Los Acuerdos de Camp David cuarenta años después

Anwar Sadat, Jimmy Carter y Menachem Begin sentados en torno a una mesa, sonrientes (© David Hume Kennerly/Getty Images)
El presidente de Egipto Anwar Sadat, el presidente de Estados Unidos Jimmy Carter y el primer ministro israelí Menachem Begin festejan tras la firma de los Acuerdos de Camp David el 17 de septiembre de 1978. (© David Hume Kennerly/Getty Images)

Por ShareAmerica

Hace cuarenta años el presidente Jimmy Carter recibió al presidente egipcio Anwar Sadat y al primer ministro israelí Menachem Begin en la casa de campo presidencial de Estados Unidos en Camp David, en la zona rural de Maryland.

Los egipcios e israelíes modernos siguen aprovechando los beneficios del progreso logrado entonces.

Luego de doce días de negociaciones entre Sadat y Begin, con Carter actuando de mediador, ambos líderes firmaron los Acuerdos de Camp David el 17 de septiembre de 1978. Por esta razón Sadat y Begin recibieron conjuntamente el premio Nobel de la Paz y ello también produjo como resultado el tratado de paz de 1979 entre Israel y Egipto.

Michael Singh, un experto en política de Oriente Medio en el Instituto de Washington para Políticas del Cercano Oriente, describe la manera en que los acuerdos reconformaron el panorama político en la región.

Los Acuerdos de Camp David marcan una transición vital para Egipto e Israel, y para la región en sentido amplio, de estar en un estado casi constante de conflicto a una era para hacer la paz. Aunque la región todavía tiene problemas graves, los acuerdos ayudaron a impulsar una mayor prosperidad para personas en todos los sectores y eliminaron una importante amenaza a la paz y estabilidad regional”, dijo.

En los años previos a Camp David estallaron cuatro guerras grandes entre Egipto e Israel. En los 40 años transcurridos los dos países se han mantenido en paz (en inglés) salvando innumerables vidas.

Los acuerdos hicieron que tanto Egipto como Israel lograran sus objetivos principales. Egipto recuperó la península del Sinaí que Israel había capturado en la Guerra de los Seis Días en 1967 mientras que Israel obtuvo su primer reconocimiento legal por parte de un estado árabe.

Los acuerdos también establecieron relaciones de seguridad y económicas más fuertes entre Estados Unidos y las partes de los acuerdos. “Actualmente Egipto e Israel son dos de los asociados más cercanos a Estados Unidos en materia de seguridad, no solamente en la región sino en todo el mundo”, dijo Singh.

En el transcurso de los pasados 40 años Egipto e Israel han establecido entre ellos importantes lazos comerciales en tecnología agrícola, turismo y desarrollo energético, así como cooperación militar y de inteligencia.

Anwar Sadat, Jimmy Carter y Menachem Begin tomados de las manos (© Bob Daugherty/AP Images)
El presidente de Egipto Anwar Sadat, izquierda; el presidente de Estados Unidos Jimmy Carter, al centro y el primer ministro israelí Menachem Begin se toman de las manos en la Casa Blanca luego de la firma del tratado de paz entre Egipto e Israel el 26 de marzo de 1979 (© Bob Daugherty/AP Images)

Logro del ‘sí’ — y sus resultados

Es fácil dar por hecho ahora los beneficios de los acuerdos, pero cuando las negociaciones estaban en curso en Camp David, el resultado estaba lejos de ser cierto.

Sin embargo, Carter estaba decidido a que ambas partes llegaran a un acuerdo. Por ello adoptó un enfoque personal en las con frecuencia tensas discusiones.

Le preguntó a Begin sobre sus nietos, haciendo que líder israelí reflexionara sobre la necesidad de mejorar las condiciones para el futuro. Incluso Carter llevó a Sadat y Begin a visitar el Parque Nacional Militar de Gettysburg, empleando a la Guerra Civil de Estados Unidos como un símil ante los conflictos entre Egipto e Israel.

Aunque los acuerdos no eliminaron de pronto las discordias entre árabes e israelíes, el arreglo estableció los cimientos sobre los cuales los diplomáticos del siglo XXI pudieran seguir trabajando, agregó Singh.

“Los Acuerdos de Camp David encarnan un modelo para conseguir la paz que hoy sigue siendo importante: un liderazgo decidido combinado con la habilidad de ver más allá de los asuntos pequeños sobre la mesa; y una visión de los beneficios que la paz y la estabilidad conseguirían. Estos acuerdos “nos enseñan que la diplomacia puede lograr no solo el fin de una guerra, sino también una mayor prosperidad y oportunidades para todos los involucrados”.

https://share.america.gov/es/los-acuerdos-de-camp-david-cuarenta-anos-despues/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.