MENSAJE DE LAUREN BAER

Resultado de imagen para foto de lauren baer congress

Lauren Baer

Gracias por estar con nosotros anoche y por estar con nosotros en cada paso del camino.

Hoy estoy agradecida por mis padres, que me enseñaron a ser una luchadora; para mi esposo, Emily, que es mi roca; y para mi niña Serena, que me inspira todos los días para tratar de mejorar el mañana.

Gracias a mi equipo por su incansable trabajo y dedicación. Y gracias a todos y cada uno de ustedes, las increíbles personas del Distrito 18 de la Florida que han dedicado su tiempo, su energía y sus corazones a nuestra campaña.

Gracias por estar en el equipo Baer.

Hace 14 meses, esta campaña comenzó en un lugar muy personal. Comenzó con un sentido del deber de defender los derechos de mi madre muy enferma. Y con el sueño de poder ayudar a crear un mundo mejor para mi pequeña hija.

Pero desde el principio, esta campaña ha sido más que mi propia madre y mi propia hija. Ha sido sobre un sueño que todos compartimos por nuestros hijos, nuestros padres y nosotros mismos. Un sueño que nuestros hijos puedan nacer en este mundo seguro y deseado. Que puedan aprender en buenas escuelas públicas, jugar en agua limpia y vivir libres de la violencia de las armas sin sentido. Un sueño en el que si trabajamos arduamente y cumplimos las reglas, podemos tener éxito en la vida: encontrar empleos bien remunerados y subirnos a la escalera del éxito. Un sueño en el que podamos cuidar a los enfermos, cuidar a nuestros adultos mayores y cuidarnos los unos a los otros porque, como estadounidenses, estamos todos juntos en esta lucha.

Durante el año pasado, nos hemos unido como comunidad para decir que esta visión no está fuera de nuestro alcance, sino que está muy a nuestro alcance. Y nos hemos unido para exigir que el Congreso cumpla.

Y aunque nos quedamos cortos para ganar ayer, una cosa es segura, luchamos duro y no hemos terminado de luchar. No hemos terminado de luchar porque incluso en los días más oscuros, sabemos que hay esperanza en esa gran promesa estadounidense de libertad, justicia e igualdad para todos.

Porque somos un grupo que representa la gran diversidad de nuestro país. Somos estudiantes de secundaria que votaron por primera vez, y personas mayores que tomaron los votos más importantes de sus vidas. Somos mujeres que soñamos grandes sueños para sus hijos y hombres que quieren oportunidades iguales para sus hijas. Somos veteranos que hemos luchado por nuestros valores en el campo de batalla y maestros que enseñaron a nuestros niños en la escuela. Somos trabajadores sindicales y propietarios de pequeñas empresas, veteranos e inmigrantes, demócratas y republicanos por igual. Es posible que hayamos venido de diferentes lugares, que podamos orar a diferentes dioses, que podamos ser miembros de diferentes partidos políticos, pero nos unimos, como floridanos y como estadounidenses, listos para construir una mejor comunidad y país para todos nosotros.

Somos una coalición de estadounidenses que fueron lo suficientemente valientes como para poner nuestra fe en una idea: la idea de que la gente de la Florida merece un cambio, y que nosotros podemos ser los que la creamos.

Por favor, sepa que el trabajo que ha hecho no es en vano.

Nuestra comunidad y nuestro país son más fuertes para esta lucha.

Hay muchas esperanzas de encontrar en el progreso que ya hemos hecho.

Arriba y abajo de la boleta, hemos hecho cambio.

Hemos elegido a 221 demócratas para el Congreso de los Estados Unidos.

Hemos traído al menos 94 mujeres al Congreso.

Vimos un número increíble de estadounidenses que votaron por primera vez.

Esto es cambio, energía, impulso y optimismo, como nunca antes había visto nuestra nación.

Entonces, sí: nuestra marcha hacia el progreso completo puede haberse retrasado aquí en el Distrito 18 de Florida. Pero no será disuadido.

No nos rendiremos hasta que hayamos redimido la promesa plena de nuestro Sueño Americano para todos: construir una nación de libertad y justicia para todos, sin importar la raza, religión o credo.

Entonces, amigos míos: hoy tendremos un trabajo que hacer.

Nuestro trabajo no es la oposición, aunque podemos protestar. No es obstrucción, aunque podamos resistir.

Nuestro trabajo es buscar un terreno común donde podamos y defender nuestro terreno cuando debemos.

A los jóvenes, les quiero decir esto: han puesto sus corazones y almas en esta campaña. Tus mañanas y tus tardes y tus fines de semana. Tu sueño y tal vez incluso un poco de tu cordura.

Sé que esto es difícil, y que duele.

Pero sepa esto: esto es solo un pequeño contratiempo en una larga marcha hacia el progreso.

No dejes de creer. No dejes de luchar. Y no olvides ni por un momento la diferencia que has hecho.

Necesitamos que mantengas tu energía y tu pasión y tu espíritu: mañana, pasado mañana y por el resto de tu vida.

Porque el cambio no es inevitable. Se necesita trabajo. Se necesita el compromiso de personas como tú.

Juntos, podemos construir un futuro más fuerte, más justo y más brillante del que podamos sentirnos orgullosos, el futuro que sabemos que merecemos.

He sido muy honrado y muy honrado de haber sido tu campeón. Gracias por confiar en mi.

Juntos hemos inclinado un poco más el arco del universo moral hacia la justicia y juntos lo seguiremos inclinando hasta que se haya alcanzado un futuro de esperanza, equidad e igualdad.

Hasta entonces, luchamos.

MENSAJE ORIGINAL

Resultado de imagen para foto de lauren baer congress

Today I am filled with gratitude — for my parents, who taught me to be a fighter; for my wife, Emily, who is my rock; and for my baby girl Serena, who inspires me every day to try to make a better tomorrow.

Thank you to my team for your tireless work and dedication. And thank you to each and every one of you, the incredible people of Florida’s 18th District who have devoted your time, your energy, and your hearts to our campaign.

Thank you for being on Team Baer.

14 months ago, this campaign started in a very personal place. It started with a sense of duty to defend the rights of my very sick mother. And with a dream that I could help create a better world for my very young daughter.

But from the start this campaign has been about more than my own mother and my own daughter. It has been about a dream that we all share for our children, our parents, and ourselves. A dream that our kids can be born into this world safe, and wanted. That they can learn in good public schools, play in clean water, and live free from senseless gun violence. A dream that if we work hard and play by the rules we can succeed in life–find good paying jobs, and pull ourselves up the ladder of success. A dream that we can care for the sick, and care for our seniors, and care for each other because, as Americans, we’re all in this fight together.

Over the past year, we have come together as a community to say that that this vision is not out of our grasp, but very much within our reach. And we have come together to demand that Congress deliver.

And while we came up short on winning yesterday, one thing is sure, we fought hard and we’re not done fighting. We’re not done fighting because even in the darkest days, we know that there’s hope in that great American promise of liberty, and justice, and equality for all.

Because we are a group that represents the great diversity of our country. We are high school students who voted for the first time, and seniors who took the most important votes of their lifetimes. We are women who dream big dreams for their sons, and men who want equal opportunity for their daughters. We are veterans who’ve fought for our values on the battlefield, and teachers who’ve taught our children in school. We are union workers and small business owners, old timers and immigrants, Democrats and Republicans alike. We may have come from different places, we may pray to different gods, we may be members of different political parties, but we came together – as Floridians, and as Americans, ready to build a better community and country for all of us.

We are a coalition of Americans who were brave enough to put our faith in an idea: the idea that the people of Florida deserve change — and that we could be the ones to create it.

Please know that the work you have done is not in vain.

Our community and our country are both stronger for this fight.

There is much hope to be found in the progress that we have already made.

Up and down the ballot, we have made change.

We have elected 221 Democrats to the U.S. Congress

We have brought at least 94 women to the Congress.

We saw an incredible number of Americans vote for the very first time.

This is change and energy and momentum and optimism like our nation has never before seen.

So, yes: our march toward full progress may have been delayed here in Florida’s 18th District. But it will not be deterred.

We will not relent until we have redeemed the full promise of our American Dream for everyone: building a nation of liberty and justice for all, no matter one’s race, religion, or creed.

So, my friends: today, we will have a job to do.

Our job is not opposition, although we may protest. It is not obstruction, although we may resist.

Our job is seek common ground where we can — and to stand our ground when we must.

To the young people, I want to say this: you have put your hearts and souls into this campaign. Your mornings and your evenings and your weekends. Your sleep and maybe even a little bit of your sanity.

I know that this is hard, and that it hurts.

But know this: this is just a small setback in a long march towards progress.

Do not stop believing. Do not stop fighting. And do not for a moment forget the difference you have made.

We need you to keep up your energy and your passion and your spirit: tomorrow, the day after, and for the rest of your lives.

Because change is not inevitable. It takes work. It takes the commitment of people like you.

Together, we can build the stronger, fairer, brighter future we can be proud of — the future we know we deserve.

I have been so honored and so humbled to have been your champion. Thank you for trusting in me.

Together we have bent the arc of moral universe a bit more towards justice and together we will keep bending it until a future of hope and fairness and equality has been reached.

Until then, we fight

Anuncios