Lola Montez, el poder y la lascivia

Nace en Limerik en Irlanda el 17 de febrero de 1821. Su verdadero nombre es Eliza Gilbert.

Su madre es Eliza Oliver, a la que se le otorga un origen lejano español. Fue hija ilegitima de una importante familia de Cork. Justo cuando tiene quince años, se casa con un oficial británico del cuerpo de fusileros reales Edwards Gilbert. Ambos se trasladan a su nuevo destino en Calcuta (India) cuando Lola tenía ya dos años. Sin embargo, su padre Edwards fallece al poco de llegar a Calcula debido a que enfermó de cólera.

Su madre se vuelve a casar rápidamente con otro oficial británico llamado Craigie y manda a Lola a vivir a Escocia al pueblo de Montrose, a casa de Chaterine Rase, que era hermana de Craigie y era directora de un colegio en Sutherland. En este colegio sólo permaneció un año, entonces tenía diez años. Posteriormente, se traslada a Bath con la finalidad de que tuviera una educación más dura y domesticaran su carácter rebelde.

El periodo escolar en Escocia resulta muy conflictivo, pues ninguno de los centros educativos a los que acude, consigue que se adapte a las normas de convivencia.

lola-montez-1

Su madre regresa de la India y para acabar con el problema familiar de Lola, propone que se case con un hombre que era sesenta años mayor que ella con la finalidad de calmarla.

Por supuesto, Lola se niega a dicho matrimonio y se fuga con un teniente del ejército británico, Thomas James, que era amante de su madre. Lola consigue volverlo loco de pasión, era entonces el año 1837, entonces ella tenía dieciséis años. Se casan y se trasladan a la India, que en aquel momento era una colonia, que pertenecía a Gran Bretaña.

Este primer matrimonio como era de esperar resultó un fracaso absoluto, duró cinco años, quedando Lola abandonada en la India. Regresa a Londres y conoce a Fanny Kelly, con la que traba una gran amistad. Esta relación le cambia la vida, pues le propone que se dedique a ser bailarina, haciendo que se defina como española, lo cual le daba un toque muy exótico. Le dice que cambie su nombre irlandés por el español de Lola Montez.

lola-montez-2

Ya en Londres tiene una relación muy intensa con Frank Liszt, que era un conocido compositor austro húngaro. Debuta en Londres, en el año 1842, cuando tenía veintidós años, teniendo un gran éxito de público. Llamaba la atención por su belleza exótica, su atrevimiento y su descaro. Sin embargo, la prensa británica descubre que su origen no era español sino irlandés. Que había estado casada con un oficial británico. Esto le lleva a abandonar Londres en medio de un gran escándalo.

Se traslada a París donde retoma su carrera artística. Sigue teniendo un gran éxito, pero empieza a alcanzar más fama por los escándalos amorosos y por sus servicios sexuales. Entre sus relaciones sexuales cabe destacar la de la escritora George Sand, que la introduce en los círculos literarios bohemios de la capital francesa. Ahí también conoce a Alexandre Dumas (padre), con el que mantiene una intensa relación amorosa. Dumas dijo sobre Lola, que podría traer la desgracia a cualquier hombre. También mantuvo relaciones con Honorato de Balzac.

Se traslada a la ciudad bávara de Múnich en el año 1846. Tras su primera actuación como bailarina es despedida del teatro. Ella no se lo piensa dos veces y se presenta ante el palacio real para demostrar toda su indignación por haber sido despedida. Ya entonces tenía como amante al barón de Maltzanhn, por medio del cual llega al rey Luis I de Baviera.

lola-montez-3

Luis I era un hombre culto, inteligente y adicto al trabajo. Pertenecía a la casa de Wittelsbach, que llevaba gobernando Baviera siete siglos. Le gustaban mucho las poesías, escribiendo sonetos, odas y poemas en un sentido intimista y personal.

Sorprendentemente la recibe el rey Luis I de Baviera, éste queda sorprendido de la belleza tan exótica de Lola, y queda locamente enamorado de ella.

Lola preparó a conciencia el encuentro. Se vistió con un vestido de terciopelo negro y recatado cuello de encaje, recogió su pelo con un sencillo moño y cubrió su cabeza con una larga mantilla. A ello unía su inseparable abanico, iba perfumada con unas gotas de jazmín, que era su perfume preferido.

Luis I al verla preguntó en alto si su cuerpo era obra de la Naturaleza o del Arte. Ante aquella afirmación, Lola cogió unas tijeras y cortándose parte del vestido, dejó sus pechos al aire, lo cual deslumbró todavía más al rey.

Consciente Lola de esto, aprovecha la ocasión para conseguir todo del rey Luis I. Lo primero que consiguió fue un contrato para actuar en el mejor teatro de Múnich. Lola utilizó este amor para conseguir privilegios, como su nombramiento como condesa de Landsfeld y baronesa de Rosenthal. Esta participación de Lola en la vida política bávara provoca que sea muy despreciado y hace que la popularidad de Luis I caiga de forma radical.

lola-montez-4

Lola se convierte en amante del rey. Luis tenía entonces sesenta años y estaba casado con Teresa de Sajonia, que le había dado nueve hijos y cuya única misión era lograr la felicidad del rey, consintiendo todas sus infidelidades. Luis I tenía entonces un gran prestigio entre la población bávara.

Sin embargo, la aparición de Lola hace que rápidamente aumenten las críticas y el desprestigio real, debido al cambio de política bajo la influencia de Lola. Era el momento histórico donde las ideas liberales iban adquiriendo un gran desarrollo en las sociedades europeas. Lola Montez intentó desprestigiar al máximo a la orden de los jesuitas.

Toda esta política que desarrolla Luis I bajo el influjo de Lola hace, que se subleve la población, consiguiendo las fuerzas liberales la abdicación de Luis I. En consecuencia, tiene que salir Lola de Baviera y se traslada a Suiza.

Para el rey, Lola Montez “fue la mujer que más amó Luis I. Para él fue el gran amor de su vida y para ella, él fue una oportunidad”.

¿Por qué se enamoró tan locamente Luis I?

Luis I se encuentra con una mujer que no lo trata como un rey, y eso a él le encanta. Era una gran conversadora, sabía mantener el interés con la palabra y en todas sus cartas subraya, siempre, la palabra dinero.

lola-montez-5

Al final de la vida de Lola Montez hizo un comentario de estar arrepentida del daño que había hecho a Luis I de Baviera. Ya en el lecho de muerte dice a modo de plegaria “Luis, perdóname, perdóname….”.

En los archivos de la Biblioteca Estatal de Baviera se conservan más de 3.000 cartas escritas en una mezcla de español, francés e inglés. Sin embargo, hay más cartas que se reservan sin estar a libre disposición de los investigadores e historiadores.

En la Galería de Bellezas del Palacio de Nymphenburg hay un cuadro de Lola Montez pintado por Joseph Stieler, que la pintó vestida como una genuina bailarina andaluza.

La relación de Luis I y Lola Montez fue la época más feliz del rey.

Lola tras su huida a Suiza espera la llegada de Luis I por un periodo de tiempo, pero este nunca se traslada a Suiza. Cuando ya tiene claro que no vendrá a su lado, regresa a París por un corto periodo de tiempo. Posteriormente se traslada a Londres en 1848.

Luis I nunca más la vio, pero siempre estuvo interesado en saber de su vida. Cuando Luis I se entera de la muerte de Lola en 1861, sintió una gran tristeza. Tenía ya setenta y cuatro años y vivía en Niza, donde se encontraba retirado y llevando una placida vida. Luis I intentó olvidar la relación con Lola por medio de otras aventuras, pero nunca lo consiguió. Lola Montéz fue su locura y perdición, una mujer por la que según decía “Un hombre debería estar dispuesto a darlo todo, incluso su vida”.

lola-montez-6

Lola regresa a Londres en 1848, al final de este mismo año se casa por segunda vez con el oficial de caballería George Trafford Heald, que acababa de heredar una importante fortuna. En ese momento, todavía no tenía los papeles del divorcio de su primer matrimonio. Lo cual provoca un gran escándalo, siendo acusada de bigamia. Dicha demanda fue interpuesta por la hermana de su marido. La relación solamente dura dos años y en este periodo visitan Francia y España.

Enseguida se cansa de su marido y lo abandona. Su nuevo destino es los Estados Unidos. Recorre el país bailando durante dos años y obtiene un gran éxito. Ahí conoce a Patrick Hall que era periodista. Ambos se instalan para vivir en el pueblo minero de Grass Valley situado en el estado norteamericano de California, donde vivió dos años. Era el momento que se conoce como el de la fiebre del oro Este es el tercer matrimonio, pero como había sucedido en las otras relaciones, dicho matrimonio termina rápidamente y se vuelve a divorciar.

En dicho pueblo minero abrió un salón con el máximo lujo, donde se citaban los hombres más influyentes y era el lugar de encuentro más frecuentado por las elites californianas. Es el momento más álgido de su carrera artística.

Abandona California y abre un local en Nueva York, donde bailaba todas las noches, teniendo un gran éxito y era el lugar más frecuentado por la elite neoyorquina.

En sus últimos años de vida se dedica a predicar por las calles de Nueva York las ideas de la iglesia metodista, a cuya iglesia se había adherido.

lola-montez-7

Sus dos últimos años los vive como indigente. Muere el 17 de enero de 1861 en Nueva York, cuando tenía treinta y nueve años como consecuencia de padecer una neumonía. Una vez muerta, nadie ni incluso sus hijos reclamaron su cadáver. Fue enterrada en el cementerio de Green Wood en Brooklyn y en su lápida figura el nombre de Eliza Gilbert.

Fue junto a la reina inglesa Victoria, una de las mujeres más famosas del siglo XIX, convirtiéndose en una mujer de leyenda. Fue una de las femmes-fatales más destacadas de su tiempo y fuente de inspiración de numerosos novelistas y directores de cine.

lola-montez-8

La vida de Lola Montez ha sido representada en numerosas películas, novelas y musicales:

  • En la película alemana Lola Montez del Rey de 1922El papel de Lola Montez es interpretada por Ellen Richter.
  • La película Lola Montez (1955) , está basada en la novela “La Vie Extraordinarie de Lola Montez” de Cecil Saint Laurent, interpretada por la actriz Martine Carol y dirigida por Max Ophuls y co-protagonizada por Peter Ustinov y Oskar Werner.
  • El compositor y guitarrista Trinidad Huerta y Caturla compuso un bolero para guitarra titulado Lola Montèz.
  • Conchita Montenegro la encarnó, en la película española Lola Montes (1944), con un guión moralizante, dirigida por Antonio Fernández Román.
Edmundo Fayanas Escuer
Edmundo Fayanas Escuer

POR: Edmundo Fayanas Escuer

https://www.nuevatribuna.es/articulo/historia/lola-montez-poder-lascivia/20170430174726139304.html

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.