24 de octubre de 2018

Ji Hyeon-A huyó de Corea del Norte cuatro veces en busca de una vida mejor. Tres de esas cuatro veces fue obligada por la fuerza a retornar. Ji es cristiana y fue detenida y torturada por el Ministerio de Seguridad del Estado por poseer una pequeña biblia que su madre le había dado. En la actualidad es una defensora de los derechos humanos en Corea del Sur. Ji piensa que ningún gobierno tiene derecho a controlar lo que sus ciudadanos creen y la manera en que oran.

Esta historia es parte de una serie de relatos de supervivientes de la persecución religiosa, en reconocimiento al Día Internacional de la Libertad Religiosa el 27 de octubre.

La libertad religiosa es una prioridad en la política de Estados Unidos, según dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en la Conferencia Ministerial para Promover la Libertad Religiosa, que tuvo lugar en el mes de julio en el Departamento de Estado, dado que “se trata de un derecho universal otorgado por Dios a toda la humanidad”.

https://share.america.gov/es/voces-de-la-libertad-religiosa-torturada-por-su-fe-video/