Rosacruces

Resultado de imagen para fotos de rosacruces
Imagen de https://www.google.com/

La fraternidad de los Rosacruces es mundialmente conocida como la antigua Orden Mística de la Rosa Cruz. Su símbolo: una cruz con una sencilla rosa en el centro.

Los Rosacruces se auto definen de la siguiente manera:

“Los rosacruces son una Orden Fraternal. Son un grupo de hombres y mujeres progresistas, interesados en agotar las posibilidades de la vida, mediante el uso sano y sensato de su herencia de conocimientos esotéricos y de las facultades que poseen como seres humanos. Estos conocimientos, que ellos fomentan y enriquecen con nuevos hallazgos, abarcan todo el campo de los esfuerzos humanos y todo fenómeno del universo conocido por el hombre”. El Dominio de la Vida, (publicación oficial), pág. 16.

En la Enciclopedia Británica se encuentra el artículo Rossicrucianism, escrito por H. Spenser Lewis quien era el “Imperator ad vitam” y el ideólogo más acreditado de este movimiento:

“El rosacrucismo es un sistema de filosofía mística cuyo fin es el de guiar el desarrollo de la conciencia interna. La opinión popular atribuye su fundación, ocurrida en Cassel, Alemania, en el siglo XVI, a la publicación de unos folletos titulados: ‘Allgemien und general Reformation der gazen weiten Welt’ y ‘Fama Fraternitatis’, atribuidos al teólogo Valentín Andrea (1586-1654)”.

Los rosacruces, en sus publicaciones, reclaman que sus orígenes se remontan a las escuelas de misterios, de conocimientos secretos, del antiguo Egipto establecidas durante el reinado de Tutmosis III, hacia el 1500 a.C Su sucesor Amenhotep IV, jefe también de las escuelas de misterios, y que “abolió el politeísmo”, es considerado por los rosacruces como su tradicional Gran Maestro… De Egipto, dicen ellos. La Hermandad se extendió a Grecia y Roma. Después, durante la Edad Media, las misteriosas enseñanzas rosacruces vivieron en clandestinidad, soterradas bajo diversidad de nombres esotéricos. Se fue transmitiendo secretamente hasta su estructuración en el siglo XVII.

El mismo H. Spenser Lewis sólo aseguraba que los textos más antiguos hacen remontar el movimiento Rosacruz al 1410. Sin embargo, la crítica histórica hace ver que La Fraternidad Rosacruz no llega más allá de 1614, cuando un teólogo luterano llamado Juan Valentín Andrea publicó en Cassel, Alemania, el folleto titulado ” Fama Fraternatis Rosa Crucis”. En el folleto se cuenta la historia de un noble alemán, Christian Rossecreuz (1378-1484), personaje de leyenda sin base histórica, que en sus viajes al Oriente se inició en los misterios de la magia que mezcló con doctrinas cristianas, fundando la Hermandad Rosacruz en 1408. Andrea se presentaba como heredero de sus secretos que ofrecía al público en su obra. La Rosa y la Cruz eran parte del escudo de la familia Andrea.

El folleto tuvo éxito en un mundo hambriento de misterio y esoterismo, y el mismo Andrea, cuando quiso detener la avalancha que había desencadenado, no lo pudo lograr. El Rosacrucismo se funda, pues, en las enseñanzas de Andrea.

Hoy en día varias organizaciones reclaman para sí la primitiva herencia rosacruz. La más importante, “La Antigua y Mística Orden Rosae Crucis”, abreviado AMORC tiene su centro en el parque Rosacruz de San José California.

Resultado de imagen para foto de la orden amorc
Imagen de https://www.google.com/

Este es un resumen de los cinco manifiestos rosacruces, publicados hasta la fecha.

La Fama Fraternitatis (1614)

Se destina a los dirigentes políticos y religiosos y científicos de la época. Se expresa de manera más bien negativa sobre la situación general en Europa. Bosqueja el pasado de la Orden Rosacruz, por lo que se refiere a Alemania y revela la existencia de la Orden Rosacruz a través de la historia alegórica de Christian R. desde el periplo que llevó a cabo por el mundo. Es importante mencionar que el nombre simbólico de Christian Rosenkreutz fue usado por diversos responsables de la Orden durante siglos y no solamente por el personaje mencionado en “La Fama Fraternitatis”.

La Confessio Fraternitatis (1615)

El segundo Manifiesto rosacruz “La Confessio Fraternitatis” completa el primer Manifiesto, por una parte insistiendo sobre la necesidad para el Hombre y la sociedad de regenerarse, y por otra indicando que la Fraternidad Rosacruz posee una ciencia filosófica que permite operar esa regeneración. Para ello, se dirige principalmente a los que buscan con el deseo de participar en los trabajos de la Orden y trabajar para la felicidad de la Humanidad.

Las Bodas Químicas de Christian Rosenkreutz (1616)

El tercer Manifiesto rosacruz es muy diferente de los dos precedentes. He aquí a grandes rasgos su propósito. En este texto, Christian Rosenkreutz es un anciano de ochenta y un años, que narra su propia aventura. Se trata del relato de siete jornadas y donde el asiste a las nupcias reales. En 1454, invitado por una mensajera alada, deja su recogimiento en el flanco de la montaña para ir a este matrimonio. Después de varios periplos, llega a la cima de una alta montaña, antes de franquear tres cinturones sucesivos. Ahí, como los otros invitados, es sometido a la prueba de la balanza y juzgado como muy virtuosos para participar en el matrimonio. Los elegidos reciben un Vellocino de oro y son presentados a la familia real.

Se espera asistir a un matrimonio, pero lo que Christian Rosenkreutz nos describe es la decapitación de la familia real. Los ataúdes son enseguida embarcados en siete navíos, partiendo para una isla lejana. Al llegar a su destino los alojan en curioso edificio de siete pisos: la Torre de Olimpo.

La continuación del relato nos hace asistir a una extraña ascensión de los invitados a través de los siete pisos de la torre. En cada etapa, bajo la dirección de una mujer y de un anciano, participan en operaciones alquímicas. Se procede a una suerte de destilación de los despojos reales de donde se recupera un líquido que pronto de nacimiento a un huevo blanco. De este nace un pájaro que será reducido en cenizas. Con estos residuos, los invitados fabrican dos minúsculas estatuas. Estos homúnculos son alimentados hasta que alcancen la talla de adultos. Una última operación les comunica la flama de vida. Los dos homúnculos no son otros que el rey y la reina que se despiertan de nuevo a la vida. Poco después, estos últimos reciben a sus invitados en la Orden de la Piedra de oro y todos regresan al castillo. Sin embargo, Christian Rosenkreutz , en su primera jornada en el castillo, cometió una indiscreción. Había penetrado en el mausoleo donde yacía Venus adormecida. Esta indiscreción le costara ser condenado a convertirse en el guardián del castillo. La sentencia no parece haber sido ejecutada, pues el relato acaba brutalmente con el regreso de Christian Rosenkreutz a su morada. El autor deja entender que el ermitaño, quien tiene ochenta y un años, solo le quedan algunos años de vida. Este último elemento parece contradecir a la –Fama Fraternitatis- que indica que Christian Rosenkreutx vivió hasta la edad honorable de ciento seis años. Otros puntos del relato nos muestran a un Christian Rosenkreutz muy diferente de aquel que es presentado en los primeros Manifiestos.

Positio Fraternitatis Rosae Crucis (2001)

En Agosto de 2001 la AMORC publicó la Positio Fraternitatis Rosae Crucis, presentado como el “Cuarto Manifiesto”, es decir, como una sucesión natural de los tres citados anteriormente. Contrariamente a estos manifiestos, el contenido de la Positio no es esotérico. Propone ciertas reflexiones y consideraciones de los dirigentes de esta sociedad mística moderna, sobre la sociedad humana tal como se presenta hoy, y sobre la forma en que el ideal rosacruz podría contribuir a esclarecer a la humanidad en el período de crisis profunda de los valores espirituales en los que, según su visión, vive la sociedad actual a nivel mundial. Este documento, termina con una “utopía rosacruz”, en la que según sus propias palabras “si todos los hombres se esfuerzan en creer que es posible y actúan en consecuencia, el mundo será algo mejor…”

Appellatio Fraternitatis Rosae Crucis (2014)

Con el título de Appellatio Fraternitatis Rosae Crucis y coincidiendo con el cuarto centenario de la publicación de la Fama Fraternitatis en 1614, la Antigua y Mística Orden Rosa-Cruz hace público un nuevo Manifiesto bajo los auspicios de la Espiritualidad, el Humanismo y la Ecología.

Los rosacruces más importantes hasta la fecha han sido Lutero, Casanova o Julio Verne.

Página web de AMORC: http://www.amorc.es

Anuncios