Negar la realidad

Por María Celsa Rodríguez
María Celsa Rodríguez

En la Argentina, el acto de pensar y el objeto del pensar se confunden, se  desmaterializan las razones de fondo para enredarse en debates absurdos y monótonos donde esas razones son gemelos idénticos de viejas causas, que luego toman situación firme en la calle  cuando los conflictos parecen encontrar el aliento fecundo para encender las ollas populares que alimentan a las masas que pastea sobre el cemento al grito de “tenemos hambre” mientras nadie  físicamente tiende a acercarse al limite de hambruna que lo atestigüe, y con celulares de alta gama se fotografían con “sus compañeros” de lucha, en sus “actividades” piqueteras.

En tanto las sopas primitivas de ofensas es un mecanismo que suelen usar ciertos personajes que encuentran un eco en  estas masas con sus discursos violentos. Así vemos a D’Elias, Echarri y Brieva en un rincón de un ring virtual  construido desde su protagonismo mediático.
El deseo que todos los males caigan sobre Macri  es el deseo que todos los males caigan sobre nosotros. Una psicosis del mal  que busca la destrucción generalizada pero también quiebra el frágil equilibrio entre el caos y el orden que la mitad de los argentinos intentamos mantener.
Encender el desorden social es para estos individuos  una motivación esquizoide de que la posibilidad de que otro resultado sea posible aun prospera en sus esperanzas,  cuando los argentinos no quieren mas ese resultado.
Las ideologías que imperan en sus mentes y que buscan instalar en la sociedad, corta transversalmente  el deseo de un país que reconoce que fue el kirchnerismo quien nos condujo a esta tormenta ciclónica. Pero hay una enfermedad psíquica en ciertos grupos   que niegan la verdad.
“Para Hiponense negar la verdad equivale a negar la realidad  misma en la que estamos inmersos, aunque no tengamos conciencia. El proceso cognitivo sea cual fuere su explicación  que deseamos del mismo no tendría sentido ninguno sin el compromiso con la verdad como reflejo de la realidad”, dice Nieto Blázquez.
Negar la corrupción  y los hechos corruptos del gobierno kirchnerista es negar las pruebas, negar la acusación, y negar el reflejo de esa realidad mientras se descarga al gobierno de Macri  la culpa de la crisis. La pesada herencia es como la piedra de Sísifo  intentando subirla por el Acrocorinto.
El odio y el resentimiento que derraman sobre quienes no pensamos como ellos y no queremos volver a esa Argentina los mantiene en esa negación de la realidad que tapa los ojos  y solo a través de la violencia verbal, social y política encuentran sustento para construir un contexto ficticio.
Brieva dijo ahora  “guarda que no ganaron 7 a 1 eh, ganaron 5 a 4”, y el Kirchnerismo se ganó un PBI Dady! …. Pero eso no quiere aceptarlo.
Este discurso  equivocado es un argumento real para ellos y desde esa intolerancia  buscan legitimar  un clima enrarecido en la sociedad, para agitar aguas  que  expongan   a situaciones violentas.
Sabemos que hay grupos pagos  para armar piquetes y generar situaciones de desborde social.
Por otro lado  transitamos un tiempo de improvisación económica porque se han hecho las cosas mal y la inestabilidad exterior incrementa la tormenta interna. Se gastó sin las reformas previas debidas y los conflictos que gestamos son las consecuencias  de los males pasados  pero también de los errores presentes
María Celsa Rodríguez Mercado
Directora de ChacoRealidades
Analista del Circulo Acton Chile
Anuncios