¿Qué hacemos con el Valle de los Caídos cuando Franco sea exhumado?

PSOE y Podemos abogan por convertirlo en un memorial similar al actual Auschwitz, mientras que Ciudadanos prefiere que sea el “Arlington español”.
JUAN MEDINA / REUTERS
No se sabe cuánto tiempo le queda al dictador Francisco Franco en su tumba del Valle de los Caídos. El PSOE quiere iniciar el proceso para exhumarlo este viernes mediante la aprobación de un decreto ley. Con esta medida, el Ejecutivo de Sánchez pretende evitar posibles demandas judiciales que puedan entorpecer el proceso, algo que no ha gustado a Ciudadanos y PP. La formación naranja ha avanzado su abstención en la votación del decreto. Los populares lo recurrirán al Tribunal Constitucional.

Salvo sorpresa, la exhumación será previsiblemente aprobada con el respaldo de la mayoría de fuerzas parlamentarias. Sin embargo, una vez retirados los restos del dictador, se plantea una nueva cuestión: ¿Qué hacer con el Valle de los Caídos? La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha propuesto este miércoles convertir el Valle de los Caídos en un “Arlington español”.

Inés Arrimadas

Cs apuesta por convertir El Valle de los Caídos en un lugar de reconciliación, un “Arlington español” sin los restos del dictador. Sánchez quiere sacar a Franco por decreto “urgente” sin acordar una solución global y consensuada al Valle que supere la división y mire al futuro. 2,0822,359 people are talking about this

Arrimadas he hecho esta declaración tras trascender el martes que el Gobierno convertir el espacio algo similar al actual Auschwitz, una postura que también apoya Podemos. ¿Qué significado tiene cada uno de estos lugares? A continuación analizamos el origen, el significado y los elementos que tienen en común el Cementerio Nacional de Arlington, el actual campo de exterminio de Auschwitz y el Valle de los Caídos.

Arlington

El Cementerio Nacional de Arlington, creado en 1864 durante la Guerra de Secesión estadounidense, se ubica en una colina frente a la ciudad de Washington que acoge los restos mortales de 400.000 caídos estadounidenses y de otros once países. Es visitado anualmente por unas cuatro millones de personas.

Este gran camposanto que tiene una extensión superior a 250 hectáreas fue construido para enterrar a quienes “dedicaron su vida a defender los ideales de los Estados Unidos”. Los caídos en las numerosas guerras en las que ha participado este país, así como los veteranos de estas, tienen derecho a pedir ser enterrados en Arlington.

PIXABAY

Uno de los lugares más emblemáticos de este cementerio militar estadounidense es la tumba del soldado desconocido, dedicada a los combatientes no identificados que murieron por Estados Unidos. Junto a este sepulcro siempre hay un soldado que monta guardia, 24 horas al día durante los 365 días del año.

Cada semana se celebran allí en torno a 30 nuevos funerales. La entrada es gratuita para quienes quieran recorrer el cementerio y mostrar sus respetos a los caídos estadounidenses.

PIXABAY
Tumba del soldado desconocido, en Arlington.

Auschwitz

El campo de concentración nazi de Auschwitz, situado en Polonia, es uno de los mayores símbolos del horror del que es capaz el ser humano. En este lugar, diseñado para el asesinato masivo de personas, perecieron cerca de un millón y medio de hombres, mujeres y niños, principalmente judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

La mayoría de las víctimas asesinadas allí por los nazis perecieron en las cámaras de gas construidas por sus verdugos para llevar a cabo “la solución final”, un plan de exterminio sistemático de la población judía europea.

REUTERS
Entrada a Auschwitz con el eslogan nazi “El trabajo os hará libres”.

La función de Auschwitz actualmente es servir de recordatorio de las maldades que puede llegar a cometer el ser humano, para que las generaciones venideras no olviden el horror sucedido hace no tanto tiempo y contribuir de este modo a que no se vuelva a repetir.

El año pasado más de dos millones de personas visitaron Auschwitz. La entrada es gratuita, aunque mucha gente opta por contratar los servicios de guías. Cada año se celebra en el campo la Marcha por la Vida, en la que supervivientes judíos del horror nazi acuden acompañados por sus descendientes y otras personas.

REUTERS
Las vías de tren de Auschwitz, en la actualidad.

Valle de los Caídos

Las obras para construirlo comenzaron en 1940, poco después de finalizar la Guerra Civil española, y fue inaugurado en 1959, dos décadas después del fin de la contienda. Se calcula que 20.000 presos republicanos fueron utilizados como mano de obra forzosa para levantar el mausoleo, que está coronado por una cruz de piedra de 150 metros de altura y 46 de anchura. No hay consenso sobre la cantidad de presos que murieron en su construcción.

El lugar en el que se erigió, en el término del municipio madrileño e San Lorenzo del Escorial, recibía el nombre de Valle de Cuelgamuros. Al fallecer Franco, su cuerpo fue sepultado allí junto al fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. Actualmente, es un lugar de peregrinación de nostálgicos de la dictadura. El recinto está gestionado por Patrimonio Nacional y la entrada tiene un coste de 9 euros. Además, se ofician servicios religiosos y hay una abadía benedictina aledaña.

SUSANA VERA / REUTERS
Flores en a tumba de Franco.

Los simpatizantes del sanguinario dictador fascista opinan que el Valle de los Caídos es un monumento a la reconciliación. Lo que no es una opinión es que se trata de la mayor fosa común de España, en la que hay casi 34.000 personas de ambos bandos enterradas, de las que más de 12.000 no han sido identificadas (la mayor parte víctimas republicanas y de la represión franquista).

Así, el Valle de los Caídos tiene en común con Arlington que es un cementerio, pero mientras que el camposanto estadounidense está dedicado a todos aquellos que cayeron luchando por Estados Unidos, el camposanto español estaba dedicado a los caídos “por Dios y la patria”, típica fórmula empleada en el franquismo que excluye a los caídos del bando republicano que defendieron la democracia.

JAVIER BARBANCHO / REUTERS
Franquistas haciendo el saludo fascista en el Valle de los Caídos.

Además, para muchos resulta contradictorio tratar de honrar a los combatientes y represaliados republicanos con un monumento construido por mano de obra esclava, dedicado al dictador contra el que combatieron y coronado por una gran cruz.

Por otro lado, salvando las distancias, Auschwitz y el Valle de los Caídos tienen en común que ambos son lugares en los que se empleó mano de obra esclava y en los que hubo víctimas, aunque ni de lejos a la misma escala.

Otras opciones

Ante la división de opiniones, siempre hay quien aboga por recurrir a otras opciones más drásticas que tienen cierta popularidad en redes sociales, como dinamitar la cruz o dejar, simplemente, que la naturaleza haga su trabajo y se apodere del valle.

Bruceiratxo@bruceiratxo

Firma la petición

Gobierno de España: Firma para que se dinamite el valle de los caidos de un modo solemne y respetuoso. change.org. Ver los otros Tweets de Bruceiratxo

Si bien el Valle de los Caídos tiene algunos rasgos en común tanto con Arlington como con Auschwitz, posee las particularidades de que fue construido a iniciativa de un régimen dictatorial a mayor gloria de su caudillo y de que es un espacio en el que se ofrecen misas y servicios religiosos. Para convertirse en un lugar dedicado a la memoria y a la reconciliación, le hacen falta algunos retoques. El primero y el más importante, la exhumación de Franco, ya está en marcha.

https://www.huffingtonpost.es/2018/08/22/que-hacemos-con-el-valle-de-los-caidos_a_23507260/

Anuncios

Autor: gustavo1941

Ex preso politico cubano, refugiado en EE UU. Presidente de la Academioa Cubana de Altos Estudios Masonicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005 a 2011); Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del grado 33 para la Republica de Cuba del REAYA(2005-2008). Autor y conferencista.