Las jóvenes no deben quedarse atrás en el área tecnológica

“Nuestra organización aprovecha el arte para inspirar a las niñas a programar y cambiar la manera en que ven las ciencias informáticas”, dijo Amy Renshaw, cofundadora y directora ejecutiva de CodeArt. “Si podemos ayudar a estas niñas a desarrollar estas habilidades, eso puede marcar una diferencia grande en su vida”.

CodeArt es una de numerosas organizaciones que tienen por objetivo inspirar y alentar a los jóvenes a aprender lo necesario para los empleos del futuro. Las compañías tecnológicas ya observan una escasez de empleados calificados.

En Estados Unidos se proyecta una escasez de un millón de empleados en los campos de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) para el 2022, según el Consejo de Asesores sobre Ciencia y Tecnología de la Presidencia de Estados Unidos.

Para ayudar a satisfacer esta necesidad se han lanzado programas educativos que alientan a los niños desde edades cada vez más tempranas, particularmente de minorías y de familias de bajos recursos, que de otra manera no tuvieran estas oportunidades. También hay un énfasis cada vez mayor en educar a las niñas, que tienen poca representación en el campo de la computación.

Aunque los empleos tecnológicos están entre los de más rápido crecimiento en el país, las mujeres se están quedando atrás, según investigaciones de la entidad sin fines de lucro Girls Who Code, que se creó para “cerrar la brecha de género en la tecnología”.

“Menos 20 por ciento de los programadores son mujeres”, dijo Mario Eraso, coordinador de STEM Outreach / Internados de la Facultad de Computación y Ciencias de la Información de la Universidad Internacional de la Florida, donde es gerente de programas de dos clubes Girls Who Code para niñas de escuela intermedia. La Tech Station de FIU es un centro de capacitación para una amplia variedad de programas educativos de programación.

Eraso señaló que contratar mujeres en empleos tecnológicos puede ayudar a conseguir salarios más igualitarios. “Cuando las jovencitas tienen la oportunidad de conseguir ahora mismo empleos bien pagados para recién graduados, eso ayuda a cerrar la brecha”, dijo.

Llegar a las niñas a una edad temprana es crucial, afirman expertos en ciencias de la computación, y señalan que la mayor baja en el interés en la tecnología entre las niñas ocurre entre los 13 y 17 años.

“Una baja fundamental ocurre cuando las jovencitas llegan a la escuela intermedia porque quizás no se ve bien que tomen clases de programación”, dijo Rachel Auslander, de 18 años, estudiante de último año en la Escuela Pine Crest.

“Cuando yo estaba en la escuela intermedia hice algunas cosas de programación, pero perdí el interés”, dijo. “No tenía modelos que fueran mujeres y ni amistades que estuvieran interesadas en eso”.

Rachel reanudó su interés en la programación en la escuela secundaria y vio la necesidad de ayudar a otras. “Yo quería marcar una diferencia”, dijo.

Así las cosas, formó el grupo CoderGals, que ofrece cursos de computación en escuelas primarias de la zona, clubes Boys & Girls, centros comunitarios y bibliotecas. Su grupo ha llegado a unas 200 chicas. Con la ayuda de los medios sociales, Rachel ha ampliado CoderGals a 16 estados. Las clases las dictan mentoras de escuela secundaria.

“Podemos mostrar a las niñas que la programación se puede vincular con sus intereses”, dijo Rachel.

Anna Mistele, de 16 años, también ha encontrado una forma de llegar a las otras jóvenes. “Los temas de ciencias y tecnología se asocian con los varones, pero las jóvenes pueden ser igual de competentes”, dijo Anna.

Esta alumna de onceno grado dijo que se enganchó con la codificación cuando participó en un programa CodeArt. Anna es ahora maestra/mentora para jovencitas a través de CodeArt.

Cuando Renshaw se unió con Marina Ganopolsky y Lander Basterra para crear CodeArt, decidieron trabajar fundamentalmente con niñas de entre cuatro y octavo grados. “Usamos el arte como una plataforma de lanzamiento atraer las niñas a la codificación”, dijo Renshaw, “de la misma manera que los juegos de computadora lo son para los niños”.

CodeArt celebra talleres, como una actividad reciente para Girl Scouts y padres en FIU. El taller para adultos se agregó para mostrar las ventajas de ayudar y alentar a las niñas. “Queríamos hablarles de que hay excelentes oportunidades de carreras para sus hijas”.

CodeArt también se alió recientemente con SapientRazorfish, una firma de mercadotecnia digital, para dictar una serie mensual de talleres para niñas de cuatro a octavo grados. “Además de enseñarles codificación, las niñas aprenden sobre carreras en cada una de las sesiones con empleados de SapientRazorfish que les hablan sobre cómo usan la codificación en sus empleos”.

También hay iniciativas dirigidas tanto a niñas como niños, particularmente de minorías y de familias de bajos ingresos.

Felecia Hatcher y su esposo Derick Pearson lanzaron el grupo Code Fever para llegar a jóvenes afroamericanos y caribeños. “Es una gran necesidad en el sur de la Florida”, dijo Hatcher.

Esta organización miamense sin fines de lucro trabaja con jóvenes de entre 10 y 20 años en los condados Miami-Dade, Broward y Palm Beach. CodeFever abrirá pronto en un edificio de Overtown para ofrecer espacio a compañías tecnológicas minoritarias.

“Nuestra misión general es eliminar la falta de innovación en la comunidad afroamericana”, dijo.

EJEMPLOS DE GRUPOS DE CODIFICACIÓN

Black Girls Code: El capítulo de Miami tiene cada trimestre talleres de STEM y programas de enriquecimiento. Son talleres gratis. El Women of Color STEM Panel se llevará a cabo el 30 de noviembre en AT&T, 600 NW 79 St., Miami. Un taller de Sphero (robots) será de 10 a.m. a 4 p.m. el 16 de diciembre en AT&T (cuesta $35, pero hay becas disponibles); blackgirlscode.com/contact-us.html

Breakthrough Miami: El programa quiere darle acceso a estudiantes de recursos a programas educativos, incluyendo codificación: breakthroughmiami.org/portal/

CodeArt: La compañía sin fines de lucro basada en Miami presenta Code Art Miami, un evento dirigido a estudiantes, padres y educadores interesados en las posibilidades que ofrecen las ciencias computarizadas. El próximo evento será en marzo y es gratis para estudiantes de K-12. El grupo también lleva a cabo talleres y clubs de codificación para niñas, CodeHer, de 4-12 grados. code-art.com.

CodeFever: La compañía sin fines de lucro de talleres de codificación y bootcamps, un día de taller y entrenamiento tecnológico. CodeFever está ofreciendo un laboratorio de ocho semanas en noviembre llamado Kitty Hawk Interactive Online Lab auspiciado por Adrienne Arsht Center y la Knight Foundation. Más actividades en el website: codefevermiami.com

CodeSkools: CodeSkools lleva a cabo un programa de codificación para estudiantes. El mismo dura ocho semanas. También enseña cómo hacer una entrevista de trabajo, como vestir profesionalmente y lleva a cabo tours a corporaciones; codeskools.com/

Girls Who Code: FIU ofrece dos clubs después de clase para niñas en secundaria. También lleva a cabo el programa de verano Girls Who Code para juniors y seniors.www.girlswhocode.com

https://www.elnuevoherald.com/noticias/tecnologia/article187449168.html

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.