MADURO VIAJÓ DE NUEVO A CUBA A RECIBIR INSTRUCCIONES

Angélica Mora/Apuntes de una Periodista/Nueva York

Nicolás Maduro no cree en teléfonos ni valijas diplomáticas. Por eso hizo un viaje relámpago en su avión particular a La Habana y se reunió con Raúl Castro, quien es el que sigue mandando y llevando a cabo los asuntos de Venezuela, secundado por el comandante Ramiro Valdés, quien es quien más sabe de la nación bolivariana en la isla caribeña.
Maduro teme que los cables de Washington se extiendan a través de la CANTV y lo que planea con la cúpula gobernante cubana llegue a los oídos de Donald Trump y éste ordene que los invadan de una vez por todas, como quiere todo el mundo democrático.
 Es por eso que el dictador venezolano viaja periódicamente a Cuba a recibir instrucciones al pie del amo.
Maduro y Raúl Castro prefieren el “Frente a Frente” para el intercambio de noticias y órdenes que luego se cumplen al pie de la letra en la caótica tierra bolivariana.
Una vez más el títere acude a recibir orientaciones y una vez más se va con disposiciones que continuan rigiendo el destino de Venezuela.
El “presidente” de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, ni siquiera se tomó la molestia de ir a despedir a Maduro al aeropuerto José Martí, inmerso “en una reunión del Consejo de Ministros”.
Como siempre se mintió al mundo diciendo que la visita del mandatario boliviariano  “coincidió con el aniversario 18 del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, fundado por los comandantes Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías, el cual dio impulso cuatro años después al nacimiento de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América  (ALBA)“.
Alguna disculpa había que darle al viaje, aunque nadie lo creyera.

http://Raúl y Nicolás. Foto: Estudios Revolución
Anuncios