CONMEMORAN 58 ANIVERSARIO DE LA MASONERIA EN EL EXILIO

Gustavo Pardo Valdés 33 Presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM. (2005-2012)

El Gran Templo de la Gran Logia de Cuba de AL y AM de Miami, sirvió de sede para la conmemoración del 58 Aniversario de la fundación de la Masonería cubana exiliada en los EUA., hecho acaecido el 4 de Noviembre de 1960.

El acto contó con una nutrida asistencia de masones, destacándose la presencia de los Grandes Maestros de la Gran Logia de Cuba (GLC) y de la Gran Logia Unida de las Antillas (GLUA), Osmani Camejo y Nelson Ferrer Aportela, respectivamente.

En dicha ocasión, los presentes pudieron conocer las causas históricas que condujeron al hecho, relatado por uno de sus principales protagonistas: el ex Gran Maestro y fundador de la GLC, Armando Salas Amaro.

En su intervención, Salas Amaro se refirió a los antecedentes del asunto, aludiendo a los nefastos acontecimientos que se originaron en Cuba a partir del 1 de Enero de 1959, para el pueblo cubano y la sociedad civil en esos momentos vigente en la Isla; resaltando “la Masonería no escapa a la difamación oficial”[i].

A continuación recuerda las circunstancias en que la Alta Cámara de la Gran Logia de Cuba (de La Habana), proclama su apoyo a la Primera Declaración de La Habana, en la Sesión Semestral efectuada el 25 de Septiembre de 1960, en la ciudad de Holguín.

Salas recuerda aquél histórico acontecimiento, refiriéndose a la digna actitud de Odoardo Fonceca, Representante de la logia Bayamo, quien expresó “ese documento no puede leerse en una logia y menos considerarlo en la Alta Cámara. Lo impiden los Antiguos Limites Masónicos, leyes inveteradas (escritas y no escritas) de la Masonería, que, además de tradicionales y universales, son inalterables y, por lo tanto, inviolables”.

Ni siquiera el peso jurídico que contenían estas razones, fueron capaces de vencer al terror imperante, debido la violencia implantada por el castrismo. Por una mayoría de votos fue aprobada la antes dicha moción de apoyo a la Declaración de La Habana.

Además Salas aludió a otras agresiones cometidas por la tiranía en contra de la Institución, entre ellas:  

  1. Confiscación de los templos de las Logias “Island 56”, “La Reforma”, “Lázaro Delgado”, “Perseverancia”, entre otras muchas.
  2. Apropiación de los pisos 6, 7, 8, 9 y parte del 10 del edificio de la Gran Logia de Cuba (La Habana).
  3. Cierre de Universidad Masónica.

A estas noticias se suma la fuerte creencia en un inminente cierre de las actividades masónicas en la Isla por parte del castrismo.

A continuación Salas expone “la ciudad de Miami es el lugar de los que huyen de la Isla, (…) muchos de ellos masones”. Sigue diciendo Salas “los masones (exiliados) se declaran en forma colectiva en repudio y absoluto desacato de lo ocurrido en Holguín”; convocando a una reunión masónica a efectuarse el 4 de Noviembre de 1960 en el 746 W Flager St., con el siguiente Orden del Día:

  1. Actitud de la Masonería Cubana ante la dictadura comunista de Cuba.
  2. Organización de los Masones cubanos en el exilio para rescatar la democracia en Cuba.
  3. Asuntos Generales.

En dicha reunión se adoptaron los siguientes  acuerdos:

  1. No reconocer la autoridad de la Gran Logia de Cuba, de AL y AM con sede en La Habana, hasta que no se tenga una clara información de la situación de los Grandes Funcionarios.
  2. Repudiar los acuerdos adoptados por la Alta Cámara Masónica en la sesión celebrada en Holguín el 25 de Septiembre de 1960, en molaridad con la Declaración de La Habana, por no representar los ideales y la filosofía de la Masonería
  3. Luchar por el restablecimiento de la libertad y la democracia en suelo cubano.

Seguidamente se declara constituida la Fraternidad de Masones Cubanos Exiliados (F.E.M.E.C.E.), quedando fundadas las tres logias pioneras de la masonería exiliada: RL LIBERTAD, RL IGUALDAD y la RL, FRATERNIDAD.

El acto se desenvolvió en un clima de profundo respeto y reconocimiento a la labor realizada desde sus inicios por la Masonería exiliada.

NOTA: La Primera Declaración de La Habana fue adoptada el 2 de Septiembre de 1960. La misma se refería a asuntos netamente políticos tales como:

  1. rechazar el apoyo a la libertad y la democracia del pueblo cubano, adoptado por la Declaración de San José,
  2. un manipulado concepto de democracia,  
  3. el apoyo de la Unión Soviética y la República Popular China

[i] El Gran Maestro Carlos Piñero del Cueto es acusado en el periódico REVOLUCION de “malversación de los fondos de la Gran Logia” y de colaborar con el gobierno del general Fulgencio Batista.

Anuncios