Cómo poner límites y criar Niños y Jóvenes brillantes

  6 octubre 2018  Niños y Jóvenes, Sabiduría Emocional  No hay comentarios

Los límites en niños y jóvenes sin duda necesitan ahora ser renovados y transformados para que puedan ellos realmente desarrollar todo su potencial creativo, y puedan entenderse, pensar y decidir con

¿Qué es lo que más deseo para mi hijo?

Esta es una pregunta que suelo hacer a menudo en mis talleres para padres. Muchos dudan al responder, otros dicen que desean su hijo tenga una buena carrera o educación, salud, o que tenga éxito. Pero en el fondo todos están de acuerdo en que lo que más desean para sus hijos es que éstos sean felices.

Pero, ¿qué es exactamente ser feliz? Si hablamos en términos de realización personal, la felicidad o el logro en un ser humanos está basado en que un hombre o mujer sepan pensar por si mismos, resolver sus propios problemas con éxito, y que se sientan seguros de su poder y de su creatividad.

Cuando una persona se sabe entender por si misma y sabe que es la responsable de su vida y busca formas de crecer y resolver, podemos decir que esta persona es exitosa ya desde este momento.

Responsabilidad y Realización personal: la base está en los límites

Si hay algo que deseamos todos los padres es que nuestros hijos sean responsables. Sin embargo, en los talleres para padres, cuando pregunto que es la responsabilidad,d casi nadie puede definirla. Así que estamos queriendo sembrar algo en nuestros hijos que no sabemos ni qué es.

La responsabilidad es la habilidad de responder de forma efectiva y exitosa ante lo que nos pasa y sucede. Sin embargo, muchos de los padres, aunque quieran que sus hijos sean responsables, les resuelven gran parte de sus cosas.

Por ejemplo: El niño o joven…
  • …no se levanta para la escuela, y el papá es el que hace todo para levantarlo.
  • … no hace su tarea y el papá está encima de él, repitiéndole si ya la hizo o incluso, muchos padres, haciéndoles las tareas.
  • … no se quiere bañar y el padre lo mete a la fuerza.
  • … tiene un problema en la escuela, y el padre corre a resolverlo.
  • … se pelea con algún compañero, y el padre corre con el papá a solucionar el conflicto.
  • … tiene algunas ideas propias, y el padre las anula o las critica.
  • … se porta mal y el padre lo amenaza con castigos que luego no cumple.
  • … tienen formas de resolver sus cosas, pero los padres quieren que se haga a su modo.
  • … tiene hambre, y el padre o madre no permite que ellos se preparen su comida.

Estos ejemplos son sólo algunos de muchos que nos demuestran que mucha de la educación pasada aún prevalece en los padres, y que realmente no estamos haciendo que nuestros hijos realmente sean responsables y estén, sobre todo, aprendiendo a pensar por si mismos, ser creativos y desarrollar sus habilidades.

Sin Límites: niño inseguro, rebelde, deprimido o tímido: resultado de una educación autoritaria o negligente

Cuando un niño demuestra ciertas actitudes cómo la depresión, la inseguridad, la negatividad o el mal humor, es que en el fondo este niño o joven no esta encontrando la forma de solucionar lo que siente.

Lo que más buscamos todos los seres humanos a todas las edades es demostrar que podemos, que somos inteligentes, independientes y sobre todo que podemos hacer nuestro propio camino y resolver nuestros propios problemas.

Antes, la forma de educación, tanto en casa cómo en la escuela, se basaba en métodos autoritarios que las generaciones anteriores padecieron en mucho sentidos. Los métodos autoritarios prácticamente anulaban al niño o jóvenes, quien “debía” de hacer y cumplir con muchos requisitos y formas de ser para tener contentos a los padres, los maestros y la sociedad.

Por otro lado, algunos de estos padres, por dar reversa a su educación autoritaria,  se volvieron todo lo contrario, se volvieron negligentes, es decir, permisivos, y omitieron poner límites.

Tanto el autoritarismo como el ser negligentes no ayuda a nuestros hijos a crecer ni madurar o desarrollar su potencial creativo ni emocional. Esto lleva a que el niño o joven sientan dolor interior, a veces tan fuerte que los lleva a caminos como el alcohol y las drogas. 

  • Un niño o joven al que todo se le resuelve, se volverá inseguro
  • Un niño joven al que se castiga o regaña con frecuencia, se volverá rebelde o muy tímido e inseguro de si mismo.
  • Un niño o joven que no sabe el efecto de sus acciones, no sabrá que es la responsabilidad.
  • Un niño deprimido en el fondo se siente inútil, muy poco valioso.

Empieza ahora a poner Límites de Poder

Para poner estos límites lo que necesitas es considerar siempre que lo que mas desea tu hijo, a toda edad, es:

  • Pensar por si mismo.
  • Sentirse valioso e importante.
  • Sentir que influye en sus decisiones.
  • Sentir que el puede crear su propia vida.
  • Sentir que ellos son una autoridad en su vida, para que puedan respetar y reconocer otras autoridades.

Así que lo primero es anular todo castigo, porque estos rebelan que la autoridad eres tú, y esto puede hacerlos sentir muy sometidos, enfadados e inseguros, porque ellos sienten no tienen autoridad en su mundo. A su pequeña edad, ellos ya pueden manejar un tipo de autoridad en su vida equivalente a su edad y maduración. Y esto e una clave muy importante, que vuelve a nuestro hijos respetuosos y maduros.

Así que ahora, se sustituye el castigo por la ley de causa y efecto.

Límites con Causa y efecto: una forma poderosa de ayudar a crecer y madurar

La ley de causa y efecto es una forma de poner límites a los niños y jóvenes,s y que tiene resultados en verdad fabulosos. Esta ley consiste en que el niño o joven es responsable de su vida, aunque tenga pocos años. Y lo más importante es dejar la mentalidad de que los padres tenemos “el problema” de sus vidas. El problema es de ellos, y lo tendrán que poco a poco solucionar.

Aquí te dejo algunas formas de empezar esta maravillosa forma de enseñar a nuestros hijos, que incluso podemos aplicar en nuestra propia vida

No importa la edad, a partir de los tres años, puedes ayudar a madurar a tu hijo y sembrarle un sentimiento de confianza y valor personal muy poderosos. Así que si tu niño o joven..

  • …tiene algún problema, no corras a resolverlo. Antes, pregúntale cosas cómo: ¿Y ahora qué harás ahora? ¿Cómo puedes resolverlo? ¿Yo creo que podrías lavar los platos esta semana para poder pagar el vidrio roto, no crees?
  • … no quiere levantarse para ir a la escuela, no le hables ni le insistas. Arregla con él una noche antes y dile: “Yo se ya eres alguien responsable cómo para levantarte. Si no lo haces, esta bien. Tu puedes decidir no ir a la escuela. Pero en ese momento decides que te quedarás en casa a ordenar el librero”.
  • … te cuenta algo que te parezca muy fuera de lo “normal”, cómo que te dice “Ya no quiero estudiar” “La escuela no sirve” “Es aburrido ir con mi abuela”. No sueltes a regañar o dar tu opinión o imponer tu punto de vista. Siempre pregunta: ¿Por que no deseas ir a la escuela? ¿Hay alguien que te moleste? ¿Y por qué crees que no sirve ir a la escuela? ¿Si no vas a la escuela, qué harás? ¿Crees que puedas ser feliz sin ir a la escuela? ¿Por qué no deseas ir con la abuela?
  • … te contesta fuerte e irrespetuosamente, no le grites más ni lo castigues, porque sólo repites su misma conducta. Guarda la calma y pídele con voz serena que cuando estén más tranquilos lo hablaran.
  • No quiere hacer su tarea, no lo obligues nunca. Ofrécele tu ayuda, pero déjalo que el haga la tarea a su modo y tiempo. Si no la hace y trae malas notas, no corras a amenazarle o castigarle. Dile: Bueno, ¿y qué harás ahora? ¿No te gusta esta materia? ¿Por qué? ¿La maestra no es buena? Bueno. Yo creo que podrías sacar mejores notas, porque eres inteligente, pero son tus notasSólo que si siguen muy bajas, quizá habría que pensar si seguir pagando esa escuela.
  • No quiere bañarse ni hacer sus deberes, no grites ni castigues. Sólo haz un plan con él. Dile: Mira, tu ya eres grande y responsable, así que puedes meterte a bañar, lavarte los dientes o hacer tu tarea a la hora que tu prefieras,  pero a las 9 de la noche deberás estar en la cama con la luz apagada. De no ser así, tu decides que mañana no podrás ir a jugar futbol (o no podrás usar el juego de video, o no podrás ir con nosotros al cine, etc.)
Observa que:
  • En todo limite poderoso siempre esta la visión del padre de lo que quiere sembrar en el joven, y su vocabulario y forma de hablar debe sustentarlo:Tu ya eres responsable… tu eres muy inteligente… tu puedes arreglar esto… tu eres alguien responsable…
  • Siempre se usa la palabra “tu decides”. Es decir, no hay castigos, el joven decide la consecuencia al no cumplir el acuerdo con el padre.
  • La forma de hablar es serena y tranquila pero firme y comprensiva.

Pon en practica estos pequeños y poderosos consejos y tu mismo, si eres paciente y firme, verás los grandiosos resultados.

https://www.vivirsabiamente.com/como-poner-limites-poderosos-a-ninos-y-jovenes/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.