Orden de la  Armonía Universal

Mesmer
Franz Anton Mesmer

Con este título se fundó en Paris en 1783, una sociedad masónica magnética, de conformidad con las doctrinas del doctor Mesmer, que tenía por objeto purificar a sus adeptos por la iniciación y la propagación de las doctrinas del célebre doctor alemán. (Diccionario Enciclopédico de la Masonería Lorenzo Frau Abrines) Mesmer creía que los fluidos energéticos de carácter magnético se relacionaban con los principios homeostáticos de la salud, del mismo modo que los chinos consideraban que la energía fluía por el cuerpo a través de los chakras.

La técnica de imposición de manos, tenía directa relación con la idea Mesmérica que el punto de mayor confluencia energética era la pala de las manos. Investigaciones recientes han demostrado que efectivamente existe un traspaso energético en la imposición de manos, otorgando siglo después de su aparición la razón al médico austriaco.

Mesmer fundó la “Orden la Armonía Universal”, en 1783, en la que, según era de suponer, sólo se enseñaba el magnetismo animal, pero en realidad se exponían las doctrinas de Hipócrates, los métodos de los antiguos Asclepieia, los Templos de curación y muchas otras ciencias ocultas.La Sociedad recibió rápidamente adeptos en todo París, algunos de los cuales provenían incluso de Logias Masónicas tan renombradas como “Las Nueve Hermanas”, tal era el caso de Anotine Court de Gébelin, autor de una enciclopedia acerca del origen de las civilizaciones y un estudio sobre el origen del Tarot.

Franz Anton Mesmer, era un doctor austriaco masón que deja su ciudad natal en el año de 1778 para radicarse en París y aunque sus ideas sobre el magnetismo animal parecen haber tenido un éxito inicial, una comisión real decreta su invalidez  en 1784 al no haber encontrado pruebas científicas sobre la existencia de sus teorías, asociándolo con una simple técnica de hipnotismo.. Apoyado económicamente por el abogado Bergasse y el banquero Kormann, ambos miembros fundadores de la Sociedad de la Armonía Universal, logra abandonar París a cambio de entregar algunos de sus secretos a la Sociedad cuyo número ya se multiplica por París  varias otras ciudades de Francia (Claves ocultas del Símbolo perdido, Enrique de Vicente).

https://segundotaller.wordpress.com/ordenes/