EL AURA

No hay texto alternativo automático disponible.

El aura es la energía del alma, que se sitúa alrededor del cuerpo y es colorida. El aura tiene forma de óvalo, adoptando diferentes colores y múltiples matices.
El Aura es como un espejo, refleja lo que espiritualmente somos, sin importar como nos veamos por fuera. El aura esta directamente conectada con nuestro estado mental, emocional y físico, si una persona se siente cargado de estrés se reflejara en el color del aura, de igual manera por medio de los colores del aura, podemos saber si una persona es honesta o tiene turbias intensiones.

Todas las personas podemos observar el aura, si preparamos la sensibilidad de nuestra vista y practicamos diariamente. Existen ejercicios para lograr la concentración necesaria.

A nivel científico, existe también una cámara llamada Kirliam que fotografía el aura.
El aura se percibe como ondas electromagnéticas, las cuales son de la gama de las ultravioletas, con diversos grados de luminosidad según la impresión recibida, y, además de comunicar las células en el interior del cuerpo, se transmiten al exterior como energía vital e información luminosa de estas células.

Esta energía proyectada hacia el exterior en forma de ondas electromagnéticas es la causante de la formación del aura.
Aquellas persona que son sensitivas, pueden captar el aura con mucha facilidad, y saber el estado físico y anímico de la persona a la cual están observando.

La existencia del aura data de los orígenes del hombre, y ha sido estudiada durante décadas por creyentes y no creyentes.

Por ejemplo, en Europa, desde principios de siglo XX, han sido numerosos los intentos de demostrar por medio de aparatos la existencia del aura. Entre los estudiosos encontramos, Walter Kilner en Inglaterra y el matrimonio Kirlian en Rusia, a partir de cuyos estudios se comenzó a investigar, de una forma científica, acerca del aura.

El doctor Kilner, miembro del Colegio Real de Médicos, publicó en 1.912 el resultado de las experiencias realizadas durante cuatro años en diversos hospitales para demostrar la existencia del aura.

En su libro “La atmósfera humana” explica como es posible ver el aura a través de una especie de vitrina, la cual está llena de una solución alcoholizada, la diacinina, que es sensible a los rayos ultravioleta, y que es capaz de exaltar la sensibilidad retiniana. Mediante este sistema sólo puede verse un halo de color azul grisáceo que sigue el contorno del cuerpo hasta una distancia de 60 cm. fuera de él.

El fenómeno variaba con la edad, el sexo, las facultades mentales y el estado de salud del sujeto. Por ejemplo, cuando la tonalidad era más grisácea, el individuo era menos inteligente. Kilner aseguraba que el aura humana podían verla el noventa y cinco por ciento de los individuos, cosa que no es cierta, pero él consideraba el fenómeno tan objetivo y preciso que adaptó a la visualización del aura un método de diagnostico clínico.

Otro de los hombres que han estudiado más exhaustivamente la fenomenología del aura es, sin duda, el ingeniero Simeón Davidovich Kirlian, y su esposa. Un día, Kirlian fue invitado a ver una demostración de una máquina que efectuaba electrocardiogramas y en el curso de la demostración notó que entre el electrodo cubierto con el cristal y la piel del paciente había una cierta luminiscencia, debido a la electricidad que fluía entre la piel y el instrumento. A partir de ese momento, se propuso plasmar esa luminiscencia en papel fotográfico. Sin quizá darse cuenta, este intento fue el comienzo de una serie de experimentos que culminaron con lo que actualmente conocemos como cámara Kirlian.

LOS COLORES DEL AURA

El espesor del aura está compuesto por una serie de colores básicos, los cuales fluctúan dependiendo de la evolución del individuo.

Vale acotar que las personas no poseen un solo color en su aura, sino que presentan diferentes tonalidades e innumerables matices. Según el espesor y luminosidad del aura, reflejará estados y situaciones completamente distintas.

•Amarillo:

Denota gran capacidad intelectual y el tornarse dorado es propio de una persona de elevada espiritualidad.

Un amarillo rojizo no es del todo favorable, indica cierto grado de timidez mental, moral y física.

En cuanto a la salud física, el amarillo verdoso es signo de padecimientos hepáticos, mientras que un individuo que posee una digresión o una doble personalidad (en el sentido psiquiátrico occidental), muy frecuentemente presenta la mitad del aura de un amarillo azulado y la otra mitad de un amarillo con tonalidades marrones y verdes.

•Rojo:

Este color denota una sana fuerza impulsora; es el color de la fuerza, la pasión, el dominio. Un rojo claro, con los bordes de un amarillo también claro, denota que la persona que lo posee se preocupa por sus semejantes. Si observan franjas de color rojo en el sitio donde está el órgano, indica que éste se encuentra en perfectas condiciones de salud.

El rosa, que podríamos incluirlo como una variedad del rojo, es signo de inmadurez. En una persona adulta, el rosa corresponde a infantilismo e inseguridad.

Gran número de gobernantes, militares y políticos poseen rojo en sus auras y puede decirse que es un buen color, si no se encuentra contaminado o degradado por otros colores.

•Anaranjado:

El color naranja, en realidad, es una rama del rojo o encarnado, pero dada la importancia de este color en Oriente, vamos a hacer una pequeña reseña.

El naranja es un color básicamente hermoso, y las personas que poseen un acertado matiz anaranjado en su aura, son gente considerada para con sus semejantes.

Un amarillo anaranjado es un color muy deseable que denota dominio sobre sí mismo, mientras que un marrón anaranjado indica trastornos renales.

•Verde:

El verde es el color de la curación, de la enseñanza, denota diplomacia y facilidad en el trato con las personas. Verde con una cantidad de rojo indica competencia en el trabajo y es el color de los grandes cirujanos.

Si se observa verde combinado con azul es muy probable que la persona observada se dedique a la enseñanza y que alcance grandes éxitos.

todo cuanto tiene que ver con la salud de las personas y de los animales se traduce por una elevada cantidad de verde en la composición de sus auras. Es un color benéfico e indica que el que lo posee es una persona amistosa y considerada para con los demás.

•Azul:

Es el color de la espiritualidad, la lealtad, la constancia, la juventud. También denota habilidad intelectual; el azul pálido es el color de las personas que tienen que ser empujadas para que adopten cualquier decisión.

Un azul más oscuro es propio de una persona que está haciendo progresos, que es laboriosa y que ha encontrado ciertas satisfacciones en su trabajo. Podemos “juzgar” a las personas por el vigor de su amarillo y la oscuridad de su azul.

•Gris:

El gris es un modificador de los colores del aura y carece de significación, excepto que la persona que lo posee está muy poco evolucionada.

Es el color del malestar, de la enfermedad; una persona con una jaqueca muy dolorosa, tendrá una nube grisácea que atraviesa el aura a nivel de la cabeza y las pulsaciones de esta nube seguirán el ritmo de las punzadas de la jaqueca que padece esta persona.

Realmente, no existen patrones definidos, por lo que les recomiendo atreverse a investigar y obtener sus propias experiencias con el aura.

Bhagavan Vasquez
Anuncios