¿Cómo cambiar sin dejar de ser uno mismo?

WOMEN
Photo by Ariana Prestes on Unsplash
El valor que guardo como un tesoro es lo que quiero que permanezca

Sé que tengo entre mis manos un gran poder, la posibilidad del cambio. Puedo cambiar muchas cosas. También puedo cambiar yo. Puedo cambiar con mis manos el mundo que me rodea. Para eso tengo que conocer mi alma, descubrir mi riqueza y mi pobreza.

Decía el padre José Kentenich: “Procuremos tener dominio de nosotros mismos, observemos dónde está nuestra fortaleza y dónde nuestra debilidad. Si nos conocemos verdaderamente, no arrojaremos tan fácilmente piedras al prójimo, porque en él también hay una mezcla, distinta de la mía”[1].

Cuando me conozco en mi verdad soy capaz de mirar a los demás con más misericordia. Porque he probado el dolor de la derrota. Y he acariciado la pérdida y la carencia.

He sufrido la debilidad de la que huyo y he vivido la herida de mi alma en lo más profundo. Entonces puedo mirar con ojos abiertos, sin sorprenderme, sin rechazar nada ni a nadie.

Pero ese camino de conocerme es largo. Y no sólo eso. Puedo cambiarmientras camino. Eso lo he vivido tantas veces.

Puedo cambiar por mi esfuerzo y puedo cambiar por el poder de Dios en mi vida. Él puede cambiarme para bien. Puede eliminar mis asperezas. Puede acabar con mis miedos. Puede levantar esperanzas dentro de mi alma.r   

Me cuesta cambiar. No sé cómo pero el corazón se acostumbra a lo que conoce y no quiere dejar atrás ni siquiera su pecado. Compruebo tantas veces mi resistencia al cambio.

Sé que sucede siempre. Cambio aunque no lo quiera. Pero me resisto a cambiar. Me habitúo a lo de siempre. Y no deseo probar eso nuevo que aún no conozco. No sé hacerlo.

Quisiera ser más sabio para enfrentar la vida. Y distinguir en mí con certeza lo que puedo cambiar de aquello que no es posible.

Travis Bradberry habla de una actitud tóxica que me hace daño: “No hay nada en la vida que hagas siempre o que no hagas nunca. Puede que haya cosas que hagas mucho o que no hagas lo suficiente, pero etiquetar un hábito con los términos siempre nunca es caer en la autocompasión. Es hacerte creer que no tienes control sobre ti mismo y que nunca podrás cambiar”.

No quiero creerme esa frase que hace daño: “Es que yo soy así”. Es cierto que algunas tendencias en mí van a permanecer siempre. Eso no importa. La única verdad es que puedo ser mejor.

Puedo ser más paciente, más libre, más generoso, más abierto, más misericordioso, más sencillo, más ingenuo. Puedo, si lucho por ello, si me dejo hacer.

Habrá cosas que nunca cambien en mí y me duelan siempre. Las besaré aceptándolas y se las pondré a María en sus manos. Ella sabrá qué hacer y cómo mejorarlas.

Pero aun así, el mundo a mi alrededor cambia. La vida cambia. El cambio es lo más real en torno a mí. Tantas veces me asusta. Me confronta con mis límites y mis hábitos. Con lo que soy, con mi pobreza.

No quiero que todo cambie y aun así sucede. Me gusta la estabilidad y que las cosas sean siempre como ahora son.

Me inquieta que la vida cambie. Y que yo me vea obligado a cambiar mis formas, mis métodos en la misma medida. Quiero aprender a distinguir lo que sí puede cambiar de lo que no.

Justo el Padre Kentenich distingue entre las formas y lo esencial: “Las formas están creadas para un determinado espacio de tiempo. Con el transcurso del tiempo se desintegran. Pasan los siglos y con ellos también las formas. Nuestros jefes han de ser hombres de ideas firmes. Una forma puede cambiar, ser en el presente de una manera y en el futuro de otra. Si ya no hay hombres que puedan distinguir entre forma e idea, cuando las formas se disuelvan se acabará por abandonar fácilmente todo[2].

No quiero perderlo todo. Puede que cambie la forma pero lo esencial ha de permanecer. Quiero la sabiduría para distinguir lo que he de conservar. No dejar de ser yo mismo en mi esencia. Aunque cambie en mis formas externas.

Lo de fuera no es lo más importante. El valor que guardo como un tesoro es lo que quiero que permanezca. No quiero ir dando bandazos de un lado para otro. Me mantengo atado a Dios que es quien me ha dado una misión de vida.

Podrán cambiar las expresiones de mi alma. Pero quiero ser fiel a la esencia que hay en mí. Dios me ha dado una verdad. Un sueño de infinito que descansa en mi corazón.

Quiero ser fiel a lo importante. A lo que no cambia con el tiempo. Lo menos importante puede cambiar. Y me hace bien ese cambio. Me lleva a renovarme.

Tengo que aprender nuevas formas para amar desde mi verdad.Nuevos caminos para expresar el mundo que vive intacto en mi interior. Sin renunciar nunca a lo que soy. Todo en medio de los cambios de la vida.

 

[1] Kentenich Reader Tomo 3: Seguir al profeta, Peter Locher, Jonathan Niehaus

[2] Kentenich Reader Tomo 2: Estudiar al Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

https://es.aleteia.org/2018/10/15/como-cambiar-sin-dejar-de-ser-uno-mismo/?utm_campaign=NL_es&utm_source=daily_newsletter&utm_medium=mail&utm_content=NL_es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.