Es el vínculo que debe unir a todos los masones que están empeñados en una tarea común, la que exige el mismo IDEAL MASÓNICO, que nos guíe y conduzca a alcanzar los FINES de la ORDEN, mediante la comprensión mutua, ayuda y cooperación.
Así entendida es fuerza vivificadora; es simpatía actuante que proporciona fuerza a los que persiguen el mismo objeto moral, debiendo jamás faltar entre los Iniciados.
10. LEALTAD.
Constituye “el bastión irreducible de la hermandad”, y por tanto de aplicación obligada entre los hermanos masones. Es un sentimiento sincero de identificación, expresado en una conducta consecuente con los Principios de Fidelidad y compromiso con una persona y la Orden, con una causa o con un IDEAL Ser leales a la Francmasonería es actuar en estricto cumplimiento de su Constitución, Estatutos y Reglamentos, así como de nuestros Rituales y Juramentos.
Para ello debemos actuar en todo sitio, momento y lugar, con honradez, con fe y constancia, acatando con sinceridad las Normas existentes, sin fatiga, desaliento, vacilaciones, ni murmuraciones.
El Masón está obligado a ser leal consigo mismo, con los hermanos, con la Orden, con la Patria y con todo aquello que crea es justo y bueno, debiendo tener la suficiente fuerza moral para decir la verdad y sobre todo para imponérsela asimismo.

http://dialogo-entre-masones.blogspot.com/2017/03/algunos-valores-morales-que-debe.html

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.