Cinco cosas que Donald Trump ya no podrá hacer sin un acuerdo con los demócratas

Las encuestas ya lo habían augurado: las elecciones de mitad de mandato le dieron la Cámara de Representantes a los demócratas. Terminó así la era en que los republicanos, con el presidente Donald Trump a la cabeza, controlaban el Congreso y el gobierno.

Aunque llamar “era” a un período de solo dos años podría resultar exagerado, por supuesto, en realidad los días y las semanas bajo el mandato de Trump se hacen eternos por el no parar de noticias.

En el tiempo que lleva como presidente, Trump se ha beneficiado de un Congreso relativamente amistoso. Uno que generalmente respalda sus palabras y acciones, y se adapta a sus prioridades políticas.

Pero en dos meses, cuando la nueva Cámara controlada por los demócratas llegue a Washington, todo eso cambiará.

Tras años en que impulsó una legislación de línea dura respecto a la inmigración, la derogación de la reforma sanitaria del presidente Barack Obama (Obamacare) y fuertes recortes a los programas sociales bajo el gobierno republicano (aunque muchos de los proyectos de ley murieron en el Senado), la Cámara de Representantes ahora comenzará a plantear prioridades progresistas.

Administración bajo la lupa

Nancy Pelosi, quien probablemente sea la presidenta de la Cámara de Representantes, asegura que la prioridad en la lista es un paquete de medidas de ética y reforma electoral.

Ahora es el turno de los demócratas de ver languidecer sus esfuerzos en el Senado, pero los liberales finalmente tienen una plataforma para mostrar lo que harían con el control total del Congreso y, quizás, la presidencia en 2020.

Trump.

Mientras tanto, la única esperanza de Trump de pasar leyes es trabajar codo a codo con los demócratas, lo cual puede ser una gran carga para un hombre que ha pasado los últimos meses despreciando a sus oponentes políticos en el lenguaje más crudo durante sus actos de campaña en todo el país.

Sin embargo, la preocupación más inmediata para el presidente es que los demócratas están preparándose para hacer un escrutinio de su administración.

El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes -que dirigió la investigación de la cámara sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016– estará bajo el control del antagonista de Trump Adam Schiff, quien se ha comprometido a profundizar en los tratos financieros del presidente en el exterior.

Puede que no pase mucho tiempo antes de que las declaraciones de impuestos del presidente -ese Santo Grial para algunos de sus antagonistas liberales- sean conocidas públicamente.

Otros miembros del gobierno de Trump también quedarán sujetos al escrutinio.

Y puede que el secretario de Interior, Ryan Zinke, sea el primero en el foco de atención, después de las acusaciones de que usó su posición en el gobierno para beneficiar sus intereses comerciales.


5 cosas que Trump ya no podrá hacer

Redacción, BBC News Mundo

La pérdida de control sobre la Cámara de Representantes por parte del Partido Republicano limitará de forma sensible la capacidad del presidente Donald Trump de llevar adelante su agenda política,pues a partir de enero necesitará negociar con el liderazgo del Partido Demócrata en el Capitolio para lograr su aprobación.

Anuncios